Conversaciones en San Valentín

jueves, 26 de febrero de 2015
En el cole de la bruja mayor decidieron sus compañeros de clase que para la fiesta de carnaval se iban a disfrazar de Cupido aprovechando que al día siguiente era San Valentín, así que las dos iban de angelitos con sus mil corazones y la menda se curró unos arcos y flechas de cartón con los que no iban a sacarse un ojo.

Dichos arcos duraron más de lo que yo pensaban y estábamos una mañana los cuatro en casa cuando empiezan a "tirarme flechas" para que me enamorara...

- Mamá, te vas a enamorar de papá!
- Bueno, ahora que va al ginmasio igual me enamoro y todo
- Jajaja
- Papi, sabes que la bruja mayor me dijo ayer que su amiga I tiene novio?
- Sí, I quiere que su novio sea M pero como el no quiere su novio es B (ahí, ahí, si uno no te quiere te buscas otro rápido...)
- Pero, tú no tienes, no?
- Yo no
- Mejor, porque tener novio no sirve para nada
- Tú sí tienes novio, es papá
- Y para qué me sirve a mí tener un novio?
- Mamá, te sirve para tres cosas... puedes tirarlo a la basura, puedes casarte con él o puedes hacerle muchos dibujos.

La verdad, no sé con que opción me quedo.

Dibuja la Bruja

martes, 24 de febrero de 2015
Hoy gracias a Boolino os presento un libro diferente, un libro que no se lee, un libro que se dibuja pensado para los más pequeños y los no tan pequeños.

Dibuja la bruja de Mónica Campadabal Gili es un libro en el que vemos a una bruja mostrando distintos sentimientos y estados de ánimo en cada página y una página en blanco justo al lado para que los peques puedan dibujar y borrar una y mil veces.



Cuando esté libro llegó a casa lo primero que pensé fue en que se lo quedara directamente la bruja pequeña pero más de una vez me encuentro a las dos jugando con él, dibujando caras, caras contentas, caras tristes, caras feas,... y me encanta esta opción, algo divertido que pueden compartir y desarrollar su creatividad.

Con una niña de la edad de la bruja pequeña que ahora tiene dos años y medio es complicado hablar de sentimientos, para ella es muy complicado poder explicar que está triste o que siente miedo y el pintar estas caras nos ofrece un buen recurso para trabajar la educación emocional, para hablar de nuestros sentimientos.

Además este libro nos ha ofrecido una gran ventaja y es que cuando la bruja pequeña nos tiene que acompañar a sitios que no son para ella (hacer papeleos y esas cosas) lo llevamos en la mochila y ella está un rato entretenida mientras acabamos "las cosas de mayores".

Eso sí, ya tengo que comprar unos rotuladores de repuesto porque se nos ha gastado el que venía en el libro ;-P


¡A merendar!

domingo, 22 de febrero de 2015
Os vuelvo a presentar un artículo que he escrito para "El rincón de las pequeñas sonrisas" donde os dejo una receta de unas magdalenas de calabaza que a mis hijas y a sus amigas les encantan y pueden ser una buenísima alternativa a la bollería que a veces por comodidad les damos.

Podéis leerlo pinchando como siempre la imagen inferior. ¡Que aproveche! On egin!



Herman y Rosie

viernes, 20 de febrero de 2015
Hoy tengo la oportunidad de presentaros una joyita de libro gracias a Boolino, se trata de Herman y Rosie de Gus Gordon.


Cuando la bruja mayor lo vio la verdad es que no le hizo mucha gracia y pasó de él, a ella en un principio le llaman la atención los libros cuanto más rosas y princesiles puedan ser, pero todos esos libros una vez que los leemos dejan de gustarle porque la mayoría no tienen ni chicha ni limoná y los que leemos una y mil veces son los que en un principio no le dicen nada pero tienen una buena historia.

Herman y Rosie es uno de este último grupo. Una noche se lo leí y sus palabras literales fueron “mamá me encanta, leémelo otra vez”.

Y es que se trata de una buena historia con unas ilustraciones muy chulas, un libro muy cuidado. Herman y Rosie se sitúa en Nueva York, una ciudad llena de gente, llena de ruido pero en la que no es difícil “estar sólo”. En la ciudad de los rascacielos la música es la protagonista y tanto Herman como Rosie viven para ella, es lo que les une y lo que les hace felices.

Dos personajes que viven muy cerca y que tienen muchas cosas en común pero que no se conocen y que acaban unidos gracias al jazz.

Unas ilustraciones que tal vez no llamen la atención por sus grandes coloridos pero que a mis dos hijas les encanta mirar y descubrir pequeños detalles, esos pequeños objetos que son “de foto” como dicen ellas, esos trozos de periódico, esos “mapas”, un cuento ambientado en la Gran Manzana tiene que ser así...

Un libro precioso recomendable para todos.

Menuda semanita de Carnaval

miércoles, 18 de febrero de 2015
En mi cole nunca se celebraron las carnavales, así que esta semana en el cole de la bruja mayor con lo que me va a mí la fiesta he de reconocer que lo he gozado...

Como en otros muchos coles la "Patarrona" nos va diciendo cada día el tema del carnaval del día siguiente, y este año a mí me ha gustado más de lo que esperaba porque ha habido que currárselo algo más, no ha habido nada de un calcetín de cada color ni la ropa del revés, sino que cada día ha sido un tema, el mar, el espacio sideral, fiesta, cuentos y San Valentín.

Evidentemente todo dependía de lo que los padres quisiéramos hacer porque valía desde una diadema de un barquito de papel a un disfraz del Capitán Nemo. Y tal vez por eso mismo es por lo que he oído quejas por parte de algunos padres, alegando que no tienen que tener tiempo para estas "tonterías", a mí sin embargo estas tonterías me encantan y basta que a mis hijas les encante disfrazarse (ya conté hace tiempo que los disfraces son los regalos más amortizados con diferencia en mi casa) para que yo disfrute preparando cosas. me encantaría tener más tiempo pero como no lo tengo me conformo con hacerles unas antenas de marcianos o llenarles un tutú de coranzoncitos... Y es que esto dura muy poco tiempo, en pocos años lo organizaran ellas solas y no querrán que yo les eche una mano y por otro lado aquí hay muchos coles que no organizan estas cosas así que yo pienso aprovechar todo lo que en el nuestro se haga.

El viernes por la tarde el AMPA organizó una fiesta en el patio con chocolatada y todo, cada clase organizaba un disfraz, se hacía un desfile y luego jugábamos por el patio. El año pasado tanto papá como yo tuvimos que trabajar ese día por la tarde y me pareció demasiado marrón para la abuela siendo la pequeña todavía demasiado pequeña así que no pudimos ir y ahora viendo lo que era creo que se lo hubieran pasado también genial...

La única pega es que fue demasiado temprano, casi bajamos con la comida en la garganta, pero sé que tiene que ser así porque el cole se cierra a las siete de la tarde y sino no daba tiempo. La pequeña se disfrazó con la clase de la mayor y lo disfrutó como una más, y yo aunque ese día acabé muerta del todo me metí a la cama muy contenta.

Y ya, hasta el próximo año.