Ads 468x60px

viernes, 15 de julio de 2011

Pensando en la adaptación

El viernes pasado me levanté prontito porque tenía que hacer unos recados aprovechando que estaba papá en casa, la bruja seguía en su cuna y eso me daba mal espina... estaba en el baño cuando de repente oigo que se despierta y se pone de pie en la cama, papá la coge y la mete en la cama con él, entonces empieza el berrinche. Voy a la habitación y me tumbo con ellos (en esos momentos ya sabía que no me iba a ir tan pronto como tenía planeado), empieza a tirarme del camisón, vale, ya lo entiendo, quieres teta, pues toma, se calma al pecho y cuando se suelta sigue en la cama tranquila, entonces pienso en levantarme a desayunar, no he terminado de levantarme cuando ya está gritando como una posesa... pero tengo que irme. 

Desayuno con ella en brazos porque ha venido hasta la cocina y se me ha tirado encima, papá ya se ha levantado e intenta cogerla, peor el remedio que la enfermedad. Decido que me tengo que vestir ya y la llevo conmigo al dormitorio, mientras estoy con ella sentada en la cama todo bien, en cuanto me levanto a coger los zapatos más gritos, más lagrimones. Lo siento, en otras circunstancias te llevaría conmigo pero no vamos a estar las dos haciendo cola en el ayuntamiento toda la mañana cuando está papá en casa... Me persigue hasta la puerta y consigo salir porque papá la coge en brazos, aún así mientras espero al ascensor la oigo llorar como si la estuvieran torturando. Me siento fatal. Luego papá me cuenta que ha estado veinte minutos sentada en la puerta llorando a todo llorar y que no ha querido ir con él a ningún sitio, que ha tenido que dejarla un rato así para que se desahogara.

Por la calle me sentía fatal, me sentía la peor madre del mundo, sentía que la había abandonado, el recuerdo de sus lágrimas mientras cerraba la puerta para que no pudiera seguirme me estaba machacando, y lo peor de todo es que todo esto me pasaba por la cabeza mientras iba a la guardería a recoger unos papeles y no podía quitarme de la cabeza que si eso había sucedido cuando la dejaba con su padre qué iba a pasar el 1 de septiembre cuando la deje en un lugar desconocido con gente nueva para ella.

Cuando vuelvo a casa el tema ya está más que calmado pero abro una carta de la guarde que acaba de llegar al buzón, nos mandan el calendario escolar, el listado de cosas que tenemos que llevar en agosto para cuando empiece el curso y un escrito sobre la adaptación.

Tendremos dos días de adaptación en que los niños irán sólo un par de horas. En el escrito nos dicen que todos los niños pasan por un período de adaptación que puede ser más o menos largo pero que no suelen llevar muy bien, que lo pueden exteriorizar de dos formas: unos niños entran en una especie de depresión en que se aislan y no quieren saber nada de nadie y otros al contrario intentan luchar contra esta situación a base de lloros, pataletas,... no sé porque me da que la bruja va a ser de este último grupo, con el mal genio que tiene no la imagino calladita y triste en una esquina.

También nos dicen que aunque lo pasen mal es necesario (esto me gusta bastante menos), que los niños en la guarde aprenden muchas cosas (no digo que no, pero en casa también), que es su primer peldaño de socialización (ya estamos con la dichosa palabrita, como si en el parque no socializaran), que aprenden a esperar, a guardar su turno, a tener paciencia,... (también en la cola del supermercado, no?) y todo esto no me hace mucha gracia, no me gusta que me intenten vender la guardería como lo mejor para los niños, sé que no pueden decir lo contrario porque viven de ello pero no puedo evitar sentir que me están vendiendo la moto.

Pienso en septiembre y creo que voy a necesitar yo también un período de adaptación, no puedo dar marcha atrás porque tanto por motivos laborales como académicos voy a necesitarlo pero no puedo evitar darle vueltas al tema. Sé que muchas de vosotras habéis pasado por esto, cómo lo llevasteis??

He estado mirando por la web y en la página de la revista Mi bebé y yo he encontrado un artículo titulado "Consejos para que el niño vaya contento a la guardería" pero hay cosas que no puedo adaptar a mi situación: por mucho que le explique a la bruja que allí lo va a pasar bien, que jugará con otros niños con 18 meses no creo que lo entienda muy bien; y respecto al objeto de transición no tenemos ninguno al que ella le haga demasiado caso, no tiene muñequito para dormir, ni biberón y el chupete sólo lo usa por la noche. ¿Se os ocurre alguna otra cosa que pueda hacer más fácil este momento?

Sé que no es bueno que le dé tantas vueltas antes de tiempo, pero no puedo evitarlo, soy así.

22 comentarios:

  1. Yo he pasado por esto con ella dos veces. La primera vez no llegaba a los 6 meses de edad y el período de adaptación fue más para mi que para ella, lo que pude llorar. La segunda vez mi hija tenía un año y sí que entendía y tu hija con 18 meses también. Háblala, explícaselo, enséñale las cosas que va a hacer.
    Mi hija tampoco tenía un muñeco de apego, pero le llevamos uno para los primeros días y fue bien.
    Ahora que es más mayor el período de adaptación será más fácil, estoy segura, además porque va a la misma guardería que el año pasado y espero que con la misma profesora.

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy como tu. En septiembre empezamos mi hija la guarde y yo el curro. Y no sé quien necesitará más adaptación. Es triste que ya desde el centro te digan que lo van a pasar mal. Jolín. Mejor no pensarlo. Yo me consuelo viendo la experiencia de mi hijo. También le costó adaptarse pero al final entraba feliz y fue muy positivo para él. Muchos ánimos

    ResponderEliminar
  3. A mi peque le costó adaptarse pero luego ha ido muy feliz en la guardería y ahora que está a dos semanas de acabar esta fase de su vida me siento triste porque sé que en ese centro ha estado muy bien. Por supuesto que en casa conmigo habría estado mejor, soy consciente, pero en nuestro caso a los 15 meses tuve que llevarlo por primera vez porque no podíamos permitirnos otra opción y la experiencia ha sido buena. Ahora sufro porque en septiembre empezará el colegio, un nuevo cambio, una adaptación, pero ya he comprobado, como tú harás también, que todo se supera ya lo verás!!

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy tan sumamente enganchada a mis hijos que cuando el año pasado mi pequeña empezó la guarde, su pediatra me vió tan histérica que me mandó a una psicóloga infantil. pero no para la niña; para mí.

    Desgraciadamente nadie pudo evitar que el periodo de adaptación a la guarde fuera duro para las dos, que hasta el momento no nos habíamos separado y le pasaba un poco como a la tuya, que del papá no quería saber nada a ratos. Empezó la guarde y no te voy a mentir, ella lloró y yo mucho más. Yo salía ala calle sin ella y me faltaba algo, estaba super desorientada y me sentía más mala madre que nunca. Lo pasé muy mal.

    La psicóloga me dió unas pautas para favorecer un poco la independencia de la niña intentándome convencer de que no era bueno que la niña estuviera tan enganchada exclusivamente a mí, porque eso no le hacía ningún bien. Me dijo que si yo estaba convencida de que la guardería era positivo, se lo transmitiría a ella. Si por el contrario a mí me causaba ansiedad y miedo que se acercara la fecha de septiembre, también se lo transmitiría. Asi que había que trabajar más sobre mí que sobre la niña.

    Me dió algunas frases para despedirme de ella tal como "que lo pases muy bien hoy" "que aprendas muchas cosas" cosas por el estilo, en lugar de decirle ADIOS que queda muy mal y es como muy definitivo. Que siempre me despidiera sonriente y contenta, que no alargara el momento de la despedida, que le transmitiera seguridad y entusiasmo a la niña.todo esto es super fácil de decir, lo jodido es ponerlo en práctica.

    Yo sabes que hacía, caí incluso en los sobornos, en decirle que si no lloraba tendría un regalito cuando llegar a casa. Se que es lamentable pero estaba desesperada de dejarla llorando. No quiero decir que a tu hija le vaya a pasar lo mismo, ni mucho menos.

    Afortunadamente todo pasa, y tras el periodo ese de ir poco tiempo, porque yo no la dejaba ni a comer, ella misma me dijo undia que quería quedarse con los demás niños. Los niños se entusiasman con otros niños y surge el efecto copia, todos quieren hacer lo mismo y mi hija se sentía diferente por tener que salir de la guarde a una hora en la que los otros seguían con su rutina. Ella también quiso seguir y eso fué lo que me motivó y me alegró a mí para confiar en la guarde y en que estaba siendo positivo para ella.

    ResponderEliminar
  5. Hay que tener paciencia y sobre todo sacudirnos un poco el sentimiento de culpabilidad por no estar venticuatro horas dedicadas a ellas, a mí me pasa constantemente, y más teniendo dos hijos, yo les daría todo el tiempo y todo lo que tengo de mí, pero es imposible y según me han dicho por activa y por pasiva, eso no les favorece de cara a hacerse pequeños adultos responsables y tolerantes con la frustración, porque esa es otra. REcuerdo que la psicóloga me dijo que si yo les daba todo, todo lo que querían, cuando querían (y eso incluye mi tiempo y mi dedicación absoluta) mis hijos serían incapaces de enfrentarse a la frustración, a aceptar que hay veces que las cosas no salen como queremos o que no obtenemos lo que pedimos. Que en general se hacen pequeños tiranos que cuando exigen algo lo consiguen, ya sea un juguete o ya sea la atención de mamá. Ella, la psicóloga, me decía que aunque yo estuviera en casa con ellos no debía consentir que me monopolizaran hasta el punto de no poder mear (verídico) porque ni te cuento la de tampones que me he tenido que cambiar con los dos críos en el baño. Que tenía que hacerles comprender que mamá está en el baño, que ahora saldrá, y que ellos pueden perfectamente esperar cinco minutos en el salón haciendo sus cosas, jugando a sus juegos o haciendo lo que les de la gana. Pero respetando mi espacio.

    Esos cinco minutos pueden alargarse a diez, haciéndoles visitas al salón, porque lógicamente tengo que hacer las camas, recoger.. vamos lo que viene siendo hacer una vida normal sin los dos crios colgados uno a cada pierna.

    De todas formas como decía mi abuela, "es peor pensarlo que pasarlo", y luego ya verás como todo es más fácil de lo que esperabas y menos duro. A todas nos cuesta, pero es una época, y después da paso a otras cosas nuevas y ya verás lo positivo que es para ella estar en la guarde en cuanto a amigos y a todo lo que aprenden a hacer.

    besos

    ResponderEliminar
  6. El período de Adaptación al ingresar a nuestros hijos al Jardín Infantil es Terrible. Y mira que te lo hablaré desde el otro lado, desde la Educadora o cuidadora de la guardería, ya que YO LO SOY.
    Cuando llegan los niños por primera vez, están tan angustiados como sus padres, porque la angustia y ansiedad se transmite y es una sensación normal, en done influye el desapego y la inseguridad. Por eso, tendrán que conversar al respecto (prepararse ambas), pasando por fuera de la guardería, hablándole de los niños, de que podrá jugar, que en el jardín hay muchos juguetes lindos, que las tías son muy buenas.., etc.
    Luego, cuando llegue el GRAN día, despedirte de ella calmadamente, decirle que volveras en un ratito corto y que se divierta. Luego vuelves y le dices: ¡viste que ya llegué!, ¿cómo te fue?, ¿qué juguete o cuento o cosa, te gustó?, ¡oh mira aquello!, etc. Y se despiden de la tía como si fuera tu mejor amiga... (sin tantas preguntas de cómo estuvo, que mejor te diga lo justo y lo demás te lo escriba en un cuaderno), con un gran abrazo, mañana nos vemos..., y todo eso. ¿Por qué?, diras tú. Porque aunque nosotras las Educadoras estamos preparadas para vivir éstos procesos con los niños, siempre los acogemos con cariño, los abrazamos si lloran, pero muchas veces, no es solo el hijo tuyo, el que se incorcora, pueden ser 10..., que están en ese periodo de adaptación y las tías, tenemos que enfocarnos en todos y mientras menos angustiados estén, mejor. Te lo digo, o aviso, puede llorar hasta que tu cierras la puerta y luego están de lo más felices, pero te hacen sentir como la mamá más mala del mundo y te vas llorando y con una tremenda culpa (muchas madres me lo han comentado). En esos momentos, me gustaría haber tenido una cámara de video, para mostrarles a las mamis, como se comportan sus peques. En otros casos, solo los niños se adaptan, tomando toda la atención de la tía, es decir, ésta debe andar para todos lados con el o ella de la mano, entregándole seguridad o formando una relación de apego.
    Para finalizar solo me queda decirte, que el proceso no es fácil, que tendrás que ser fuerte y decidida, porque tu hija lo percibirá... y que debes confiar en las tías, ya que ellas cuidarán muy bien a tu hija, y aprenderá a socializar y establecer lazos de cariño con niños, tías y muchas cosas más.
    El peor sentimiento que siente la Educadora, sobre los padres es la desconfianza.
    La adaptación siempre se logra, pero como máximo de tiempo en un mes (unos demoran más o menos tiempo que otros). Pero llegará el día, en que tu niña, entrará sola a su sala y ni se despedirá de tí (ni caso te hará y tu rogarás para que te de un beso de despedida jejejeje), ya estará adaptada, tendrá lazos con las personas y tendrá su lugar especial para aprender y jugar, que no será su propia casa.
    Perdón, por la extensión, pero no podía dejar de hacerlo.
    Un abrazo para tí y para todas las mamis que se encuentran en tu misma situación!.
    Mamá de una Monita

    ResponderEliminar
  7. Mamá Bruja, entiendo tu angustia, acá lo más importante es que no pases demasiado tiempo pensando en ello,porque te hará muy mal.
    Me queda decirte algunas de las cosas que practiqué y que aún pongo en práctica, mi hijo tenía 6 meses cuando entró a sala cuna y ha continuado intermitentemente en los niveles que siguieron.
    1.- Acostumbra a la pequeña brujita a que te vea salir y llegar, en un comienzo sólo un par de minutos y vas aumentando. Siempre una sensación de confianza y alegría en tu rostro "Hija, voy a comprar y regreso".
    2.- Averigua el nombre de una o más Tías de la guardería y nómbralas como si a la brujita le contaras una historia "Hoy hablé con la tía Marta por teléfono, me contó que tenía un perro chiquito muy jugueton".
    3.- Cuando comience a asistir, pide el nombre de sus compañeros y nómbralos en casa, habla de ellos, pregúntale como son a que juegan, etc.
    4.- Cuando lo dejes enla guardería nunca salgas escondida, dile que ella se quedará ahí a jugar y que luego regresas a buscarla.
    Mantén siempre una sonrisa y un rostro tranquilo cuando hables en frente de ella de la guardería, hazlo parecer un buen panorama de juegos.
    ojalá puedas hacer visitas no anunciadas a la guardería.
    Sé que cuesta, pero aprovecha estos días disfrutando a tu pequeña bruja y no te angusties.
    Saludos.
    Pasa a verme, te dejé algo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Cómo cada niño es un mundo, nunca sabes cómo actuar y por donde van a salir ellos.
    El 1º día de guarde de mi hija, yo me encontraba fatal, me parecía lo peor el dejarla allí,pero entramos le dió la mano a su profe y no se inmutó. Ahora, cuando llegué a recogerla tenía un sofocón tremendo por lo visto cuando se percató de que yo no estaba monto "el pollo". Al día siguiente me miraba con tristeza al dejarla, pero se quedó igual que el día anterior y no volvió a llorar nunca más. La verdad es que para mí no fue muy traumatico.
    En cambio mi hijo fue terrible, casi para ir al psicologo, yo creo que estuvo llorando el primer mes, pero despues de eso cada lunes me volvia a montar el pollo, a medida que iba pasando la semana se iba tranquilizando, pero volvia el finde y después el lunes y otro berrinche.
    Mucha paciencia!!!!

    ResponderEliminar
  9. Vaya corazón, que mal rato para las dos, lo siento mucho. Yo poco te puedo ayudar porque además para mi tb será un momento bastante complicado cuando llegue. Creo que arriba te han dado consejos bastante buenos, sobre todo mucha paciencia, darle mucho amor cuando estés con ella, hablarle de la guarde, incluso yo la llevaría un día para que la vea, decirle que va a jugar mucho... Que te vea súper emocionada... eso es lo que se me ocurre corazón. Muchísimos besos y desahogate com nosotros todo lo que necesites

    ResponderEliminar
  10. Creo que le das muchas vueltas, estará bien y le encantará. Yo lo pasé mal cuando se quedó con sus abuelos porque nos separábamos pero enseguida se pasa. Separarte cuesta siempre, aunque sea para darte una ducha.

    Respecto a la carta de la guardería no creo que quieran venderte la moto sólo darte motivos para que te quedes más convencida de que no haces nada malo.

    Tu tranquila que le irá genial.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. mi bebe tiene seis meses y llevo pensando en ese momento desde enero.
    contraté la guarde en febrero, pero cuando me tocaba volver al trabajo no pude y solicité una excedencia.
    En septiembre tendré que dejar a mi peque y tendrá sólo 8 meses. Para colmo nació el 25 de diciembre y la ponen con los del 2010, con lo que será la más pequeña.
    Lo que quiero decir es que has podido tener a tu peque hasta los 18 meses. Ya sabes...mal de muchos...
    Piena que estaremos más de una igual en septiembre, TODO IRÁ BIEN, LO CONSEGUIREMOS.
    Mil abrazos

    ResponderEliminar
  12. De que va a llorar claro que lo hara, recuerdo los primeros dias de jardin de mi hija, me venia llorando yo a casa, jejej ella se quedaba llorando, pero cuando salia y cerraba la puerta la veia por la ventana y las tias la estaban entreteniendo y la pena iba pasando, despues ya ni se acordaba de una, jajaja

    Mucha suerte!!

    ResponderEliminar
  13. Antes de nada, eso de las "tías" me ha hecho mucha gracia aunque no sé si por aquí les iba a hacer mucha gracia que las llamáramos así, jeje

    Suu: probablemente lo entienda, igual es eso lo que me da más miedo, a veces pienso que si fuera más pequeña sería más fácil para ella y peor para mí. Espero que este septiembre os vaya todo bien.

    Sandra: gracias por los ánimos, sé que al final va a ir contenta pero no puedo dejar de pensar en hasta que llegue ese momento

    Arual: otra vez a cambiar, otra adaptación... por qué no haremos que sea todo más sencillo!!

    Tam: tendré que intentar que ella me vea segura y contenta, intentaré no llorar hasta que ya no me vea pero... Yo también voy al baño con la puerta abierta y he hecho de todo con ella al lado (incluso encima) pero no estoy de acuerdo del todo con tu psicóloga, ya hay momentos en que es imposible atenderla al instante así que cuando puedo hacerlo lo hago.

    Paula: gracias por tus palabras desde el otro lado... lo de la desconfianza en mi caso no es por una educadora en concreto sino por desconocimiento, supongo que a medida que pase el tiempo desaparecerá.

    Mujer y mamá: gracias por tus consejos, ya te diré si he sido capaz de llevarlos a la práctica ;)

    Ángela: lo que le pasó a tu hija es lo que intuyo que nos va a pasar, que entre contenta y la monte luego, y piense que la he abandonado. Qué duro lo de tu hijo, no?

    María: el día que estuvimos hablando con la directora ella se quedó en el aula con los otros niños y estupendamente pero fue sólo un ratito, creo que me da más miedo el segundo día cuando ella vaya sabiendo lo que hay.

    Mi yo dormido: muchas vueltas no, muchísimas!!! tal vez cuando llegue el día no sea para tanto pero pienso en la que me montó el otro día y me vuelvo loca

    Raquel: tenemos que conseguirlo, no hay otra!! gracias

    100% mamá: espero que tengas razón

    ResponderEliminar
  14. Uf! Has tocado un tema que a mí también me remueve un montón. Como sabes, en septiembre vuelvo a trabajar y aunque voy a intentar cogerme reducción, quizá tenga que recurrir a la guarde y no nos veo nada preparados ni al pequico ni a mí. Me ha gustado leer los consejos que te dan por aquí. Un beso

    ResponderEliminar
  15. Yo llevé a mi hijo a la guarde justamente con 18 meses. Bueno, pues el primer dia la que se fue llorando fui yo!! el oyó el jaleillo y dijo "nenes!" y se quedó tan contento. Yo en cambio había estado nerviosa pensado mucho en el tema y todo eso. Quiero decir con esto que a lo mejor te sorprende y que a veces no te procupes antes de tiempo. no des por hecho que lo va a pasar mal. Hablále ya del tema, pero siempre en positivo, que te vea contenta con la idea.
    Luego habrá rachas, no siempre va todo rodado, eso también es verdad. Por ejemplo a mi hijo le costaba volver después de las vacaciones o si había estado malito. Animo

    ResponderEliminar
  16. Yo no te puedo ser de gran ayuda. En Septiembre se supone que David empezará en el cole y me siento fatal con el tema, ademas de muy confusa con respecto a lo que quiero.

    Espero que todo vaya relativamente bien. NOs contaremos!!!

    ResponderEliminar
  17. No entiendo las explicaciones de la guardería. Con todos mis respetos, es el mismo (falso) argumento de siempre con el que quieren camelar a los padres. Podían cambiar de discurso!!!!

    Tema adaptación. Evidentemente con 18 meses por mucho que le expliques, no va a entender gran cosa. Entenderá que tu te vas, que le prometes volver vaya-usted-a-saber-cuándo y que la dejas en un sitio desconocido. Hay quien se engaña pensado otra cosa pero... bueno, eso allá cada uno.

    De todas formas (y aquí es cuando viene lo bueno), no te hagas mala sangre antes de tiempo. Porque es posible (incluso probable) que si tu niña ve el jaleillo, a los niños, juguetes nuevos, una educadora cariñosa, entre tan contenta. A veces es peor dar muchas explicaciones y quedarse 10 minutos diciendo adiós. Si la ves que se queda contenta, una despedida fugaz y arreando. A nosotros en atención temprana nos pasa que muchas mañanas no quiere entrar y se agarra a mis piernas como un monito, llorando a todo llorar. Pero es ver a M. con juguetes divertidos y se le pasan todos los males!!!!.

    Mucho ánimo!!!.

    ResponderEliminar
  18. Mouskish: me alegra de que te hayan servido, a ver que pasa...

    Mamareciente: ojalá se quede contenta pero me da que le va a costar.

    Ana: espero que vosotros tengáis una buena experiencia, además David es más mayor, ya hablaremos ;)

    Mamá c.c.: sinceramente el primer día es lo que menos me preocupa probablemente pase como dices, que vea a los niños y se quede feliz, pero al día siguiente sabrá lo que hay, que me voy y la dejo sola, y eso es lo que me da miedo. Mejor no pensarlo!!

    ResponderEliminar
  19. hola, he pasado por casualidad por tu blog y he leido unas cuantas entradas. te voy a seguir porque me interesan los temas que tocas...y referente a esta entrada, no te preocupes los niños reaccionan muchas veces para ponerte a prueba y otras veces reaccionan segun tu estado de animo. Eso ya lo sabrás de sobra...jejeje

    Es una nueva etapa para ella hay que darle confianza y reforzar conductas positivas.
    La conducta funciona como una moneda , hay una cara y una cruz.
    Hay que reforzar la conducta positiva y extinguir o castigar la negativa.
    ¿como se castiga ? Bien ignorando o proporcionando una consecuencia negativa. Es decir si te da pataletas cuando sabe que al dia siguiente vuelve a la guarderia , es decirle que no verá la tele cuando llegue a casa. (Por ejemplo.)

    Es lo deconocido lo que a veces creemos que no vamos a saber manejar, pero seguro que en dos días lo tienes todo controlado. Suerte !!
    ah! ya tienes una seguidora !!

    ResponderEliminar
  20. Mi hijo va a la guarde desde los 6 meses y lo pasa genial. La primera cosa es que tienes que estar tranquila y saber que dejas a tu hija con gente de confianza sino tu hija lo va a sentir. Si ve que las dejas sin estar convencida sera peor para ella! animo!!

    ResponderEliminar
  21. Yo también he pasado por ello dos veces, y es muy duro, no te voy a engañar. Creo que es más duro para las mamás que para los niños, por el sentimiento de culpabilidad que tenemos. Yo no te voy a vender la moto, si no hubiera tenido que trabajar, no hubiera llevado a mis hijas a una guarde. Pero como eso no era cuestionable, a partir de ahí, para mí la guarde sí era la mejor opción: porque son cuidadores/as profesionales y mi experiencia es que realmente lo hacen muy bien. Lo cierto es que aprenden cosas que en casa contigo no aprenden. Aunque insisto en que sólo por eso yo no les llevaría a una guardería. Por cierto, por aquí, odian que les llames guardería, dicen que son escuelas infantiles, tratando de que olvidemos ese concepto de "aparcar" al niño en un sitio.
    Pero bueno, trata de ser positiva, si no tienes más remedio que llevar a la bruja allí, hazlo tranquila, que de verdad que va a estar bien. Contigo estaría mejor, pero mal no va a estar y en ciertos aspectos puede que le venga bien.
    ¿Trucos? Lo siento, pero no tengo ninguno. No creo que lo que valga para un niño valga para todos. Mis hijas me sorprendieron mucho y reaccionaron muy distingo a como yo pensaba...
    No te agobies! Muchos hemos pasado por lo mismo, lo hemos pasado mal y lo hemos superado. Si nosotros y nuestros niños somos capaces, la bruja y tú también, seguro.
    Besos y ánimo!

    ResponderEliminar
  22. Pues no se que decirte. Lo más importante es explicarle una y otra vez que tu volverás a por ella. al final todos se adaptan, pero el sentimiento de culpa e impotencia no te lo va a quitar nadie, así que piensa en que váis a ser 3 que necesitarán adaptación.
    Ánimo

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates