Asumir que no llego

domingo, 17 de mayo de 2015
Desde que he asumido que no puedo llegar a todo vivo mucho más feliz, estoy mucho más relajada y por ende en casa estamos todos mucho mejor.

He decidido no agobiarme y disfrutar del día a día, hasta hace poco me agobiaba incluso no poder actualizar el blog, hasta que llego un momento que me recordé a mí misma que esto no es una obligación sino algo secundario con lo que disfrutar y si no se puede no se puede. Me da rabia porque me gusta escribir y mantener contacto con todas las que en algún momento os pasáis por aquí pero ya sólo puedo quitarme tiempo de dormir y me niego, en septiembre la pequeña empieza el cole y ya llegarán tiempos mejores en lo que a tiempo libre se refiere.

Ahora mismo con el trabajo, la pequeña en casa y la mayor con cada día más vida social, además de que he empezado a hacer deporte y a retomar aficiones como la lectura y los DIY no me da para más.

Pero como ya digo he aprendido a tomármelo más relajadamente y a disfrutar del tiempo libre que tenemos haciendo mil planes. En estos momentos tengo plan para los próximos cinco fines de semana y sinceramente esto me gusta y a mis hijas que son unas pingos mucho más. Con el buen tiempo no me estreso con los horarios, me levanto a las 4,15 todas las mañanas y acabo muerta todos los días puesto que muchos nos dan las 20h en el parque, pero cómo nos vamos a ir a casa con este sol!!

Llega el sábado y si surge pasarlo entero por la calle se hace, sin agobios ni prisas. Hace dos fines de semana iba paseando por el Arenal de Bilbao con las dos brujas viendo los puestos de flores, pintándonos las caras, tomando un zumo,... y me di cuenta de que en ese momento estaba disfrutando de mi maternidad.

Por supuesto hay días que se me va la cabeza, que me pongo como loca porque la pequeña tiene unos arrebatos que sé que han salido a mí pero intento que no sea la tónica. Una noche en la cama me dijo la mayor que aunque tuviera que madrugar mucho para ir a trabajar y no la pudiera llevar al cole yo ningún día estaba muy contenta de estar todas las tardes conmigo. Sólo por eso merece la pena este cambio de chip.

Se nos fue el mes de abril

viernes, 1 de mayo de 2015
Hacía tiempo que no teníamos un mes tan denso, un mes que haya dado tanto de sí, y es por eso por lo que a pesar de tener tanto que contar por aquí no he podido hacerlo por falta de tiempo y en algunos momentos de ganas.

Ayer mismo le decía al papá de las brujas que este mes ha sido muy largo, pero no de esos meses largos por aburridos que tienes muchísimas ganas de acabar, sino 30 días en los que hemos aprovechado el tiempo a tope.

Durante este mes he tenido más trabajo puesto que he tenido a mis compañeras de vacaciones con lo que mi cansancio físico ha sido acusado pero en estos días el tiempo por fin ha mejorado y a mí ver el sol y disfrutar del aire libre me da la vida por lo que ha estado compensado.

Comenzó el mes con mi cumpleaños y la Semana Santa, en esos días papá y yo teníamos que trabajar pero los días libres que tuvimos sueltos aprovechamos para hacer excursiones los cuatro. Estuvimos pasando un día en la ciudad de Soria y visitando las ruinas de Numancia, fue un día genial, en la visita a las ruinas aunque las niñas no se enteraron de nada estuvieron bastante tranquilas (bueno, a ratos tirando piedras) y me demostraron una vez más que con niños puedes ir a prácticamente cualquier sitio, luego en la ciudad después de comer y tomar tranquilamente un café en la plaza central dimos un paseo en el trenecito turístico, cosa que la bruja mayor quería hacer desde que el verano pasado vio uno en Burgos. Ellas gozaron del día y nosotros desconectamos que nos hacía falta.

Nos cogimos también un fin de semana libre y reservamos un bungalow al lado del Monasterio de Piedra. Tenía ganas de probar una "casita" de estas ya que ir a un hotel con dos niñas por mucho que buscara me parecía una opción cara para lo que realmente necesitábamos. Estoy segura de que repetiremos y por supuesto lo recomiendo para familias, tener algo más que una habitación para ir con niños siempre es mucho mejor y en nuestro caso el poder llevar tu propia comida facilita también las cosas. Por supuesto el Monasterio de Piedra un lugar precioso, eso sí, mis pobres brujas menuda paliza a andar se pegaron...


Durante este mes también pudimos disfrutar (de nuevo) del concierto de las Zascanduri, creo que no os he contado nunca pero mis hijas son fan total de este grupo, y si soy sincera a mí también me gustan, no voy a contar mucho más porque creo que se merecen un post para ellas solitas.

Y ya a nivel de actividades terminamos el último domingo celebrando el cumpleaños de Pequeño Jedi en Endor, muchas gracias por invitarnos!!

La bruja pequeña este mes lo ha pasado un poco mal, ha estado bastante pachuchilla, durante más de veinte días no ha querido ni comer, os podéis imaginar cómo he estado yo con este tema hasta que diez días después vi que la niña no estaba bien. Después comenzó con diarreas y vómitos como no había tenido nunca (ni ella ni su hermana) y yo me asusté, un día a las cinco de la mañana decidí llevarla a urgencias viendo que incluso no aceptaba el agua y pensé que se iba a deshidratar. Al final su pediatra (no el de urgencias) dio con lo que le vino bien y todo se terminó. El tema es que durante el día la peque estaba perfectamente, animada, jugando con su hermana, haciendo todo como normalmente, pero llegaba la noche y se despertaba diciendo que tenía pupa hasta que vomitaba y se le pasaba, y así hasta la noche siguiente en la que se repetía...

En el blog y las redes sociales apenas he entrado pero sí he publicado como todos los meses varias entradas en "El rincón de las pequeñas sonrisas" y os dejo aquí los enlaces por si queréis leerlas: Día mundial de la salud, Los males del primer diente y Jugando con Pocoyó. Espero que os gusten...

Este mes de mayo que comienza hoy espero poder sacar algún hueco más para estar por aquí aunque veo mi calendario de pared en la cocina y están todos los fines de semana ya ocupados!! Así, como a mí me gusta!

¿Por qué nos siguen gustando los cuentos de hadas?

sábado, 18 de abril de 2015
Contemporáneamente se suele afirmar que los cuentos de hadas ha perdido sentido en una sociedad como la nuestra donde se cuenta primero una historia en la que Caperucita es la víctima y el lobo es el malo, pero a continuación otra los roles se invierten , y enseguida otra donde ambos son buenos pero la malvada es la abuelita. Sin embargo, este juego de versiones sólo es posible cuando los lectores conocen el relato original que permanece indestructible. Si no, observen, por ejemplo, la historia de Shrek y el cuento del príncipe sapo. Otra característica paradójica de los cuentos de hadas es que no sólo tratan de hadas sino toda una variedad de personajes fantásticos (duendes, elfos, brujas, sirenas, troles, gigantes, gnomos, ogros, dragones o animales que hablan) además de que es una denominación que comparte los terrenos fronterizos del relato fantástico y otros subgéneros de la fantasía literaria.

Una de las escritoras españolas que viene construyendo una prolífica trayectoria influida por este legado es Laura Gallego García. En su última esperada novela Todas las hadas del reino (Montena) recurre otra vez al poder mágico de la frase “Érase una vez” para sumergirnos en la historia de Camelia, un hada madrina que hace tres siglos que asiste a otros personajes para que consigan sus propios finales felices. Sin embargo, cuando le encomiendan que ayude a Simón, comenzarán a suceder una serie de eventos inesperados. No os perdáis esta historia plena de magia, encanto, giros imprevisibles y referencias a los cuentos de hadas que ya conocemos.

Todas las hadas del reino

Si bien sus orígenes se pierden en las fuentes anónimas de las tradiciones orales europeas, se puede ubicar en el siglo XIX el origen de las compilaciones y las variaciones de estos relatos que autores como Hans Christian Andersen quién se basó en cuentos populares antiguos, utilizando motivos y tramas del género para crear nuevos relatos. Si es cierto eso que afirmara el popular autor danés de que “La vida en sí es el mejor cuento de hadas” os recomendamos la cuidadísima edición de Cuentos de hadas (Librosdel Zorro rojo), ilustrado por Harry Clarke en 1916 por encargo de la editorial inglesa George G. Harrap & Co. Su extraordinaria habilidad para el dibujo y las tramas gráficas, su envidiable manejo de la luz, la composición y el color junto con la laureada traducción de Enrique Bernárdez hacen de esta obra (donde se pueden encontrar cuentos tan célebres como “El patito feo”, “La vendedora de cerillas”, “Pulgarcita” o “La sirenita”) un objeto para coleccionistas.  

Post ofrecido por Boolino

Álbumes de fotos para recordar nuestros momentos

martes, 14 de abril de 2015
Hoy a 14 de abril al fin he terminado el álbum de fotos del año pasado, por mucho que cada año diga que el próximo lo hago en enero o que voy haciéndolo mes a mes siempre acabo aprovechando el descuento del día de la madre...

Y es que a mí siempre me han encantado las fotos y desde que nació la mayor he ido haciendo un álbum anual todos los años y he de decir que cada año me quedo más satisfecha con el resultado. Antes de ser padres habíamos hecho un par de ellos con las fotos de algún viaje especial que hicimos pero estos con las fotos de la familia para mí son mucho más especiales.

Es cierto que requieren bastante tiempo y trabajo y es por eso por lo que se me van atrasando pero sé que es una cosa que si me dejo vencer por la pereza y no lo hago me voy a arrepentir, así que voy sacando huequitos, sobre todo quitándome tiempo de dormir (hay quien me dice que no tiene tiempo para estas cosas pero puedo asegurar que a mí tiempo no me sobra en absoluto) y el resultado merece la pena.

Es algo para mí porque me encanta pero también es un regalo para las brujas porque sé que en un futuro (ahora también les gusta) disfrutarán viendo como han ido avanzando.

Me gusta hacerlos y también  me gusta verlos, disfruto viendo como mis peques han cambiado de un año para otro, si no fuera por ellos hay imágenes que ya se habrían borrado de mi memoria, es increible ver fotos de un año para otro y ver esas diferencias.

Pero también me encanta recordar todas las cosas que hemos hecho, a veces nos da la sensación de que vamos dejando pasar los días y las semanas sin hacer nada especial y de repente me pongo a hacer un álbum anual y veo que hemos hecho muchísimas más cosas de las que yo recordaba, cumpleaños, viajes, excursiones, talleres, o una simple tarde en el parque,...

Hace unos meses se creaba una polémica en los blogs maternales acerca de hacer o no mágica la infancia de nuestros hijos, yo no sé si la de mis hijas será mágica o no, pero gracias a estos recopilatorios me cercioró de lo felices que somos y lo bien que lo hemos pasado en tantísimas ocasiones, los momentos que hemos compartido con otras personas queridas y todo lo que hemos celebrado...

Ahora mismo estoy deseando que me llegue ya mi pedido.

Seguro que la mayoría de vosotras también lo hacéis, no?

Batiburrillo por mi cumpleaños

jueves, 2 de abril de 2015
Llevo un montón de días queriendo pasarme por aquí, hace dos días escribí una entrada larguísima en plan desahogo que acabé borrando, pero es que la bruja pequeña ha pasado por una etapa horrible y a consecuencia de eso yo he sido una madre horrible con ella. Ahora ya no me apetece hablar de ello pero lo he pasado muy mal.

Estos últimos dos días la cosa ha mejorado mucho, creo que el definitivo castigo y charlita posterior del martes surgió su efecto y ella se ha dado cuenta de que así no va a conseguir nada, y la relación entre los cuatro también ha mejorado. Porque el problema es que cuando uno está mal lo acaban pagando injustamente los otros tres.

Hoy (todavía hoy) es mi cumpleaños, 36 ya, y aunque ha sido un día de madre soltera hemos estado las tres muy bien, por la mañana mis peques me han dado los regalos que fueron el otro día a comprar con su papá y que ellas eligieron, un collar que es lo que ellas querían regalarme y una funda para la tablet que es lo que yo quería que me regalaran. Me hace gracia lo claro que tenían que me iban a regalar "una joya" a pesar de que yo les dijera otra cosa que necesitaba (como una mochila), me da que éstas no van a ser de esas hijas que regalan tostadoras o exprimidores a sus madres y eso me encanta! Jajaja

Hemos hecho un bizcocho que han decorado ellas y al fin he encontrado unas velas que soplar, no tenía 36 así que me he tenido que conformar con soplar seis, eso sí entre las tres... Por la tarde hemos ido al embalse a dar de comer a los patos y dar una vuelta y después de lo que hemos pasado estos últimos días ni me podía creer esa tranquilidad y buen rollo. Aunque la pequeña se ha tenido que llevar una regañina porque no se le ocurre otra cosa que ponerse a tirar piedras a unos perros...

Tanto papá como yo en estos días de fiesta sólo tenemos fiesta mañana y el lunes, así que ambos días aprovecharemos para hacer un par de excursiones, acabo de reservar para ir mañana a vistar las ruinas de Numancia y el lunes ya veremos. Es cierto que estos días así lo único que apetece es descansar el único día libre que tienes pero cuando haces eso llega la noche y te arrepientes de no haber hecho nada, así que hemos decidido intentar aprovechar a hacer cosas cuando podamos porque este año yo no sé si voy a tener vacaciones y creo que los cuatro necesitamos desconectar y salir de nuestra rutina.

Espero que los que tengáis unos días lo paséis estupendamente y poder pasarme pronto por aquí... tengo tantas cosas en la cabeza que quisiera escribir y tan pocas ganas en algunos momentos...