Ads 468x60px

jueves, 2 de junio de 2011

Relación madre-hijo

Ayer por la noche no sé muy bien porqué me acordé de una mujer con la que trabajé hace bastante tiempo, era una mujer mayor a la que varias auxiliares atendíamos en su casa porque no podía valerse por si misma, la recuerdo porque era una de las personas más insoportables que he conocido nunca. 

Recuerdo que vivía sola, su única compañía era la auxiliar que en ese momento estuviera con ella, nunca salía a la calle y la única visita que recibía era a sus dos hijos los domingos. Era una visita podíamos decir que vergonzosa, a las doce llegaban los dos, iban los tres a un salón que sólo se usaba en ese momento, uno de ellos que había llevado el periódico se sentaba en la mesa a leerlo, el otro ponía la tele, de vez en cuando entre ellos se decían algo y pasaban así el rato hasta la una que era cuando se iban, y así hasta el siguiente domingo que se repetía la escena.

Yo en aquel momento que sólo era hija ya flipaba con el tema. Yo he sido la primera que he tenido muchas broncas con mi madre que como toda buena madre que se precie es capaz de sacarme de mis casillas, pero siempre que la he necesitado ha estado ahí aunque no tuviera la respuesta, acompañándome, consolándome y sobre todo nunca juzgándome. Por mucho que lo pienso no sé qué podría pasar, qué tendría que hacerme para que yo la abandonara de esa manera.

Ahora estos recuerdos vuelven a mí, pero ahora ya no soy sólo hija sino que también soy madre y me duele aún más. Yo que me estoy dedicando en cuerpo y alma a mi pequeña, que la quiero como nunca he creído que se podía querer a alguien aunque haya momentos en que me desquicia, aunque sé que a medida que pase el tiempo tendremos nuestros roces, a pesar de todos los pesares ese amor no puede desaparecer. ¿Qué tendría que suceder para que algún día ella pudiera abandonarme? ¿Seré capaz alguna vez de hacerle algo que le duela tanto como para que se olvide de mí, para que sea un estorbo para ella?

Le doy vueltas y me duele tanto!! Sé que con el tiempo ella irá siendo más independiente, llegará un momento en que haga su propia vida, en que probablemente forme su propia familia pero qué es lo que puede destrozar un amor tan puro e incondicional como el que hay entre una madre y un hijo?

Tal vez la clave esté en lo que les damos en sus primeros años de vida, tal vez no todos los niños hayan crecido con el amor con el que crecí yo y con el que intento que crezca mi bruja, tal vez no todas las familias sean así, tal vez haya niños a los que no se respete, a los que no se demuestre el amor cada día, y tal vez esos niños vayan a ser esos adultos que no son capaces de demostrar amor a sus padres.

Lo único que sé es que no quiero que esa sea mi vida, no quiero tener una madre a la que visitar una hora por semana ni una hija a la que suponga un esfuerzo venir a verme...

14 comentarios:

  1. Que duro debe de ser, criar a unos niños con todo el cariño del mundo y cuando eres mayor que te pase eso...

    ResponderEliminar
  2. Espero que tengas razón y que esas cosas sólo les pasen a quienes no crian con amor a sus hijos. A mí también me asalta ese miedo de vez en cuando, ¿tendrá ganas de venir a verme cuando tenga 30, 40 años? ¿Necesitará hablar conmigo, aunque sea por teléfono? No sé, yo quiero mucho a mi madre y tengo buena relación con ella, pero los hijos somos tan egoístas la mayoría de las veces...
    Me gustaría que mi hijo fuera más generoso y más cariñoso de lo que lo he sido yo. Si no, al menos guardaré para siempre los recuerdos de estos primeros años en los que tanto me necesita todavía.

    ResponderEliminar
  3. Seria tristísimo que en el día de mañana yo sea un peso par Elián.
    Pero también creo como dice la frase “cosecharas tu siembra”. No se como es la historia de esa mujer, pero no creo que los hijos fueran así con ella porque si. Habría que conocer su historia.
    Mucho se repite de generación en generación.

    ResponderEliminar
  4. Es una situación muy triste la verdad, espero que nuestra realiza sea diferente cuando nuestros padres o nosotros mismos lleguemos a esas edades... Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Que triste por dios!!!....sí que es una pena, porque las madres nos volcamos en cuerpo y alma....esperemos que nunca tengamos que experimentar ese sentimiento de soledad tan desagradable!!

    ResponderEliminar
  6. es la primera vez que escribo aki hace cuatro dias que te leo y me siento muy identificada con todo lo que pones pues tengo una situacion parecida a la tuya y me pasan por la cabeza las mismas cosas que a ti...yo no soy una persona cariñosa y mis padres tampoco aun así los quiero mucho y los tengo a mi lado cuando me hacen falta,a mi bebe le intento dar todos los días todas las carantoñas que puedo pues veo que lo que a mi me faltó a él no le debe faltar. me parece horrible lo de esa señora, espero que mi nene ( y los que estén por venir) no me hagan eso, con todo el amor que sentimos por ellos sería llegar a ser mayor con un pequeño fracaso a nuestras espaldas, no se,o al menos eso creo yo...besitos¡

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que esto si que tiene mucho que ver con el amor que les damos estos primeros años. Lo creo y quiero creerlo, porque me parte el alma pensar que pudiera ser de otra manera y que en algún momento David pudiera rechazarme o tratarme de esa manera.

    ResponderEliminar
  8. Que triste...esperemos que ese amor que les damos hoy sea como una semillita que en el futuro florecerá y nos dará dulces frutos!

    ResponderEliminar
  9. Por supuesto que hay hijos "desagradecidos", no digo que no, pero principalmente creo que se debe a cómo han sido criados, si se les ha tratado con respeto y con amor.
    Yo tenía dos abuelas, una era La Abuela, una persona realmente escepcional, q nos adoraba a todos y a mí especialmente, cosa que era recíproca. Y una abuela bruja con la que había que ir a comer los domingos, de la que jamás recuerdo un abrazo, ni un beso, ni un regalo, ni una caricia, ni nada. Solo el no te muevas, no hagas ruido,no hables... Imagino la infancia que debió de haber tenido mi padre (tampoco ví llorar a esta abuela cuando murió mi padre q era su hijo)
    De todas formas las dos, estuvieron acompañadas en su vejez y murieron rodeadas de sus seres queridos (aunque de la otra me pregunto si realmente quiso a alguien alguna vez)

    ResponderEliminar
  10. Casi me echo a llorar. Da una pena enorme cómo la gente abandona a sus "seres queridos"

    ResponderEliminar
  11. NO me imagino esa situación con mi madre.
    Para mí es la persona más importante de mi vida, después de Boliche, por encima incluso de mi pareja y a día de hoy todavía valoro más todo lo que ha hecho por nosotros, ahora que soy madre.

    Pero también te puedo decir, que las relaciones madres/padres-hijos son tan diferentes todas... y a veces tan complicadas!

    Conozco un caso en el que la madre se ha portado tan mal con los hijos que ahora está totalmente sola.
    Los hijos tienen bastante con vivir con sus traumas a la espalda para toda la vida.

    Esta relación tiene que ser como una calle de doble sentido. Todos tienen que aportar.

    ResponderEliminar
  12. No quiero ni pensar que me pasase algo así. Yo creo que influye mucho cómo les hayamos tratado y el amor que les hayamos transmitido.

    ResponderEliminar
  13. Yo conozco de una abuela que es una autentica bruja con sus hijos, y no la van a ver y no la quieren, y ella se lo ha buscado. Quien no siembra, no recoje.

    ResponderEliminar
  14. No sé... Todos pensamos que es porque quizás esas madres no hayan críado con amor a sus hijos, pero no estoy tan segura de que eso siempre sea así... Quizás no siempre sepamos apreciar lo que nuestras madres han hecho por nosotros. De hecho, yo creo que no he comprendido plenamente todo lo que me quiere mi madre y todo lo que ha hecho por mí hasta que no he tenido hijos.

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates