Ads 468x60px

martes, 4 de enero de 2011

Barreras arquitectónicas

El jueves pasado preparando la cena de Nochevieja me di cuenta de que no tenía ningún mantel en casa, ya veis 6 años viviendo aquí y todavía no tengo muchas de esas cosas, así que fui con la bruja a comprar uno. Como es una cosa que supongo que no usaré más de una vez al año fui a comprarlo a un low cost del hogar (por lo visto hay low cost de todo).

Llegamos allí y entramos, os podéis imaginar como estaba la tienda en plenas Navidades tanto de bártulos como de clientes, casualidad lo que yo quería estaba en el último pasillo, para empezar nada más entrar tuve que levantar la silla con la bruja dentro porque habían dejado un palé en medio, para atravesar el resto de los pasillos tuve que lidiar con múltiples cajas en medio, se me engancharon varios paraguas, unos plásticos se enredaron entre las ruedas, vamos que parecía Pepe Viyuela. Todo esto me cabreó pero nada en comparación con las miradas del resto de los clientes que me se me clavaban como diciendo "Qué coño hace esta tía entrando aquí con una silla", me sentía fatal como si fuera yo la que estaba haciendo algo incorrecto cuando es la tienda la que tiene obligación de adaptar su espacio a los usuarios con sillas de ruedas, no??

Siempre he tenido claro que no me metería con ella en ciertas circunstancias como en un mercado medieval, en la zona de tapeo en día grande de las fiestas,... pero en la vida día a día por qué tenemos estas trabas?? seguro que os pasado un montón de veces, hay lugares en los que no somos bienvenidas...

11 comentarios:

  1. la semana pasada en una estetica vi el letrero SIN NIÑOS, es feo pero pasa.

    Pero animo siempre hay lugares especiales donde atienden super bien a las mamas.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que hay sitios así, qué le vamos a hacer, pero creo que no tienen la obligación de adecuar los pasillos para que pasemos con el carro. En fin si quieres entras y si no, no. Es una pena, pero es así. A mi no me gustan los sitios donde no somos bienvenidas e intento evitarlos

    ResponderEliminar
  3. Hay muchos sitios así, al menos en Madrid, es una constante... Yo procuro evitarlos pero si tengo que entrar entro, y si tengo que atropellar veinte cajas al girar en una curva, pues las atropello y las mando al carajo. Las caras de "que hace esta pedorra aquí con esa silla" en ese caso, normalmente me resbalan mucho, pienso en el día en que esta gente tenga problemas de movilidad, a ver qué opinan entonces.

    Yo todavía no he visto una tienda con cartel de "sin niños", pero si un día lo veo, seguro que saco una foto. Sí que he visto, por cierto, carteles de "no carros de niños" que, en la práctica, viene a ser lo mismo, no?.

    Este mundo no está hecho para los niños.

    ResponderEliminar
  4. Me he puesto al dia en tu blog :
    El regalo a tu marido es super original seguro que le encanta ( ;
    Uy chica ya lo he puetso en mi blog con lo del señor del super jaja no. no somos bienvenidas jajaja
    besitos guapa! ( ;

    ResponderEliminar
  5. Barreas arquitectonicas y de todo tipo, ojala y las fisicas fueran las unicas, al menos las fisicas las ves y puedes decir quita esta mierdaaaa!!!

    Pero en algunos sitios ponen un musica altisima, recargan el sitio de cosas que lo hace asfixiante, olores tan fuertes como inciensos y esas cosas que para personas con desintegracion sensorial son unos letreros que dicen LARGATE DE AQUI, algunos sitios prohiben los coches de niños que tal?

    ResponderEliminar
  6. O la gente que se pone en la zona reservada del autobus y cuando tu entras no te deja sitio y te tienes que quedar en el medio. O cuando los coches aparcan encima de la acera. O como cuando hacen una rampa y al final hay una escalera. O como en el Seraton que tienes ascensor para no subir escaleras pero va con llave y tienes que ir dentro a pedirla... Y muchos etc. más. La verdad que estoy muy puesta en ese tema y es desesperante pero... a poca gente parece importarle. La verdad que muy pocas veces he visto gente de compras con carros de bebé, porque será...
    Saludosss

    ResponderEliminar
  7. a mí me da mucha rabia esas cosas... tienen poca consideración, ya no en las mamás, que como tú has dicho, en un plis haces maniobra o coges la silla y listo, pero un minusválido...?

    ResponderEliminar
  8. No te das cuenta hasta que tienes que ir con silla o carrito. A mí ya se me había olvidado pero he vuelto a recordarlo ya que lo sufro desde hace dos meses!

    ResponderEliminar
  9. yo siempre he tendio problemas con la silla, hasta que tuve mi segunda hija y me regalaron la Maclaren pues he tenido un almatroste de silla que no cogía por las puertas y abría que abrir las dos, en el maletero del coche había que sacarle las ruedas para que cogiera...un rollo, muy buena silla pero muy incómoda para el día a día, cosa de los abuelos primerizos que quieron lo mejor pero no lo más practico...:D

    ResponderEliminar
  10. Nosotros apenas usamos el carro (porque la gordi no le gusta nada) pero cuando salimos con él nos damos cuenta las dificultades de las personas que van en sillas de ruedas. Las bajadas de las aceras están fatal hechas, los pasos de peatones, en fin un montón de cosas... Lo de que la gente os miraba mal, tu sabes que hoy en día a la gente le molesta todo, creo que somos menos tolerantes que nunca. Un besazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
  11. incluso en el metro de madrid, siguen habiendo estaciones no adaptadas para personas con uso de sillas

    vamos Qe en vez d ir para adelante vamos apra atras :/

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates