Ads 468x60px

miércoles, 20 de julio de 2011

Cómo supe que estabas en camino

No sé si lo he contado alguna vez pero nosotros nunca nos sentamos a hablar de que queríamos ser padres, hace tiempo que yo tenía claro que papá quería porque muchas veces me hablaba del futuro y en ese futuro había niños de por medio, para mí nunca era el momento perfecto, o eran problemas de trabajo, o primero hay que pagar tal o cual cosa, o cualquier escusa que hacía que nunca fuera el momento, ahora soy consciente de que en realidad nunca es el momento o cualquier momento es bueno.

A finales de 2008 papá nos pegó un susto, de pronto empezaron a sucederle cosas raras: se le dormían las extremidades, se levantaba cansado de la cama y se encontraba más descansado a lo largo del día, tenía dolores de cabeza muy fuertes, tenía hipersensibilidad en la piel, le molestaba hasta la camisa,... yo al principio no le hice mucho caso porque es un poco hipocondriaco (ya os contaré la que me había liado un año antes por culpa de comentarios que le hacían sobre su "delgadez") pero viendo que la cosa no iba a menos sino todo lo contrario empezamos de médicos, bueno concretamente con visitas a la neuróloga (era el único paciente con menos de 70 años que había siempre en la sala de espera) y muchísimas pruebas: análisis, punciones lumbares (espero que no pero si os toca haceros una preparar una buena cantidad de Red Bull, es lo mejor para los efectos secundarios que provoca), resonancias magnéticas, TACs,... de todo, de hecho desde entonces no puedo ver House si él está en casa. Por fin descartaron lo peor, no era un tumor, ni una enfermedad degenerativa, ni esclerosis múltiple, ni un virus, pero tampoco hemos llegado a saber a ciencia cierta lo que fue, la neuróloga lo achaca a una caída que tuvo hace muchos años con la bici, por lo visto el golpe en la cabeza hace que de vez en cuando alguna conexión no funcione bien y en su cerebro algunas sensaciones se confundan.

Afortunadamente la cosa ha ido a menos, seguimos yendo a la consulta de la neuróloga cada seis meses para revisar que el tema está estable. Pero aunque yo nunca se lo dije lo pasé mal, era algo desconocido y en algunos momentos me daba miedo, por otro lado yo estaba trabajando, pasaba entre idas y vueltas una media de dos horas diarias sola en la carretera y en esos momentos mi cabeza daba mil vueltas a todo (qué mala es la soledad a veces!), un día me descubrí pensando en que tal vez había llegado el momento de tener un hijo, que si seguía buscando el momento perfecto tal vez no llegaría nunca.

No lo comenté con papá, yo sabía que él quería tener un hijo y no quería sufrir la presión mes a mes de "te ha bajado la regla?", además era algo que podía tardar mucho o incluso no llegar (eso me habían contado muchas de mis pacientes), así que habría tiempo de sobra de hablar del tema. La cosa es que yo un día decidí que cuando me quitara el anillo vaginal ese mes no volvería a ponerme otro.

Soy muy desastre con las fechas, todo lo tengo que apuntar, si me acordaba de ponerme y quitarme el anillo cuando correspondía (algunos meses ni con esas) era porque lo tenía apuntado en el calendario de la cocina y en mi agenda de trabajo, como ya no me lo iba a poner más ahora iba a tener que acordarme de cuando me había venido la regla, diréis que como todas pero para mí eso siempre ha sido un gran esfuerzo, así que calculé cinco semanas (por si después de tres años de anticonceptivos el ciclo se había hecho más irregular) y me dije a mí misma "cuando te toque ir a trabajar donde Fulanita si no te ha bajado la regla tendrás que pasar por la farmacia"

Siguió todo normal, era mayo y yo tenía muchísimo trabajo, acababa todos los días cansadísima, estaba trabajando como unas 60 horas a la semana y mi cuerpo no era el mismo, había días en que apenas tenía tiempo para comer, hubo algún día que aguanté desde el desayuno a las 8h hasta la cena a las 22h con un pincho de tortilla y una coca-cola y sin embargo los pantalones me apretaban, no entendía nada, con tal estrés y desorden alimenticio yo tendría que adelgazar y no hincharme!!

Llegó el día que fui a donde Fulanita y la amiga de rojo no había venido a visitarme pero estaba tan agobiada con el trabajo que se me olvidó por completo, la semana siguiente un día mientras conducía me acordé y como siempre empecé a hacer cálculos, no recordaba si había dejado pasar 28 días o más tiempo, tenía las manos ocupadas y no podía mirar en la agenda cuando me había quitado el anillo. Empecé a agobiarme y decidí comprar al día siguiente un test de embarazo.

Claro, al día siguiente trabajaba en una ciudad a 100km de mi casa, era el lugar perfecto para comprarlo, no me fiaba de entrar a la farmacia del barrio por si acaso justo en ese momento aparecía alguna conocida, pues lo compré y en el bolso se quedó. A la mañana siguiente no quise hacerme la prueba, seguía pensando que era imposible que estuviera embarazada, tan sólo llevaba un mes sin anticonceptivos y es algo que puede tardar mucho tiempo en llegar (me repetía eso en mi cabeza una y otra vez como una letanía), además había calculado no tener relaciones sexuales los días centrales del ciclo como decía el famoso método de Ojino que una vez leí en un libro de mi madre (como veis había decidido dejar los anticonceptivos pero no estaba muy segura del todo de querer quedarme embarazada en ese momento), así que esperé un poco más.

Ese mismo día fui a trabajar un poco más tarde de lo habitual (por fin un día de poco trabajo), casualidad tenía una paciente esperando para hacer un tratamiento que estando embarazada no podía realizar porque puede producir malformaciones en el feto, como yo seguía convencida de no estarlo decidí hacerlo, no quería despachar a la paciente y que luego fuera una falsa alarma, así que la preparé y enchufé el aparato de radiofrecuencia, en cuanto lo toqué saltaron chispas, no me lo podía creer iba a tener una escusa perfecta para no realizar el tratamiento, llamé a mi jefa y me dijo que seguramente se habrían fundido los plomos, que tenía unos de recambio, así que debía cambiarlos y seguir. Ahí me veis haciendo labores de electricista!! cuando volví a encenderlo volvieron a fundirse, el problema era otro, el aparato estaba estropeado y no podía trabajar. En ese momento pensé que aquello había sido una señal divina y decidí que a la mañana siguiente orinaría en el Letitest que llevaba una semana en el bolso sí o sí.

Así que llegó el momento, no tenía ninguna escusa para retrasarlo. Las dos rayitas aparecieron clarísimas, no había ninguna duda, el resultado era positivo. Estaba papá desayunando ajeno a todas mis comeduras de cabeza de los días anteriores, le dejé el test en la mesa y me fui al dormitorio donde me puse a llorar, no lloraba ni de tristeza ni de alegría sino de nervios. Papá vino flipando, me dio un beso y me dijo que no llorara, no pudo decir más... además tenía que irse, llegaba tarde.

Pero no os creáis que estaba todo claro en mi cabeza, aún así decidí comprar otro (en otra ciudad por supuesto), los test tienen una efectividad del 99%, yo podía ser el 1% restante, papá me decía que si me había vuelta majara, que era que sí y ya está, pero seguía pareciéndome imposible haberme quedado embarazada quince días después de haber dejado de evitarlo, además yo no tenía ningún tipo de síntoma!! Lógicamente la segunda prueba volvió a dar un positivo como una casa, aunque esta vez lo hice sabiendo lo que iba a suceder...

A pesar de todo esto que he contado, una vez que asimilé que era verdad que estaba embarazada fui muy feliz, sabía que una alubita crecía en mi interior y yo sonreía. En ese momento además supe cuando me había quedado embarazada, una mañana cuando me levanté me sentí rara, sentí mi cuerpo diferente pero no sabía porqué, luego lo supe, aquella noche habías aparecido en nuestras vidas!!!

Luego llegaron las vísitas médicas, la hora de anunciar tu próxima llegada a nuestra gente,... pero eso es otro capítulo de tu historia.

25 comentarios:

  1. Me alegro de que lo que le pasa al papa de tu brujilla no sea nada! como me gusto la historia! me parecio muy emocionante!

    un biico :)

    ResponderEliminar
  2. Una semana en tu bolso!!!!
    Linda historia, una noticia hermosa que paraliza por instantes vidas agitadas.
    Yo también sentí como a los tres días que estaba embarazada y papá se reía, no me creía.
    A la espera del capítulo II.
    Saludos!.

    ResponderEliminar
  3. Ayy que llantina tengo!! que momento mas bonitos los de los positivos, aunque lloremos (si yo también) es un momento precioso y muy especial.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. ¡Que susto lo de tu marido!, menos mal que no fue nada grave.
    Pero fuiste muy rápida para embarazarte, ¡casi de inmediato! (yo tuve que esperar dos largos años...). Y luego, tan recargada de trabajo..., que el test en el bolso... ¡¡¡Por eso era la hinchazón!!!.
    ¿Cierto que ver el resultado positivo te hace sentir mil sensaciones?.
    Que lindo post, yo también lloré junto a mi marido, es inevitable...
    ¡UN abrazo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué bonito acordarnos de estas cosas!!

    ResponderEliminar
  6. Oye que historia tan bonita!! Y curiosa.

    ResponderEliminar
  7. Nena, 1 semana!!! Como pudiste??? jajaja
    Que bonito! Me ha emocionado mucho tu historia

    Silvia de "Ser madre: Toda una aventura"

    ResponderEliminar
  8. Cómo pudiste aguantar tanto??? Vaya susto lo de tu pareja, no? Lo debiste pasar fatal, me alegro de que no fuese nada.

    ResponderEliminar
  9. Primero: Me alegro que no fuera nada lo del papá de la bruja
    Segundo: ¿¿¿cómo pudiste aguantar una semana con el test en el bolso??

    ResponderEliminar
  10. que suerte tuviste con que se fundieran los plomos y el chisme ese no funcionase.

    ResponderEliminar
  11. Joer tía, me quedo alucinada, una semana en el bolso???

    Menos mal que se estropeó el aparato que si no... mejor no pensarlo.

    ResponderEliminar
  12. qué bonito!! la verdad es que yo no he olvidad ninguna de las 2 veces en qe me quedé embarazada. es algo que se graba dentro de ti de por vida!

    ResponderEliminar
  13. Qué lindo cariño. Me he gustado mucho tu entrada, espero las siguientes.

    ResponderEliminar
  14. que historia mas bonita! yo estoy pensando en ir por el segundo pero estoy como tu en tu historia que si que no..

    ResponderEliminar
  15. guao!!!!!!!!! emociionante!!!!!
    da alegria........ yo no llore, yo solo me asuste ;/
    pero es prezioso :D

    ResponderEliminar
  16. Qué bonito. Es una historia muy curiosa, por la rapidez con la que te quedaste, por lo inesperado del asunto, por las trabas que existían para hacerte la prueba... Visto ahora, una vez pasado el tiempo y con tu hija ya en este mundo, pues me parece una historia preciosa. Creo que a tu hija le gustará mucho.

    ResponderEliminar
  17. Tu historia me ha recordado a la mía.....yo también me quedé "a la primera" y tampoco estaba segura...nunca encontraba el momento!!
    Me alegro que lo del papadeunabruja no haya sido nada grave!!

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Me alegro de que os haya gustado nuestra historia y os hay traído recuerdos...

    Afortunadamente papá está mejor pero lo que fuera que había sigue estando y puede volver a dar guerra en cualquier momento :( pero muchas veces pienso que si no hubiera sido por ese susto que hizo que me diera cuenta de que puede suceder cualquier cosa en cualquier momento tal vez no hubiera encontrado un hueco para plantearme que quería ser mamá...

    La verdad es que ahora yo también pienso cómo pude tener el test una semana en el bolso y fue por miedo, por miedo al positivo, a tener que replantearme la vida, está claro que cuando haya una próxima vez será muy diferente.

    Y lo del aparato mejor no pensarlo...

    ResponderEliminar
  19. Hola! Te contesto aquí a tu post del día 13 porque al estar muy atrás igual no lo lees y no he podido hacerlo antes...

    Todo verdadero!!

    De echo mi pequeña Malena es fruto de una gastroenteritis mientras tomaba anticonceptivos, toma ya!

    Besitos!!

    ResponderEliminar
  20. que historia mas bonita! me hizo mucha gracias lo de tu marido y ser hipocondriaco... mi marido es igual jaja... hace poco tuvimos que hacer algo parecido con el, vaya historias. Mi primero tambien fue inesperado..pero ahora es mi mayor alegria! no le cambiaria por nada en el mundo :)

    ResponderEliminar
  21. Que linda la historia y como la relatas :)

    ResponderEliminar
  22. que lindo... uno a veces piensa que se va a demorar mucho despues de tantos años con anticonceptivos, pero a mi me paso igual y con los dos, fue altiro, jejeje y varias amigas tambien les sucedio, a veces creo que es un mito eso que una se demora, jejej

    un beso

    ResponderEliminar
  23. Bueno, vale, creo que al final hemos encontrado a alguien igual de despistado que nosotros jajaja

    Bonito relato

    ResponderEliminar
  24. Hola,
    Acabo de ser mama y tambien estoy empezando a ser blogera.
    Me ha gustado mucho tu post porque mi situacion fue exactamente igual. El año pasado mi marido tuvo una enfermedad en el intestino q le hizo estar ingresado 3 veces y finalmente le operaron en octubre. Pense igual q tu que ya estaba bien de pensar si era o no el momento, q nunca se sabe q puede pasar y quizas sea tarde. Asi q cuando aun estaba en el hospital 2 dias despues de su operacion deje la pildora y en diciembre estaba embarazada. Y aun a dia de hoy ya con mi nena me sigue pareciendo q aun no me lo creo. Pero soy muy feliz por supuesto.

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates