Ads 468x60px

lunes, 20 de diciembre de 2010

Me río de la conciliación, la ley de igualdad y demás historias

Cualquiera que no tenga hijos o que teniéndolos no haya tenido la necesidad de compatibilizar su cuidado con un trabajo fuera de casa puede pensar que los que queremos o necesitamos hacerlo lo tenemos muy fácil, como ya nos comentó Estanjana en un post hace tiempo las medidas legales para que esto sea posible no son escasas, pero como en otros muchos temas del dicho al hecho…

Tanto cuando Suu comentó las pegas que le ponían a su marido en la conciliación como cuando el otro día Mamá (contra) corriente se preguntaba si los padres también tienen derecho a conciliar comenté un poquito lo que nos había sucedido, como es un tema largo y no quiero colapsar el blog de nadie (que para eso tengo el mío) por fin me he decidido a contarlo aquí. Lo primero creo que es explicar las condiciones laborales de cada uno para que esto se pueda entender un poco mejor.

Yo trabajaba para una empresa que ofrece sus servicios a diferentes centros por lo que yo no tenía un horario establecido sino una ruta que se iba repitiendo mensualmente y cada día me desplazaba a un centro diferente, algunos días en mi ciudad, otros dentro de la provincia y otros en otras capitales, como cada centro tiene un horario diferente y una cantidad de clientes diferente había días que yo en seis horas estaba en mi casa y otros que tenía diez de trabajo y tres de desplazamiento entre ida y vuelta, visto así puede parecer un coñazo pero económicamente me compensaba.

Elpapadeunabruja trabaja en el comercio, en un centro comercial, exceptuando épocas como las Navidades o las rebajas que pasa allí muchas horas de lunes a domingo el resto del año tiene un buen horario de lunes a sábado en turnos de mañana o tarde.

Visto esto está claro que si alguno se podía coger una reducción era más fácil que lo hiciera papá, no??

Cuando me quedé embarazada tuve que cogerme la baja muy pronto, no porque yo estuviera mal sino que como yo algunos días trabajaba con aparatos de radiofrecuencia que podían ser dañinos para el feto la empresa decidió dármela en vez de buscar otra persona para esos días, entonces me encontré con un montón de tiempo libre, es decir un montón de tiempo para dar mil vueltas a todo. Un día en una charla de esas que organiza Prenatal oí a unas madres detrás de mí diciendo que ya no había plazas en no sé cuantas guarderías y me entró el agobio, todavía estaba embarazada de seis meses cuando convencí a papá de que había que mirarlo y acabé cogiendo plaza en una (120 € de matrícula a la basura) aunque ni yo lo veía muy claro.

La bruja nació y aunque en mí algo cambió de una forma muy fuerte yo seguía convencida de que empezaría a trabajar cuando llegara el momento, de que yo no podía dejar mi trabajo. Pasaba el tiempo y cada vez estaba más agobiada (la de noches sin dormir que habré pasado por este tema) y la solución de la guardería cada vez la veía peor, me parecían muchísimas horas, leía muchísimos artículos en contra, así que decidí que por este año nada de guardería. A todo esto papá alucinaba porque era yo la que le había convencido de mirar la guardería y era yo la que había decidido no usarla…

Empecé a mirar las reducciones de jornada, las leyes son claras:

Art. 37.5 del estatuto de los trabajadores: Quien por razones de guarda legal tenga a su cuidado directo algún menor de ocho años o una persona con discapacidad física, psíquica o sensorial, que no desempeñe una actividad retribuida, tendrá derecho a una reducción de la jornada de trabajo, con la disminución proporcional del salario entre, al menos, un octavo y un máximo de la mitad de la duración de aquélla. Tendrá el mismo derecho quien precise encargarse del cuidado directo de un familiar, hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por razones de edad, accidente o enfermedad no pueda valerse por si mismo, y que no desempeñe actividad retribuida. La reducción de jornada contemplada en el presente apartado constituye un derecho individual de los trabajadores, hombres o mujeres. No obstante, si dos o más trabajadores de la misma empresa generasen este derecho por el mismo sujeto causante, el empresario podrá limitar su ejercicio simultáneo por razones justificadas de funcionamiento de la empresa.

Art. 37.6 del mismo estatuto: La concreción horaria y la determinación del período de disfrute del permiso de lactancia y de la reducción de jornada, previstos en los apartados 4 y 5 de este artículo, corresponderá al trabajador, dentro de su jornada ordinaria. El trabajador deberá preavisar al empresario con quince días de antelación la fecha en que se reincorporará a su jornada ordinaria.

Para los que podemos tener dudas en su interpretación aquí hay una página muy interesante.

Así que mirando las posibilidades de cada uno decidimos que papá se cogiera una reducción a 20 horas haciéndolas jueves, viernes y sábado que son los días que ellos más trabajo tienen y yo los que menos. De esta forma la bruja estaría con papá lunes, martes y miércoles, mi madre que vive a 150 km se ofreció para venir los jueves con ella hasta el viernes que yo procuraría llegar a mediodía, así si la bruja estaba en casa yo podría estar con ella las horas sueltas que me quedan en el trabajo mientras que si está en la guardería yo no puedo aparecer un día a las 11h y volver a dejarla a las 12:15 porque ahí tienen unos horarios.

Parecía todo solucionado, elpapadeunabruja entonces le dijo a su encargada que quería hablar con el responsable de personal para explicarle lo que queríamos hacer a lo que ella muy amablemente respondió: “Vosotros veréis lo que hacéis pero no creo que sea lo mejor para la niña”. Alucinante, no?? Yo hubiera contestado, vaya si lo hubiera hecho pero papá está hecho de otra pasta…

Como todavía estábamos con tiempo porque no pensábamos empezar con la reducción hasta septiembre (mis padres iban a venir en verano a echarnos una mano) dejamos pasar unas semanas por si venía por aquí el de personal, al ver que no llegaba volvió a hablar con la encargada, esta vez la respuesta fue mejor todavía: “No sé para que quieres estar tanto con tu hija si total en mayo igual nos cierran la tienda y tienes todo el día para estar con ella” “Además eso que quieres hacer me parece que no puedes, tienes que venir a trabajar todos los días aunque sea una hora” Vamos a ver, de que nos sirve trabajar una hora al día? vamos a pagar una guardería o una cuidadora una hora al día? Esto es conciliación para el trabajador o para la empresa?

Os podéis imaginar como me puse cuando me enteré!!! Se me quitaron las ganas de todo. Aún así fue la delegada sindical a consultarlo a un sindicato y por lo que dijo ella la encargada tenía razón, y digo según lo que dijo porque meses después me he enterado de que son amiguitas, así que no me fío de nada, pero ahí la culpa es mía porque tenía que haber ido yo a preguntarlo.

Así que con este panorama y la mala hostia que tenía encima no me quedó otra que cogerme un año de excedencia, todavía tengo que aguantar comentarios como ¡Qué suerte! como si hubiera sido una decisión personal y totalmente consensuada.

Para que luego nos venga el político de turno a hablarnos de conciliación, de igualdad y demás historias. JA! ANDA QUE NO ME RÍO!!!

14 comentarios:

  1. Muy bien explicado todo mamadeunabruja, me ha encantado, y siento que no pudiera tu marido hacer lo que habíais pensado. Yo ya no pensé en eso, me cogí el paro y andando, no sé si fué la mejor solución, pero bueno estoy con mis hijas que es lo que más vale!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por haber explicado tu historia con tanto detalle. Al final, qué penita!, la conclusión es la misma: que todo son pegas y complicaciones, la conciliación real no existe!.

    ResponderEliminar
  3. Mejor explicado imposible,pero es lo que dice "maAMA (CONTRA) CORRIENTE TODO SON PEGAS
    BESITOS!

    ResponderEliminar
  4. Genial la forma de explicarlo, muy clarito todo. Es una pena que os pusieran tantas trabas, yo no sé sobre esos temas demasiado, quizá os teníais que haber enterado mejor.

    Entonces todavía te queda hasta septiembre, no??

    ResponderEliminar
  5. Menudo morro tienen...tu marido no puede saltarse a la encargada y hacer un escrito a rrhh de su empresa? Quizas asi pueda conseguirla.

    Yo también me rio con el tema de la conciliación. En mi caso me ayudaron a conciliar muy bien, nada mas quedarme embarazada me despidieron (un ERE...)

    ResponderEliminar
  6. gracias por el enlace!!
    bien explicado, que pena que tubieras que coger excedencia, igual si debe ir una hora a trabajar, informaros mejor para cuando empieces a trabajar otra vez, igual puedes ahorrarte la guarderia

    ResponderEliminar
  7. Que asco!
    En este pais todavía no se han enterado que tener al trabajador así chamuscado no les hace ningún bien.
    Si todos pudieramos ajustarnos más seguroque rendiríamos mucho más.
    Uf! yo es que con esto del curro estoy muy quemada.
    Conciliación?, palabrería!

    ResponderEliminar
  8. Menos mal que os ha gustado porque a medida que iba escribiendo m decía ¡Que chapa vas a meter! pero no podía hacero más corto y que se entendiera. Así que ya veis como están las cosas.

    Yo en principio me incorporo al trabajo el 7 de agosto pero no sé como lo haré ya que hablando con compañeras me dicen que la situación a ido a peor y tal vez piense en coger una reducción, eso sí lo haré con tiempo para que no me pase nada de esto otra vez, pero ya os iré contando.

    ResponderEliminar
  9. Qué fuerte y qué triste!!

    Yo creo que, dentro de lo malo, has hecho bien cogiendo la excedencia, d emomento disfrútala que te quedan muchos meses y luego ya decides!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es que yo creo que la conciliación es la excepción. Sólo en empresas puntuales y en la Administración; en los demás casos, poca cosa, qué penita!

    ResponderEliminar
  11. El caso es que a las empresas les sigue molestando que alguien se coja una reducción, y aunque la ley lo permite, hay sitios que se dedican a hacer la vida imposible al que la pide y ahí nadie ha ce nada.
    ¿Conciliación? Ja! Eso no existe! Cada uno se las apaña como puede!

    ResponderEliminar
  12. No puedo estar más de acuerdo contigo, la conciliación es una de esas palabras vacías que no tienen ningún reflejo en nuestra vida real. Yo estoy ahora al fin de mi baja maternal y me lo están poniendo francamente difícil para volver al trabajo. ¿Igualdad? Sí, las mujeres igual de relegadas, siempre cediendo, la carrera de cualquier mujer sigue estando condicionada, el único apoyo con el que podemos contar sigue siendo la familia.

    ResponderEliminar
  13. Tienes toda la razón. Lo de la conciliación queda muy bonita en la tv y demás.
    Yo tengo 1 año de reducción de jornada y me dijo mi jefe que porque no podía echarme, que sino, estaría en la calle ( y eso que me tenía muxo aprecio, joer)En octubre se me acaba, y no sé... Miaz

    ResponderEliminar
  14. sería genial que lo colgases en el grupo de conciliacion real ya ;-)
    Abrazos "me rio yo..."!

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates