Ads 468x60px

viernes, 27 de agosto de 2010

Ahora me toca a mí

Leyendo vuestros blogs veo que casi todas estáis ya de vuelta de las vacaciones, preparando el comienzo del trabajo, del cole,... y viendo así que me habéis dejado las playas y chiringuitos vacíos, pues ahora me voy yo.

El domingo bien prontito (o eso por lo menos es la intención) comenzaremos un viaje de 800km que es precisamente lo que más miedo me da, la bruja no ha viajado en coche más de dos horas seguidas y todavía no sé lo que me espera, aunque por lo que me comentan siendo tan pequeña (6 meses y medio) no dará mucha guerra (a la vuelta os lo cuento)

Nos vamos a una casa que tienen mis padres en la costa mediterranea y de hecho nos vamos con ellos, por lo que para mí van a ser vacaciones de verdad, puedo parecer un poco jeta (puede que lo sea de verdad) pero para mí ir con ellos significa que habrá momentos en los que la bruja no esté encima mío sino con sus abuelitos que estarán encantados ya que habitualmente no pueden estar tanto tiempo con ella (viven en otra ciudad).

Esta tarde y mañana toca preparar las cosas y no sé si cabremos en el coche, nunca pensé que una personita tan pequeña "ocupara" tanto espacio... maldita silla de paseo!!! Todavía no he decidido si me llevaré el portátil, y aunque lo lleve no sé si tendré alguna zona wiffi por allí, así que probablemente esté dos semanitas "fuera de servicio", tendré que ponerme al día con vuestros blogs a la vuelta para ver como habéis empezado el mes...

Espero no arrepentirme de estas vacaciones, a la vuelta nos vemos ;)

martes, 24 de agosto de 2010

Mi experiencia con el colecho



Pongo la palabra colecho en google y me aparecen 182000 entradas, sin embargo hasta hace seis meses yo no había oído hablar de ello nunca. Si antes de que naciera la bruja alguien me hubiera dicho que pasaría la mitad de la noche en nuestra cama habría pensado que estaba loco, pero ya veis otra de esas cosas que cambian de un día para otro cuando aparece una criaturita en tu vida.

La bruja nació a las 9 de la mañana (así que os podéis imaginar la noche que pasé ya que llevaba ingresada desde las 5 de la tarde), pasó su primer día de vida de unos brazos a otros, que si unos abuelos que si los otros, sus tíos, su papá y su mamá que querían estar con ella todo el tiempo posible, por lo que no dijo ni mu, dormida plácidamente todo el día.
Llegaron las 10 de la noche y ya los tres (mamá, papá y la bruji) nos quedamos solitos, yo respiré de alivio "Por fin iba a poder descansar" (ilusa de mí), pusimos a la brujita en su cunita a nuestro lado y nos echamos cuando de repente : Buaaaaaaaaaaaaaaaah. Dios mío qué le pasa?? Le dolerá algo?? La cogí y se calló. Repetimos la jugada y... otro llanto desgarrador. No me lo podía creer, nuestra primera noche como papás y ya era así. Claro, es que ha dormido todo el día, igual tiene el horario cambiado (como si el nacimiento provocacara jetlag), pues a dormirla en brazos, y en cuanto la colocábamos en la cuna se iniciaba otra vez el llanto.
Desesperada llamé a enfermería:
- Te va a parecer una tontería pero es que en cuanto la dejamos en la cuna se pone a llorar y sólo se calma si la cogemos...

- No es una tontería, pero tú te lo has dicho todo, lleva nueve meses dentro de ti y ahora no quiere estar sola
- Pero es que llevamos 36 horas sin dormir...
- Ponla en la cama contigo
- No puedo, es muy pequeña, la voy a aplastar. Además la cama es muy estrecha y alta, y si se cae??
- Te pongo los barrotes?
- Ponlos pero no puedo hacer eso

Y así siguió la noche más larga de mi vida (bueno la segunda más larga, la primera fue la noche anterior) Como no podíamos dejarla en la cuna, nos íbamos turnando para cogerla y dormir a ratitos, cuando la tenía yo intentaba mantenerme despierta pero mi cuerpo no podía y de repente me despertaba como loca y buscaba a mi niña en su cuna y no la veía, y avisaba a papá pensando que se me había caído debajo de la cama cuando resulta que estaba durmiendo plácidamente a mi lado en mi cama. No recuerdo haber pasado por una angustia tan profunda nunca.

Dos días después por fin estábamos en casa (cuando veo a alguna famosa que por un parto está una semana hospitalizada no consigo entenderlo), y todo empezó a funcionar muuuuuucho mejor, estábamos más tranquilos, la peque empezó a mamar correctamente, pudimos relajarnos,... Cuando nos acostábamos por la noche la bruja iba directamente a su minicuna (pegadita a la cama, claro), pero cuando se despertaba a media noche la tumbaba conmigo para darle el pecho (en el hospital me enseñaron así, "para que pudiera descansar" me dijeron, y siempre estaré agradecida por ello), los primeros días en cuanto terminaba de mamar y se quedaba dormida la volvía a poner en la minicuna, pero llegó un día que mi cuerpo se derrumbó y me quedé dormida antes que ella. Y esto comenzó a ser una constante, tanto que le cogimos el gusto y seis meses después así seguimos.
Al poco de comenzar con esto, navegando por internet descubrí que esta práctica tiene un nombre COLECHO, que tiene sus defensores y sus detractores, que dicen que tiene sus ventajas y sus inconvenientes, que hay unas normas para practicarlo con seguridad. Algo que en nuestro caso surgió con naturalidad (casi por casualidad) y con lo que continuamos por placer resulta que da para tanta literatura. Pues sinceramente, que sea bueno, que tenga sus ventajas en la relación madre-hijo, que sea lo natural, etc etc etc, ME DA IGUAL, creo que esto como casi todo lo relacionado con la crianza de los niños se debe hacer porque quieres, porque te sientes a gusto y porque crees que es lo mejor para tu hijo.
Para nosotros despertarnos los domingos (que es cuando no hay despertardor) con los "uh uh uh" de la bruja al lado nuestro no se puede comparar con ningún otro despertar, yo he conseguido descansar por las noches porque yo soy de las que tengo que comprobar "si respira", no hemos tenido ninguna noche de lloros (bueno sí, pero sólo de 9 a 12), y por ello he querido compartir con todas vosotras mi experiencia, pero como experiencia personal.

Espero no haberme enrollado mucho pero no podía resumir más :P

viernes, 20 de agosto de 2010

Un premio!!!



He recibido mi primer ciber premio (gracias LadyA), me ha hecho mucha ilusión ya que no hace ni dos meses que empecé con el blog y la verdad es que no tengo apenas tiempo para dedicarle o por lo menos tanto como quisiera. Qué os voy a contar que no sepáis!!!


Como premio a esta condecoración tengo que dar otros 12, no? Pues allá van:
LadyA en el blog LaMamaVaca http://lamamavaca.blogspot.com/

Una mamá española en Alemania http://mamaenalemania.blogspot.com/
Ana por el blog Creciendo con David http://creciendocondavid.blogspot.com/

Suu por el blog Construyendo una familia http://suu-construyendounafamilia.blogspot.com/

La Teta Reina por su blog Con la teta hemos topado http://latetareina.blogspot.com/

Cartafol por sus Historias de un príncipe y cuatro princesas http://deprincesasyunprincipe.blogspot.com/

Treintañera http://treintaneraconhijo.blogspot.com/

Laky por el blog Vivencias de una mama http://vivenciasdeunamama.blogspot.com/

Estanjana por Yo madre http://soymasqueunamama.blogspot.com/

Mama de Julio http://mamadejulio.blogspot.com/

Ileana por el blog Tenemos tetas http://www.tenemostetas.com/

Ana por el blog de ratones y mujeres http://deratonesymujeres.blogspot.com/


Ahora sólo me falta avisar, dadme tiempo que creo que esto va a ser lo más largo, si alguna lo lee antes del aviso por favor que me lo diga (esto os lo pido con ojitos suplicantes)


Por cierto las normas son:

1. Hay que entregarlo a 12 Blogs amigos

2. Colocar el enlace de cada uno ( o copiar y pegar )

3. escribir un post con el premio

4. Avisar a los galardonados




P.D: perdonadme por la chapuza que he hecho pero es que todavía no sé como se meten los enlaces :(

miércoles, 18 de agosto de 2010

Mamás en Sex in the city

El viernes estuve viendo (por fin) la peli de “Sexo en Nueva York 2” , bueno os podéis imaginar cómo la vi: parándola un montón de veces, con un buaaaaaaaaaah por encima de algún diálogo, con la bruja encima de mí a ratos,… nada nuevo, pero bueno la vi que es lo que importa.

Siempre he sido una fan de la serie (la tengo enterita en DVD y de vez en cuando veo algún capítulo por enésima vez), y la segunda peli no podía perdérmela. A nivel cinematográfico es cierto que no es nada del otro mundo, pero me ha gustado ver como las chicas protagonistas han ido evolucionando al mismo tiempo que sus seguidoras (aunque alguna seamos bastante más jóvenes, jeje).

Me imagino que todas conoceréis la serie o por lo menos tendréis referencias de ella, de todas formas os explico lo básico: se trata de cuatro chicas de Nueva York, cada una con su vida y su forma de ser bien diferenciada que van contándonos sus aventuras y desventuras alrededor del sexo y del amor. Dos de ellas ya son mamás y esto es lo que me ha hecho escribir este post.

Últimamente he estado leyendo en unos cuantos blogs acerca del eterno dilema entre la mamá que se queda en casa y la que decide ir a trabajar y esto mismo nos muestran aquí con dos amigas. Por un lado tenemos a Miranda, la mujer trabajadora en un mundo de hombres por antonomasia, abogada de éxito que ha conseguido ser socia en su bufete a costa de muchas horas de trabajo y que de repente se queda embarazada sin planearlo. Por otro lado tenemos a Charlotte, mujer maternal donde las haya que lleva buscando su príncipe azul toda la vida, que busca un embarazo a toda costa y que sólo lo consigue cuando decide adoptar una niña (así que ahora tiene dos), sobra decir que decide dejar de lado su carrera profesional para dedicarse a su familia (de hecho lo hace nada más casarse).

En esta segunda entrega las cuatro chicas deciden hacer un viaje de lujo, y entre todos los líos las dos mamás consiguen tener una conversación a solas reflejando así la eterna dicotomía… Nos encontramos así con un diálogo muy similar a lo que comentaba que he leído en muchos blogs. Miranda se siente una madre horrible porque aunque quiere a su hijo más que a nada en el mundo también quiere otras cosas y tiene otras aspiraciones, no puede pasar todo el tiempo con él y siente que se está perdiendo cosas. Por otro lado Charlotte no se siente mucho mejor, por supuesto quiere a sus niñas con locura pero a veces no puede más, la pequeña no para de llorar ni un segundo y ella hay veces que desea estar sola, aunque se pasa el viaje llamando a casa (con esto me siento totalmente identificada, la primera vez que estuve tres horas fuera de casa sin la bruja llamé tres veces a su papá para ver cómo iba todo) reconoce que tras dos días “a solas” ha vuelto a ser la mujer que era.

¿A dónde quiero llegar? A que SER MAMÁ NO ES FÁCIL, esta es la frase con la que una consigue que la otra suelte sus sentimientos, y es lo que veo cada día a mi alrededor, hagamos lo que hagamos no es sencillo y no hay dos bandos, es difícil para todas, y aunque la situación relatada es ficción si dos mujeres tan diferentes pueden ser amigas ¿por qué tenemos que estar comparándonos y juzgándonos las unas a las otras?

He querido compartirlo con vosotras porque me ha gustado que en una película comercial que presenta a cuatro mujeres cosmopolitas, modernas, profesionales,… se haya reflejado esta realidad en la que estamos inmersas la mayoría. Por supuesto si tenéis la oportunidad de verla os divertiréis un rato.

martes, 10 de agosto de 2010

Pesadillas


Hace días que no duermo, “normal, con un bebé…” dirán algunos. Pues no, mi bruja duerme como un angelito toda la noche.

Durante el embarazo aunque por el día me iba quedando dormida por todos lados, llegaba la noche y nada no dejaba de dar vuelta a lo que iba a llegar, a si todo estaría bien y así me pasaba media noche. Cuando la bruja nació cada media hora tenía que comprobar si “respiraba”, cuando esa obsesión se me pasó iba quedando menos para empezar a trabajar y otra vez me pasaba media noche dando vueltas en la cabeza a cómo lo iba a hacer, a ver cuanto trabajo iba a tener y demás, así que durante el día estaba destrozada hasta que decidí cogerme una excedencia y ese problema de momento desapareció.

Ahora el problema es otro, tengo pesadillas, sueño que mi bruja se me pierde, que está en la cuna y de repente desaparece, que estamos en la playa y una ola se la lleva (vamos, siempre lo mismo pero en diferentes versiones), así que me despierto sofocada y empiezo a buscarla por la cama, del follón que monto despierto también a su papá que no entiende lo que pasa porque la bruja está como una ceporra en su cuna.

Esto no es la primera vez que me pasa, mi hermana pequeña tiene nueve años menos que yo, cuando ella tenía 1 ó 2 años tenía constantemente estos sueños pero con ella, con la diferencia de que en aquel momento era una niña de diez años asustada y ahora una mujer adulta, una madre angustiada.

Espero que esto no dure mucho, pero me da la sensación de que el miedo a que le pase algo va a ser para toda la vida.
P.D: esto o tiene nada que ver con este post, pero como últimamente he leido varios acerca de los nombres que ponemos a nuestros hijos, puede interesar esta noticia: http://www.20minutos.es/noticia/786252/0/nombre/hijo/barca/

jueves, 5 de agosto de 2010

La Cenicienta Que No Queria Comer Perdices

Ayer en el blog de bebesymas, apareció una entrada sobre unos tacones (de mentira) diseñados para bebes que a casi nadie nos dejaron indiferentes.

Pensando en ellos me preguntaba qué es lo que estamos enseñando a nuestros hijos (en este caso hijas) y dando vueltas a la cabeza me acorde de este cuento que da la vuelta a los cuentos clásicos y he querido compartirlo con todas vosotras.

Espero que os guste.

martes, 3 de agosto de 2010

Entrevista digital a Carlos González

En la edición digital de el periódico El País de hoy se puede leer una entrevista al pediatra Carlos González, no es un entrevista al uso sino que contesta a preguntas de madres y padres, el enlace es el siguiente:




Como sé que alguna mamá bloguera estaba interesada en el libro "Entre tu pediatra y tú" en la entrevista se puede hacer una idea de lo que va a encontrar en el libro, eso sí en el libro las respuestas son más extensas, de hecho he leído que para la entrevista había recibido unas 600 preguntas aunque al final sólo ha podido contestar 30.


Espero que os guste.

lunes, 2 de agosto de 2010

Primer día de playa


El sábado por después de darle muchas vueltas y a pesar de que había alerta por las medusas portuguesas decidimos por fin acercarnos a la playa. Nunca hubiera imaginado que una actividad que siempre me había encantado me diera miedo por el hecho de realizarla con la bruja.

Y cuando digo miedo no me refiero al miedo que se puede tener a un accidente, a la oscuridad o a las arañas, sino ese miedo a algo desconocido, a llegar hasta allí y en diez minutos estar deseando volver a casa porque la bruja no para de llorar o porque no te deja estar sentada ni para comer, pero afortunadamente creo que volveremos.

Aunque sin querer, acabamos en una playa que es una verdadera gozada para ir con niños:


l Muy pequeñita donde un niño que ya sepa andar no se puede despistar

l Llena de familias, lo cual tiene varias ventajas, los niños encuentran “amiguitos” con los que jugar o luchar por la supervivencia de sus cubos, palas, etc. como en cualquier parque y por otro lado cuando a tus tiernas criaturitas les da por montar un berrinche como si estuvieran poseídos no tienes a la típica parejita (sin hijos por supuesto) mirándote con cara de “si fueran mis hijos…”

l Resguardada, es decir no a mar abierto, con lo cual no había apenas olas ni corriente, de tal forma que veías a todos los niños jugando tranquilamente en la orilla

l También limpia, lo que agradeceremos yendo con niños y sin ellos también.

Así el sábado estrenamos el “babykini”, el bañador más repetido de la playa y nos mojamos un poquito (poco porque el agua estaba helada), dimos un paseíto por la orilla y el problema vino cuando el sueño iba llegando… si alguien tiene el truco para que mi bruja sea capaz de echar una siestecilla en la playa por favor que me lo cuente porque fue imposible, ni sé de cuantas formas lo intenté, así que cuanto decidimos volver y la senté en el coche se quedó frita.

Y aunque en algún momento eché de menos aquellos días en que iba allí con mis amigas a pasar el día, o por qué no a dormir a la mona después de una noche de fiesta, la prueba fue superada… con un aprobado justito.

Ahora estamos ya deseando que lleguen nuestros quince días de vacaciones en septiembre y a ver qué pasa.
 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates