Irrigador bucal. Regala salud

viernes, 19 de diciembre de 2014


No sé si alguna vez os he contado que tengo gingivitis, no es nada horrible pero es algo que me obliga a limpiezas bucales bastante asiduas, además al tener los dientes bastante juntos (parece que no me libro de nada) es fácil que se me acumulen restos entre ellos.

Como hace ya un año que vengo colaborando con el laboratorio PHB en su “Rincón de las pequeñas sonrisas” hace unos días me ofrecieron probar su irrigador bucal y claro, yo no pude decir que no.

Un irrigador bucal es un aparatito que mediante un chorro de agua a presión te ayuda en tu higiene dental llegando donde no llega ni el cepillo ni el hilo dental, dejando en tu boca una sensación de frescor que yo no había conseguido antes.


Es muy fácil de utilizar, tan sólo hay que enchufarlo y llenar el depósito de agua, una vez que se enciende el agua empieza a salir a presión, en ese momento llevamos la boquilla a la boca y vamos dirigiéndola por todos los dientes.

Se puede utilizar tanto con agua como con colutorios aunque yo de momento sólo lo he hecho con agua, he de reconocer que las primeras veces me resultaba una sensación muy rara pero a medida que me he acostumbrado y viendo el buen resultado lo uso a diario como una rutina más.

Por supuesto, una vez que lo tengo me he puesto a buscar ventajas por la red y me encuentro con un par de ellas que todavía no he podido comprobar pero que me motivan más todavía a seguir usándolo a diario: la eliminación de manchas de la superficie y la reducción de placa bacteriana.

Ahora sí, si me preguntaran si mejoraría algo sí pediría que fuera un poco más pequeño aunque entiendo que el depósito ya ocupa un espacio que no se puede reducir pero en nuestras minicasas con minicuartos de baño se agradece todo en tamaño “pocket”…

Seguramente muchos de vosotros todavía tendréis pendiente algún regalo para estas navidades aunque suene poco ortodoxo tal vez pueda ser una buena opción para nuestros padres o parejas (regalar un aparato de higiene a otra persona no sé si sería muy apropiado ;-P). Es algo que tal vez a uno mismo no nos compraríamos pero que sí usaríamos mucho si lo tuviéramos, además de que es un producto no demasiado común en nuestro entorno y muchos no conocerán ni su existencia.

Vosotras, ¿lo conocíais? ¿lo habéis usado alguna vez?

Quedarse con los abuelos

lunes, 15 de diciembre de 2014
Estoy muy estresada, los últimos meses han sido una locura pero pensar en esta Navidad me agobia mucho... Yo pensaba que lo tenía todo más o menos organizado cuando el sábado a la noche el papá de las brujas me dice que tiene que doblar turnos porque este año les aumentaron las horas y encima se prevee mucha venta... No sabía si echarme a llorar o qué.

Ni el sábado ni ayer domingo pude dormir, no dejé de dar vueltas al tema toda la noche. Hoy he tomado una decisión, pero es una decisión que no me gusta nada, pero de todo lo que pienso es lo menos malo.

Las niñas se quedaran unos días en casa de sus abuelos a 150km de aquí, mientras nosotros metemos mil horas en la puta campaña de Navidad. Ya veis, las Navidades no pueden ser días familiares para todos...

Mi madre viene este miércoles y se quedará hasta el domingo para echarnos una mano con ellas, el domingo yo las llevaré a las tres a su casa cuando salga de trabajar y el miércoles papá y yo iremos para pasar la Nochebuena y Navidad con ellas, yo el viernes vendré y volveré, y la siguiente semana se volveran a quedar allí tres días.

Sé que allí con sus abuelos y sus tíos van a estar bien, pero no es eso lo que me quema por dentro, sino que nunca han pasado una noche sin mamá o papá, cuando él o yo hemos tenido que estar fuera o trabajar de noche siempre estaba el otro. Ahora no.

Podría más o menos apañar la situación dejándolas unas mañanas con una amiga y unas tardes con otra pero para ellas me parece una situación de locos en un momento que necesitan descansar, y además yo iba a estar con ellas únicamente para dormir y comer, iba a estar muy cansada y agobiada y lo iba a acabar pagando con ellas que me iban a demandar mucho más que de costumbre al no estar con ellas en todo el día. Y eso no lo quiero.

Así que dándole mil y una vueltas hemos decidido que no hay otra solución. Y no sé por qué me como tanto la cabeza con esto cuando es algo de lo más habitual... Pero no puede dejar de dolerme...

Ya no hay bebés en casa

jueves, 11 de diciembre de 2014
Hace unos días tumbada en la cama entre niña y niña esperando a que se durmieran me puse a pensar y me di cuenta de que la etapa de bebés en casa había terminado, aunque la bruja pequeña siga siendo todavía muy pequeña ya es una niña y no un bebé, y cada día se nota más...

Este cambio natural ha ido marcado por avances que lo han hecho más evidente, ya os conté en junio que les había puesto las camas en la habitación juntas y aunque me acueste yo con ellas hasta que se duerman y muchas noches acabe yendo en alguna ocasión, se puede decir que duermen solas (acompañadas entre ellas, a veces incluso una casi encima de otra) pero yo me acuesto en mi cama e incluso más de un día amanezco en mi cama.

El hito más importante para mí en este camino ha sido sin ninguna duda la desaparición del pañal, también tuve un momento para contarlo aquí y aquí. Y aunque al principio costó un poco más que con su hermana es un tema ya totalmente superado y controlado, tanto por el día como por la noche. No tener que estar pendientes de cambios de pañal para papá y para mí ha sido un cambio brutal y es que prácticamente se nos juntaron los pañales de una y de otra y han sido 56 meses seguidos de limpiar cacas. Incluso los primeros días con los múltiples escapes lo prefería...

Hace ya dos semanas ha ocurrido el último paso y por cierto el que más nos ha costado a las dos: el DESTETE. No me ha dado tanta pena como me sucedió con su hermana pero aunque haya sido algo decidido unilateralmente me hace en algunos momentos no sentirme demasiado bien. Quería haber dedicado un post entero a este tema pero no encuentro nunca el momento y éste puede ser tan bueno como cualquier otro...

La cosa es que hacía un tiempo que para mí darle el pecho varias veces por noche había dejado de ser agradable y se había convertido en una obligación e incluso cuando me levantaba hecha una mierda por la mañana inconscientemente le culpaba a ella, cosa que cuando lo pensaba un rato después me hacía sentir mal y no me gustaba. La bruja pequeña básicamente sólo me pedía ya teta para dormirse pero algunas veces hacía algo que me sentaba cada vez peor que era pedírmela cuando yo estaba pendiente de alguien que no era ella, es decir, si venía alguna amiga a casa y yo estaba en la cocina charlando con la mamá de su amiga ella venía a pedirme teta, más bien a exigírmela, y reconozco que me sentaba a cuerno quemado.

Así que con todo el dolor de mi corazón por saber que ya no iba a dar el pecho nunca más (salvo accidente) decidí que era el momento de dejarlo. Por un lado la veía pequeña y me hubiera gustado que lo hubiera dejado ella solita, pero por otro estamos hablando de 29 meses y de los malos sentimientos que he comentado, así que un sábado decidí que se había terminado.

Las primeras noches fueron difíciles, ella me lo pedía y lloraba, yo me sentía fatal porque que dejara de llorar estaba en mi mano (en mi pecho para ser más exactos), pero no quería dar marcha atrás a la decisión porque sabía que en algún momento lo tendría que hacer y alargar la letanía no me iba hacer sentir mejor. Le expliqué que mamá le daría mimitos, besos y abrazos hasta que se durmiera pero que ya no había más teta, aunque fuera pequeña ella lo entendió aunque durante una semana manifestara su enfado por ello, empezó a necesitar echarse un poco encima de mí antes de dormir y ahora ya aunque sigue pidiendo teta antes de dormir, yo creo que por costumbre, ya lo hace casi riéndose.

Ha habido un antes y un después en lo que a las noches respecta desde el destete, las dos descansamos mucho mejor, ella se despierta menos y cuando lo hace sólo con ver que estoy a su lado se vuelve a dormir, así que aunque al principio lo pasé mal ahora no me arrepiento para nada de haberlo hecho.

Este fin de semana vienen unos amigos a llevarse la cuna y la trona que durante casi cinco años nos han acompañado en nuestro dormitorio y cocina respectivamente para su peque (la bruja pequeña ahora quiere comer sentada en una silla como su hermana), ya es lo último que nos queda en casa como recuerdo de esta etapa que acaba, una etapa que ha sido muy bonita pero que da paso a una muchísimo mejor, y es que ver crecer a mis dos niñas, verlas interactuar y jugar como dos amigas a mí me da la vida.

El trincalibros, magia en la lectura

lunes, 8 de diciembre de 2014



Os presentamos El Trincalibros, un libro sobre el misterio de un ser mágico que en el fondo es como todos los pequeños, se siente querido cuando le leen un cuento infantil antes de ir a dormir.

En Villa Madriguera todos los niños están preocupados, hasta ahora tenían un cuento para leer antes de ir a dormir pero desde hace poco, alguien llega y se los hace desaparecer. ¿Quién se los puede haber llevado? ¿Quién puede llevarse los cuentos de los niños? 

La conejita Lisa Madera, una de las afectadas por estas misteriosas desapariciones, empezará una investigación que le llevará a conocer a un pequeño ser mágico mitad búho, mitad murciélago y mitad ratón que lo único que quiere es lo mismo que los demás niños, que le lean un cuento. Furioso porque está solo y no puede compartir el momento de lectura con nadie, ha decidido llevarse los cuentos infantiles hasta que alguien le lea a él.

Así, la investigación de Lisa acabará con un nuevo amigo que conseguirá lo que quería, una lectora de cuentos para antes de ir a dormir. Los niños de Villa Madriguera ya no tendrán que preocuparse más y Lisa resolverá su misterio.

¿Quieres conocer al pequeño y escurridizo trincalibros?

Datos del libro
Colección Maeva Young (46)
Idioma Español
Año 2014
Formato Tapa dura
Páginas 32
Tamaño 255 x 280 mm.
ISBN 9788415893561
Categorías álbumes ilustrados, cuentos, libros ilustrados

El club de las zapatillas rojas

martes, 2 de diciembre de 2014
Con la bruja mayor este verano pasado dimos un pequeño salto en lo que a lecturas se refiere, aunque seguimos leyendo cuentos "cortos", es decir de los que se leen de una vez, también hemos incorporado libros "de mayores" como dice ella, de los de leer un capítulo al día para que nos entendamos. Este verano empezamos a coger alguno de esos en la biblioteca y a ella le gustan, yo le leo un capítulo cada noche y aunque yo pensé al principio que tendríamos que recordar por donde íbamos si la historia le gusta ella sigue el hilo a la perfección día tras día.

Así que cuando desde Boolino me ofrecieron la posibilidad de leer "El club de las zapatillas rojas" no pude decir que no. Cuando me llegó lo guardé rápidamente para que no lo viera puesto que todo lo que va llegando en esta época va directo a los regalos de Navidad pero lo leí yo a escondidas para poder contároslo ;-)

Las zapatillas rojas cuenta las aventuras de cuatro amigas (Lucía, Frida, Bea y Marta) con cuatro personalidades diferentes, de hecho podéis hacer el test para ver con cual os identificáis más en http://www.elclubdelaszapatillasrojas.es, en la tercera parte que es el que yo me he leído narra el principio del curso en el que una de ellas cree que las demás ya no están interesadas en seguir siendo amigas, entre las cuatro vuelven a retomar la amistad y se enfrentan a un nuevo proyecto... y hasta aquí puedo leer.


He de decir que el libro está bien escrito, que el lenguaje estoy segura de que es fácil de seguir y a la vez engancha a sus lectoras (me da que la gran mayoría van a ser chicas), que a mí me hubiera gustado mucho en su momento, pero... todavía no lo veo para mis hijas, ya que estamos todavía (y espero que por bastante tiempo) con el mundo de fantasía hadas, princesas y sirenas y aventuras bastante más infantiles. Por supuesto lo guardaré unos años porque sé que cuando llegue el momento les va a gustar.

Si tenéis niñas más mayores en casa, preadolescentes a las que queréis regalar alguna lectura estas navidades es sin duda una buena opción, las historias de amistad entre chicas siempre enganchan, os dejó aquí el enlace donde podéis conseguirlo y leer más sobre esta saga que seguro que continúa durante bastante tiempo.