Ads 468x60px

martes, 14 de diciembre de 2010

Obligar a comer

Como ya comenté este fin de semana me fui a casa de mis padres, allí tengo un primo de diez años al que suelo ver siempre que voy y me cuenta sus aventuras.

Este domingo estaba muy enfadado porque quiere que le borren del comedor del colegio, la verdad es que ha nadie nos ha gustado nada comer allí, yo lo recuerdo como algo horrible, pero lo que me estuvo contando me parece demasiado. Quiero dejar claro que no es un niño problemático, saca muy buenas notas, no da problemas,... vamos el típico niño con quien los profesores están contentos, simplemente como nos pasa a todos hay cosas que no le gustan y no quiere comerlas. Como su madre (mi prima) opina que si algo no le gusta en absoluto no tiene porqué comerlo le hizo una nota diciendo que no le obligaran, que si se quedaba sin comer o había algún problema ella se hacía responsable, pues efectivamente ahora no le obligan, ahora la estrategia es otra:

Por lo que me cuenta el último día había puré de verduras y hamburguesas, como el puré no le hace demasiada gracia se comió la mitad (mezclándolo con pan y demás guarrerías que hemos hecho todos), pues viene la cuidadora del comedor y le quita una hamburguesa diciéndole que si sólo se come la mitad del primer plato sólo le va a dejar comerse la mitad del segundo. ¿Alguien me puede explicar esto? ¿Es un todo o nada o qué? Vamos a ver si los menús escolares están equilibrados no entiendo el problema nutricional de comer un plato sólo, y además ni siquiera es ese el caso puesto que el primero lo ha comido en parte. ¿Es mejor dejar a un niño con hambre por cabezonería de la cuidadora? En fin, como no quise darle demasiada importancia delante suyo simplemente le aconsejé que empezara por el segundo.

Esto me recuerda una experiencia que viví hace unos cuantos años. Yo soy educadora de tiempo libre, un verano una asociación nos pidió que alguien les echara una mano en un campamento de verano porque andaban mal de monitores y allí fui yo diez días de voluntaria. Dicha asociación en mi opinión tenía unas normas muy estrictas con la comida inclusive, cuando me las explicaron antes de ir al campamento me quedé un poco alucinada pero no le di más importancia pensando que una vez en el terreno la cosa se relajaría.

En todos los campamentos en los que he estado (que han sido muchos) excepto en este a la hora de las comidas los monitore/as son sentábamos juntos para aprovechar el momento para comentar cosas del día, aquí no, aquí debíamos dividirnos entre los chavales, lo cual no estaría mal si el objetivo fuera compartir ese tiempo con ellos, pero no, debíamos hacerlo así para comprobar que comían todo OJO que estoy hablando de chavales de 13 a 15 años. Cuando comenté que me parecía absurdo y que yo era la primera que no comía de todo la respuesta de la directora fue que a esas edades las niñas andan con la tontería de no querer comer y acaban anoréxicas, TOMA YA!

Al segundo día ya tuve un broncón por permitir que una chavala de 14 años no se comiera las natillas de postre y se las diera al compañero de al lado delante de mis narices, pero vamos a ver, si se ha comido el primer y el segundo plato, qué importancia nutricional o educacional tienen unas puñeteras natillas!!! Lo di por imposible aunque esto no fue lo peor que sucedió. Hubo un día que en la comida hubo nectarinas de postre, uno de los chicos (que podía tener mucho de gallito pero nada de anoréxico) dijo que no le gustaba y que no se lo iba a comer a lo que la directora contestó que no se movía de la mesa hasta que se lo hubiera comido ¿Qué sucedió? Que estuvo toda la tarde sentado en el comedor con la nectarina en la mesa mientras los demás hacían las demás actividades, por supuesto no se la comió!!! Ya no era una cuestión de que me guste o no sino de a ver quién puede más ¿Es necesario llegar a este punto? ¿Qué se consiguió ese día? Por suerte cuando volvieron a casa lo bien que se lo habían pasado con los amigos.

Ojo, que no estoy diciendo que si un niño sólo quiere comer donuts  está bien que le dejemos, pero entre una cosa y otra hay un gran espacio. La pena es que me encuentro con tanta gente que considera que hay que actuar así...

11 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo.

    Soy yo tu prima con la mala leche que me gasto y me planto en el cole para pedirle explicaciones a la tonta de la hamburguesa.

    Yo intentaré que mi hijo coma de todo pero si no le gusta, no le gusta y punto. A mi tampoco me gustan muchas cosas (de hecho algunas me dan repugnancia auténtica) y no consentiría que nadie me obligara a comerlas... sólo de pensarlo se me revuelve el estómago!.

    Cómo está el patio!.

    ResponderEliminar
  2. jajaja, pobre, me ha echo gracia eso de ya que solo te comes la mitad del primero sólo te comes la mitad del segundo, ¿pero que es eso? pobres niños!, las mías comen en el comedor, porque así comen algo de todo y cosas que no comen en casa, pero no les obligan si no les gustan lo dejan en el plato, echar se lo echan porque acaban probando a base de ponerselo allí y ver que los otros lo comen, pero eso de darle mitad de la ración por comer solo mitad del primero....anda que...

    ResponderEliminar
  3. A un adulto no se le puede obligar a nada, incluso a comer, cuando menos a un niño!

    Mi sobrino es "mal comedor" y lo digo entre comillas por lo sgte: su mama, mi hermana lo obliga (con gritos, amenazas, correa en mano y demás) a comer lo que ella quiera que coma, si el pide algo diferente, igual de nutritivo, ejemplo, la mama le da pasta pero el quiere arroz, ella no se lo da, le dice que tiene que comerse eso que es lo que hay, y es que cuando no hay las posibilidades está bien, pero ella tiene un restaurant, no es dificil darle a escoger a él lo que le provoque comer. Cuando le ha tocado quedarse conmigo un fin de semana, le doy a escoger, y como come poca cantidad, le doy comida con mas frecuencia, aunque sea una taza de cereal con leche o un vaso de merengada; y come bien, sin forzarlo!

    A mi hijo le dejo decidir también, bueno, el casi no come carnes, dice que son negras (oscuras) y tengo que hacer algunos malabares para que coma carne, pero en lineas generales está comiendo bien y variado.

    ResponderEliminar
  4. Estoy totalmente de acuerdo contigo. A mi niño le hacen eso, y monto un pollo en el colegio de padre y muy señor mío. Pero quién es esa cuidadora para hacer ese tipo de tretas sin el consentimiento de sus padres????
    No estoy de acuerdo con estos métodos para "obligar" a comer a los niños. Es que el propio término "obligar" me parece aberrante utilizado con criaturas, así de claro.
    Mi hijo no come muchas verduras, las rechazó hace tiempo, a cambio me empeño en que coma fruta, cereales, legumbres. Mi niño está nutricionalmente estupendo, bien alimentado, en percentiles correctos. ¿Le tengo que obligar y que vomite lo poco que coma? Creo que no.

    ResponderEliminar
  5. Anda que no ha tenido mi prima broncas con la directora a causa de todo esto, pero a medida que ella va la cosa empeora.

    No entiendo esa obsesión de que hay que comer esto por narices, si por ejemplo a alguien no le gustan las lentejas (como es mi caso) no le pueden poner garbanzos, coña qué más da!! Me refiero en casa, donde al fin y al cabo somos pocos y se puede hacer la comida a gusto de todos, no??

    ResponderEliminar
  6. JAJAJAJA que bueno lo del niño que se ha pasado toda la tarde sentado en frente de la nectarina, me ha echo gracia porque yo hacia igual! JAJA por eso el dia que tenga hijos los entenderé y porsupuesto no actuaré asi.
    Me uno a tu blog que me ha encantado lo que he leido JAJA besazos!

    ResponderEliminar
  7. Pues estoy totalmente de acuerdo contigo. Mi hija come en el comedor y come alli porque es terriblemente mala. las cuidadoras tienen una paciencia infinita y a ella las respeta mas. Conclusion come algo mejor que en casa y sin dramas.

    En el término medio está la virtud, no?

    ResponderEliminar
  8. Pues me parece fatal! Pobre tu priomo, encima que hizo el esfuerzo de comerse el puré que no le gusta!

    Esto pasa por esa manía de algunos de querere demostrar "quien manda" sin darse cuenta de que no es una cuestión de mandar tanto, si no de aprender a respetar...

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo contigo. Lo del hijo de tu prima me parece una sinrazón, la verdad.
    Yo no obligo a mi hijo a comer de todo. Me gustaría que lo hiciera pero si algo no le gusta, cómo obligarle? Yo soy la primera que no come de ciertas cosas y mi marido ni te cuento. Lo importante es comer de forma equilibrada pero si, por ejemplo, no me gusta el brócoli, por qué tragarlo con asco si sustituyéndolo por vainas o coliflor voy a estar igualmente bien alimentada?

    ResponderEliminar
  10. Joer, vaya con la directora, madre mía. Todavía no ha llegado el momento en el que mi hija vaya a comedor, así que no sé cómo actuaré. Lo que sí sé es que yo fui muy mala comedora, sólo lo que hacía mi madre y mi abuela, sólo espaguetis con tomate y poca cosa más. De hecho en un campamento me quedé 13 días casi sin comer, me escabullía y no comía. Cuando llegué de allí y de hacer marchas y actividades estaba esquelética y con una anemia muy importante. La boca del estómago casi cerrada, no me entraba nada!!! Ni que decir tiene que no volví a ir de campamento.

    ResponderEliminar
  11. Así que no se trata de que el niño coma sino de ver quien tiene más cojones si la directora o tu prima.
    O al menos es la sensación que me da con eso de, pues te comes media hamburguesa?!?!?!?!, pero bueno es que la gente flipa.
    Y menos cuando su madre dice expresamente que si no quiere ella es responsable.

    Y lo del achica de las natillas era para contestarle a la tipeja, eso obliguemosla a comer las natillas, para que no acabe anorexica, que si acaba bulímica perdida no pasa nada.

    Que estupideces por dios!

    A mi desde luego ya me podían castigar como les diera la gana que el higado no me lo como ni borracha.

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates