Ads 468x60px

miércoles, 13 de abril de 2011

Cuando alguien llora...

Llevo unos días fuera de línea, me meto en demasiadas cosas y no hay tiempo para todo, por eso apenas he pasado por aquí ni he leído vuestras historias, pero hay algo que me ocurrió la semana pasada que quiero dejar escrito antes de que se me vaya diluyendo.

El domingo pasado, cuando volvimos de nuestro fin de semana fuera, mientras deshacía las maletas tuve un momento de bajón, de esos que aparecen de repente sin saber muy bien porqué. Yo creo que en aquel momento se me juntaron varias cosas.

Una, hacía mucho calor y yo deshacía el equipaje lo que me trajo a la mente aquellos momentos en que yo todavía era una cría y volvía de las vacaciones con mis padres a finales de julio, me dio una especie de morriña de los viejos tiempos y al mismo tiempo fui consciente de lo rápido que ha pasado todo. Hay días cuando recuerdo ciertas cosas que no me reconozco en quien soy ahora, como si aquella chica que vivía con sus padres y todavía iba al colegio estuviera soñando que es adulta y ha formado una familia.

A esto se sumó que el día anterior había sido mi cumpleaños, no penséis que me agobia cumplir años ni mucho menos, tengo 32 años soy joven y me siento muy joven, anda que no tengo guerra que dar todavía!! pero esta circunstancia trae consigo algo lógico: si yo voy haciéndome más mayor los que están a mi alrededor también, y esto lo llevo un poco peor, sobre todo en algunos momentos.

Y dos, después de haber estado casi tres días los tres juntos todo el tiempo al día siguiente la bruja y yo íbamos a volver a estar casi todo el día solas, como una mini-depresión postvacacional pero sin empleo ni vacaciones. En algunos momentos esto se me hace cuesta arriba...

Así que juntándose todo en mi cabeza llegó un momento que me saltaron las lágrimas sin poder evitarlo, me senté en el sofá y de repente la bruja me miró, se puso a gatear a toda velocidad hasta llegar a mí, se levantó y me dio un beso!!! Papá y yo nos miramos alucinados. Vino a darme un beso porque me vio llorar, porque me vio triste. Podéis imaginaros que todo lo que llevaba un rato rondándome por la cabeza inmediatamente desapareció.

Muchos días le digo "bruja dame un besito, un besito a mamá" y rara vez lo hace, conste que sus besos son chupetones que besos besos todavía no sabe, alguna vez está inspirada y lo hace riéndose pero no es muy habitual, y al resto de la familia no lo hace nunca.

Lo que vi claro en esos momentos fue un ejemplo de como los niños aprenden de lo que ven, si cada vez que ella llora por lo que sea nosotros vamos con ella, la cogemos y la besamos ella aprenderá que eso es lo que se hace en esos momentos, y así ha sido. Estoy tan contenta!!

26 comentarios:

  1. Maravilloso, tu niña demuestra una gran empatía!! Eso quiere decir que estás haciendo las cosas muy bien ;)

    ResponderEliminar
  2. Que lindo :) q feliz cuando recibiste su besito...

    ResponderEliminar
  3. Que bonito mamadeunabruja, ese acto refleja como tiene interiorizado tu peque como consolar a alguien que quieres cuando esta triste... Que bonito. Amor mucho animo, la vuelta después de pasarlo tan bien es dura y una se viene un poco abajo, permitetelo porque no pasa nada... Muchos besitos

    ResponderEliminar
  4. A mi me pasó algo parecido con mi hermano. Yo tenía unos 14/15 años, estaba llorando en el sofá de casa y se acercó a mi, me abrazó e intentó secarme las lágrimas. Me dió un beso y me puse a reír de felicidad (él tenía 1 añito y medio y me pareció tan tiernooo).

    ResponderEliminar
  5. Es una linda experiencia... entiendo las razones que te abrumaban en ese momento, porque con frecuencia me pasa igual... no es fácil, cuando uno viene de una familia divina, en la cual lo han criado con amor y respeto, aceptar que ya nos tenemos que ir a formar nuestra vida también! eso me llena de nostalgia, hasta el punto que ahora casada y con un hijo, me paso largos ratos en la casa de mis padres... además porque mi esposo trabaja bastante lejos, por lo que pasamos muchisimo tiempo solos mi peque y yo, lo que me lleva a compartir también el sentimiento de tristeza cuando se acaban los pocos dias que compartimos juntos... pero es tan grande la conexión que tenemos con nuestros hijos, que ellos perciben de inmediato nuestro estado de ánimo y corren como un salvavidas, a sacarnos de la tristeza... a hacer lo mismo que nosotros hemos hecho cuando, en contra de la sociedad, los alzamos en brazos y los consolamos cada vez que lloran.

    ResponderEliminar
  6. Es precioso, los niños tienen una sensibilidad especial :)

    http://avecesmujersiempremama.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Imagínate que fuera al revés. Que tu bebé estuviera acostumbrada a que ignoraras su llanto y que la humillaras por llorar sin motivo. ¿Cómo habría reaccionado al verte llorar a ti? Dudo que hubiera corrido a darte un beso en ese caso.
    Definitivamente, los niños son como esponjas y su comportamiento refleja la crianza que están recibiendo.
    Muy bonito este post. La espera ha valido la pena.

    ResponderEliminar
  8. Qué ricura! En esos momentos se pasa el bajón y todo se olvida, qué empatía demuestra siendo tan pequeña.

    ResponderEliminar
  9. Que bella!
    Patty

    www.olivesandpickles.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Qué bonitoooo!

    Yo los domingos por la tarde suelo tener más bajón que cuando trabajaba fuera de casa. Me pone muy triste pensar en la de horas que vamos a pasar solos hasta el viernes por la tarde y el día a día es duro y cansado, más que cuando trabajaba fuera. Así que te entiendo perfectamente.

    ResponderEliminar
  11. Que bonito! que ricura de niña!
    (te mandé un mail para el desahogo)

    ResponderEliminar
  12. Que brujita más cuchi la que tienes!! Mi peque no le gusta verme llorar tampoco. Gracias a Dios que ya tenemos quien nos quite esas depres así...de sopetón!!!

    ResponderEliminar
  13. Qué preciosa! Seguro que se te pasaron todos los males aunque es normal a veces tener esos momentos de bajón. Entiendo perfectamente todo lo que has descrito pero quédate con la parte positiva, el beso de tu brujita :)

    ResponderEliminar
  14. Los momentos de bajón son normales, si lo sabré yo! Pero si tienes una brujilla que te mima en el momento justo que lo necesitas, sin duda, todo se sobrelleva mejor.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  15. Qué bonito post nena!! Y quá maravillosa hija estás criando.

    ResponderEliminar
  16. Pero que cosita mas dulce!!! ^^ te entiendo muy bien lo de los bajones, a mi me pasa tambien, no se si son las hormonas maternales o que, pero a veces me pongo a llorar por un cumulo de "tonterias".
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Yo tambien ultimamente tengo moriña de los viejos tiempos..

    ResponderEliminar
  18. K bonitooo, ya sabes a levantar el ánimo para k te vea bien, ell@s lo notan todo, aunk k te voy a decir de bajones... tantas veces inevitables.

    K guay mi bruji favo, la primer :D

    ResponderEliminar
  19. Que bonito!!! que empatia tiene tu niña!!!!

    ResponderEliminar
  20. Esos momentos son muy traicioneros. Te cogen sin avisar y que jodidillos son.
    Yo prefiero pensar lo menos posible en ello, sobre todo cuando miro a mi madre y aun está joven y hecha una jabata pero uf! me da un pellizco en el corazón verles hacerse mayores. snif snif

    Al final, va a ser mejor no irse de vacaciones!

    Que rica la brujilla, para comersela!

    ResponderEliminar
  21. Qué bonito!!!

    Y tú mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  22. estos niños son esponjas, por muy pequeños que sean!

    ResponderEliminar
  23. es realmente bonito tener un beso o un abrazo de tus hijos cuando te sientes triste... este verano murió mi padre y aun no lo llevo muy bien... intento que ellos no me vean llorar, pero en alguna fecha señalada se me ha escapado el llanto en la mesa... pues ellos me abrazan, me miran con ternura, no preguntan NADA, y a veces, lloran conmigo. Termino consolando yo, por lo que la pena se me pasa rápida... espero te sientas mejor, aunque llorar no es malo. Libera tensiones, igual que la risa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. ¡Qué bonito! Esos momentos son tan especiales que sientes que todo merece la pena sólo por ese instante!
    Besos

    ResponderEliminar
  25. ¡Que rica, pa´comérsela!
    Me encanta tu blog y me siento muy identificada con algunas cosas, a mí estas fechas me recuerdan cuando iba con mis padres de vacaciones, me veo de niña y no me creo que me haya convertido en madre de una bebé, también lo que hablabas en otra entrada sobre viajar con o sin niños, antes de estar embarazada, lo veía normal, ahora no quiero ni imaginar separarme un segundo de la pekeña Vega!
    Un saludoooo

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates