Ads 468x60px

lunes, 2 de agosto de 2010

Primer día de playa


El sábado por después de darle muchas vueltas y a pesar de que había alerta por las medusas portuguesas decidimos por fin acercarnos a la playa. Nunca hubiera imaginado que una actividad que siempre me había encantado me diera miedo por el hecho de realizarla con la bruja.

Y cuando digo miedo no me refiero al miedo que se puede tener a un accidente, a la oscuridad o a las arañas, sino ese miedo a algo desconocido, a llegar hasta allí y en diez minutos estar deseando volver a casa porque la bruja no para de llorar o porque no te deja estar sentada ni para comer, pero afortunadamente creo que volveremos.

Aunque sin querer, acabamos en una playa que es una verdadera gozada para ir con niños:


l Muy pequeñita donde un niño que ya sepa andar no se puede despistar

l Llena de familias, lo cual tiene varias ventajas, los niños encuentran “amiguitos” con los que jugar o luchar por la supervivencia de sus cubos, palas, etc. como en cualquier parque y por otro lado cuando a tus tiernas criaturitas les da por montar un berrinche como si estuvieran poseídos no tienes a la típica parejita (sin hijos por supuesto) mirándote con cara de “si fueran mis hijos…”

l Resguardada, es decir no a mar abierto, con lo cual no había apenas olas ni corriente, de tal forma que veías a todos los niños jugando tranquilamente en la orilla

l También limpia, lo que agradeceremos yendo con niños y sin ellos también.

Así el sábado estrenamos el “babykini”, el bañador más repetido de la playa y nos mojamos un poquito (poco porque el agua estaba helada), dimos un paseíto por la orilla y el problema vino cuando el sueño iba llegando… si alguien tiene el truco para que mi bruja sea capaz de echar una siestecilla en la playa por favor que me lo cuente porque fue imposible, ni sé de cuantas formas lo intenté, así que cuanto decidimos volver y la senté en el coche se quedó frita.

Y aunque en algún momento eché de menos aquellos días en que iba allí con mis amigas a pasar el día, o por qué no a dormir a la mona después de una noche de fiesta, la prueba fue superada… con un aprobado justito.

Ahora estamos ya deseando que lleguen nuestros quince días de vacaciones en septiembre y a ver qué pasa.

1 comentarios:

  1. No había estado en tu blog nunca, pero por tu comentario en el mío he llegado aquí...intentaré leerte cuando pueda.Feliz Agosto!

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates