Ads 468x60px

jueves, 4 de agosto de 2011

Nuestra lactancia

Como todas sabréis ya esta semana se celebra La semana mundial de la lactancia materna, muchos blogs han estado hablando de ello y es cuando yo me he dado cuenta de que nunca había contado como nos ha ido a nosotras así que antes de que se me vaya olvidando quiero dejarlo por escrito. Además aunque es importante saber que puede surgir algún problema y que en esos momentos no tenemos que tener miedo a pedir ayuda, y en estos momentos me estoy acordando del estupendo post que escribió Mama (contra) corriente hace un par de días y que todavía me tiene un poco tocada, hay otras veces en que la cosa transcurre bien como nos sucedió a nosotras.

Antes de nada quiero decir que mientras estuve embarazada nunca sentí esa "llamada de la teta" de la que ayer hablaba en su blog La Teta Reina, en esos momentos era una cosa más como cambiar los pañales o bañar a mi bebé. En los últimos meses de embarazo cuando alguien me preguntaba si iba a dar el pecho a mi niña siempre respondía "si puedo sí pero si me duele o lo llevo mal lo dejaremos" y hablar ya de durante cuanto tiempo lo haríamos era algo impensable, para nada me imaginaba estar con casi año y medio dando el pecho a mi hija.

También he de decir que mi matrona en la preparación al parto no ayudó en absoluto a ello. Según esta señora que por cierto no se cortaba al afirmar "estar harta de esas matronas modernas" daba lo mismo dar el pecho que el bibe, y por supuesto el pecho se daba cada 3 horas diez minutos de cada uno, y si el niño se pone a llorar antes que alguien lo entretenga con un chupete. Aún recuerdo perfectamente que en el listado de cosas que íbamos a necesitar (según ella) estaba incluido un bote de Blevit1plus y un biberón pequeño de Nuk (sí, sí, así con marcas y todo), así que antes de que naciera la bruja yo ya tenía en casa un juego de biberones que está sin estrenar, la leche no la compré pensando en que si hacía falta ya bajaría a la farmacia en cualquier momento. Y por supuesto que no pasaba nada si le dábamos un biberón porque el bebé siempre preferiría el pecho en cuanto se lo volviéramos a ofrecer. Así que con esas ideas llegué yo al día del parto.

Pues llegó el día, tuve a mi brujita en mis manos y aunque yo había leído que era conveniente poner en el pecho al bebé cuanto antes estaba tan perdida que tuve que esperar a que vinieran las enfermeras a decirme que lo hiciera, la primera vez apenas se sujetó al pecho pero no le di ninguna importancia yo todavía estaba en otro mundo. Se quedó por fin una habitación libre y nos trasladaron a ella, fue entonces cuando empezó a aparecer por allí todo el mundo, yo estaba tan cansada, tan nerviosa, que no pensaba en que mi niña tenía que comer, si de algo me arrepiento de aquellos primeros días es de dejar que se la pasaran de brazo en brazo cuando yo lo que quería era estar con ella y que se fueran todos a freír monas. Afortunadamente apareció por la habitación una enfermera a enseñarme a dar el pecho tumbada para que pudiera descansar y les echó a todos, colocó a la pequeña, me colocó a mí, y la brujita se prendió al pecho, estuvo media hora chupando, MEDIA HORA PARA NOSOTRAS, QUÉ MARAVILLA!!!

Pero la gente volvió a entrar en la habitación, yo había momentos que pensaba que tenía que ponerme al pecho a mi niña pero idiota de mí me daba vergüenza echarles a la calle y como la pequeña no lloraba... De verdad, el tema de las visitas es tremendo, Belén escribía hace unos días sobre ello, si alguna de las que me estáis leyendo espera dar a luz en breve le recomiendo que lea su artículo y que se lo envíe a todos sus conocidos, esos días tienen que ser para el bebé y su mamá!!

El segundo día fue igual de mal, además cuando yo intentaba ponerla al pecho no se prendía, no sé cuantas veces llamé a las enfermeras a pedir ayuda por lo agobiada que estaba. Esa noche mi madre consiguió que papá se fuera a casa a dormir y se quedó ella (yo no tenía ganas de discutir con nadie), la bruja se pasó la noche llorando, yo convencida de que era de hambre y mi madre (como buena abuela que se precie obsesionada con el tema alimenticio) no era precisamente la mejor ayuda "esta niña tiene hambre, mira que ruido le hacen las tripas", al final consiguió tranquilizarme una enfermera que me dijo que no me preocupara, que por la mañana pasaría el pediatra y que si veía que realmente la niña había perdido mucho peso ya me mandarían una leche. Aunque en aquel momento mi madre me puso más nerviosa que otra cosa, con el tiempo me doy cuenta de que era porque estaba tan preocupada como yo, de hecho la única que estaba preocupada a parte de nosotros dos.

Pasó el pediatra, vio que la bruja había perdido peso dentro de lo normal y que a mí ya me había subido la leche, así que para casa!!! Por fin!! Fue llegar a casa, tranquilizarme, encerrarme en el dormitorio con mi niña y ella se agarraba al pecho perfectamente. Aún así llegaban las 20h y aparecía toda la familia de papá por allí, todavía recuerdo estar tumbada dando el pecho a la peque en mi habitación cuando entra mi cuñadísima y se sienta al lado de la bruja a hacerle cosquillitas mientras estaba comiendo, me pasa esto ahora y mi reacción hubiera sido tan diferente...

Pasó el tiempo y la cosa iba bien, la bruja crecía adecuadamente y yo no tenía ningún tipo de molestia, si es cierto que a veces se me desbordaba la leche pero nunca me dolió nada, de hecho no llegué a usar el purelan. Pero (porque siempre hay un pero) yo seguía recordando lo que nos había dicho la matrona y no entendía porque mi hija no aguantaba 3horas, había veces que no llegaba a una hora y ya me estaba pidiendo, hasta entonces no había oído hablar de eso de "a demanda", y le daba mil vueltas y pensaba que algo estaba haciendo mal, que mi leche no tenía alimento y decidí decir al pediatra en la siguiente revisión que no podía seguir así, que necesitaba un biberón, que quería que se acostumbrara para cuando empezara a trabajar. Se lo dije y su respuesta fue "el problema de dejar el pecho no es la leche en sí, sino el envase, la niña no tiene que acostumbrarse antes de tiempo, si un día tienes que ausentarte un rato te puedes sacar y que se lo dé papá cuando vuelvas al mes que viene ya hablaremos de cuando empieces a trabajar". No necesitó decirme más, yo en el fondo quería seguir con el pecho pero recordaba tanto eso de las tres horas, tenía en mi mente esa imagen que nos venden de mamás que pueden seguir haciendo su vida como si no hubiera cambiado nada que estaba hecha un lío y no terminaba de dejar aflorar mi instinto.

Empecé a leer sobre el tema, descubrí libros, blogs y foros de mamás y me dí cuenta de que lo estaba haciendo bien. Hubo un momento que me sentí tan mal por haber querido abandonar, por haberme dejado convencer por todas esas imágenes de mamás tranquilas y felices, que tienen tiempo para ir a la peluquería, al gimnasio, para ponerse guapas, que me volví tremendamente radical con este tema. Ahora recuerdo aquellos tiempos y me doy miedo a mí misma. Afortunadamente he conocido muchas situaciones, a muchas mamás, y todo esto ha pasado.

Vamos a llegar a los 18 meses de lactancia y me siento orgullosa, pero da mucha rabia haberlo pasado mal por temas externos a nosotras. Es bueno saber de antemano que puede haber problemas: grietas, mastitis, dolor, que el niño no se enganche, que tenga frenillo,... mil cosas que pueden dificultar la lactancia y que hay que solucionar según van llegando pero pasarlo mal por no ser capaz de imponerme y reivindicar nuestra intimidad, por hacer caso de informaciones erróneas y demás, de verdad no merece la pena.

P.D: he mencionado algunos de los últimos artículos que han escrito algunas mamás pero me he dejado otros muchos en el tintero, espero que ni unas ni otras os lo toméis a mal ;)

17 comentarios:

  1. Qué bueno! Me ha encantado leer tu experiencia, no he pestañeado!!!.

    Pues... me he sentido muy identificada en muchas cosas, en las visitas sobre todo. Súmale en mi caso una cesárea súper dolorosa y cero ayuda por parte de las enfermeras... En fin, yo en este tema te confieso que si volveria a pasar por él no sé cómo lo haría, el tema "visitas" tiene muuuuuucha miga.

    Me alegro de que os haya ido finalmente así de bien.

    ResponderEliminar
  2. Eso es lo que nos pasa, que nos dejamos llevar por lo que nos dicen unos y otros, y al final, aunque todo vaya bien, seguimos sin confiar en nosotras mismas, en que podemos amamantar, en que nuestra leche es la adecuada y la necesaria para el bebé.

    Gracias por habernos contado tu experiencia de esta manera tan sincera. Para el próximo ya sabes, familia y visitas fuera y a hacer nido!!!

    Besos guapa!!

    ResponderEliminar
  3. Pues imagínate que yo al principio me apuntaba en una libreta todas las tomas para controlar cada cuánto comía mi nene, qué locura!!! No me daba cuenta de que todo es mucho más sencillo y natural pero bueno era novata y no tenía a nadie que me aconsejara.

    ResponderEliminar
  4. Real como la vida misma, tonta de mí hace 5 años que no sabía de estos mundo dejé mi LM porque mi hija tenía hambre, mira como le rugen las tripas (me he quedado muerta cuando lo he leído, a mi también me lo dijeron!!), y un largo etc, me arrepiento tanto de haber dejado la LM esa vez... en breve contaré mis tres experiencias con el tema.

    Enhorabuena por esos 18 meses, que maravilla!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Me encanta leeros porque sé que cuando me llegue el día sabré muchas más cosas. Yo oigo a mucha gente decir que lo deja porque ha tenido problemas pero si les preguntas sobre si se han informado dicen que no.
    Mi madre alega que dejó de darme pecho con 3 meses porque yo no quería tomar y que le iba a hacer. Supongo que no le subiría bien la leche o algún problema habría pero no se informó y lo dejó. Y yo creí pensando que lo ideal sería dar leche hasta los 3 meses. Hasta que hace 7 años mi tía tuvo a sus hijos y ella los ha tenido hasta los dos años. Así que supongo que será como todo, desinformación...

    ResponderEliminar
  6. Buff!!! me veo reflejada al 100% en lo de las visitas... la suerte que tengo ahora es que cuando nazca Pablo estamos a 1200 km de la familia (salvo mis hermanas) y podré tener toda la intimidad que me faltó con mi pequeña!!!
    Eso si, mi lactancia no fue tan bien... sólo duro un mes.. y menudo mes!! espero que esta vez pueda conseguirlo!!

    ResponderEliminar
  7. Mamá c.c: me alegro de que lo hayas leído de un tirón con lo chapas que soy!! en la situación en la que estoy actualmente anda que no tengo claro lo que haré cuando esto se repita TODOS A LA CALLE!!

    Carol: eso es lo que más rabia me da cuando lo recuerdo haberme cuestionado todo tanto cuando la cosa funcionaba bien.

    Arual: yo no llegué a eso por dejada pero la matrona nos dijo que tendríamos que hacerlo...

    London: estoy deseando leerlo!! creo que nuestro mayor problema es que no tenemos ningún modelo cercano que seguir en este tema.

    Nik neuk: la generación de nuestras madres no pudo informarse, les metieron el biberón sí o sí. Reconozco que en mi caso hubo muy mala información pero si algo he aprendido leyendo a tantas mamás es que no se puede generalizar con esto porque hay tantos casos diferentes y problemáticas tan distintas... y sobre todo que la ayuda no abunda en ningún lado.

    Pettro: espero que consigas que funcione mejor y sino que no sea porque no lo has intentado!!

    ResponderEliminar
  8. Olé por tu pediatra.
    La gente es que no se da cuenta del agobio que pueden causarnos, yo desde luego tengo claro que la proxima vez voy a pedir lo que necesito.
    Yo tenía claro que quería dar el pecho "si podía..." y nos costó lo nuestro, ya lo conté hace poquito. Al principio me ponía fechas, unos meses, hasta los seis, pero a día de hoy no tenemos fecha de caducidad.

    ResponderEliminar
  9. Y no te va a suponer un problema? Porque yo me imagino diciendo eso y puedo liar una tan tan tan gorda... que casi creo que no merece la pena.

    ResponderEliminar
  10. te aplaudo o te hago la ola?? Me ha encantado tu post porque cuentas una verdad tan sencilla y tan complicada al tiempo. Tu lactancia era radicalmente perfecta pero te faltaba lo más importante, creértelo! Es como dice Eloísa, hay que dar confianza a las mujeres para empoderarlas!! Empoderar, mira que me gusta esa palabra. Ahora si bruji, ahora estás empoderada de verdad, sabiendo lo grande que es la maternidad, la lactancia, y lo grande que eres tu. Enhorabuena por ello. Tu post de hoy estoy segura servirá y ayudará a muchas mujeres que tengan dudas.

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado leerte, tu experiencia tuvo momentos de inseguridad y preocupación, también de alegría y realización, por lo que para mí la hace tan enriquecedora.
    Felicidades por vuestros 18 meses.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Carol: la verdad es que tengo suerte en ese sentido con el pediatra, ojalá pudiera decir lo mismo de las enfermeras... yo fecha nunca me puse pero tampoco me imaginaba que duraría tanto.

    Mamá c.c: ayer cuando te lo dije lo tenía claro pero hoy creo que no serviría de nada, por lo visto debo hablar en un idioma que sólo entiendo yo, resulta que digo que no quiero ni ver a dos personas y me las traen a casa... debo ser idiota

    Belén: me voy a poner colorada ;) por qué nos costará tanto confiar en nosotras? saber que podemos? con que ayude a una sola me doy por satisfecha

    Mujer y mamá: muchas gracias ;)

    ResponderEliminar
  13. telita con las visitas...enhorabuena por haber superado todas las dificultades!
    Abrazote!

    ResponderEliminar
  14. Yo oigo hablar mal de los pediatras que enseguida recomiendan el biberón, pero mi experiencia es como la tuya: en que ellos te insisten bastante en que lo mejor para el bebé es el pecho.
    Por cierto, respecto a lo que me preguntabas en mi post de las vacaciones bohemian chic, respecto a los precios, los he encontrado aquí: http://www.lesgrandspres-dromeprovencale.com/reservation/UK/reservation_domaine_grands_pres.php, en el apartado "Detailed Tarifs"

    ResponderEliminar
  15. La verdad es que en esos días, entre las inseguridades, el cansancio y si encima no te dan respiro las visitas, es tan fácil sentirse vencida ante las adversidades... Conozco muchas mamis con experiencia similar a la tuya, suerte que al final vencieras los obstáculos y hoy lo compartas con nosotras, seguro que sirve de ayuda a otras madres.

    ResponderEliminar
  16. Genial!! estos días he leído varios post sobre la lactancia, pero es que no encontré un momento para escribir mis experiencias, lo dejo para el laaarggoooo invierno! ;D

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado leer vuestra experiencia, muchísimas gracias. Estoy segura de que si tenéis otro bebe no vas a permitir que te molesten en esos primeros días... Un besazo preciosa...

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates