Ads 468x60px

domingo, 25 de septiembre de 2011

Educar para la paz

Tal vez sea porque en mi colegio se le daba mucha importancia a este tema, tal vez porque en todos los años que fui educadora en el tiempo libre estaba como una línea fundamental en el proyecto educativo, es un aspecto de la educación que para mí es fundamental. Muchas veces no le damos importancia, parece que vivimos en un lugar tranquilo y que la "paz" es algo que nuestros peques viven desde que nacen, pero realmente es así??

Como ya os comenté esta semana han sido las fiestas de la ciudad, el miércoles en nuestro parque de todos los días había marionetas, las mismas marionetas que papá veía de niño, así que fuimos a verlas. Llegamos y había una marabunta de niños por allí así que nos pusimos atrás del todo, pero nos daba igual porque la peque estaba claro que no iba a aguantar ni diez minutos.

Comienza la actuación y sale el niño protagonista, lo típico "cómo estáis?" y todos los niños bieeeeen, hasta ahí todo correcto, no llevaba ni tres minutos cuando aparece por ahí la bruja (ya sabemos que en todas estas obras tiene que haber una bruja), todos los niños gritan y el protagonista va raudo y veloz a por una pala de frontón (para los que no las conozcáis imaginaros una raqueta de paddel más estrecha y de madera maciza) para dar estopa a la bruja cual skin con un bate en una "noche de cacería". Vamos a ver, ya sé que la bruja es la mala, que la bruja siempre acaba recibiendo, pero es que todavía no había tenido ni tiempo de hacer nada malo!!! la pobre recibió tal "paliza" que mientras apareció por allí el hermano del protagonista yacía en el suelo agonizando y pobre de ella si se le ocurría levantarse.

Mi bruja para entonces ya decidió que eso era un rollo y que quería ir a los columpios, como yo había quedado con una amiga se fueron papá y ella mientras yo esperaba allí. Estaba yo pensando en mis cosas y de fondo estaban las marionetas hablando, el protagonista le comentaba a su hermano que quería hacer un viaje a India para no sé que historias y que quería que fuera con él, ¿qué le contesta el hermano? (recordemos que se trata de dos marionetas que son niños) "me encantaría ir contigo, estoy en muy baja forma, hace mucho que no doy mamporrazos" Ojiplática me quedé, ¿estoy oyendo a un niño-marioneta o a un antidisturbios? Es que si esa frase la pronuncia un agente policial como mínimo se le abre un expediente. ¿Qué puñetas estamos enseñando a nuestros hijos?

Llegó mi amiga, estuve un momento con ella y me fui hacia los columpios mientras ella veía la obra con su hija y su marido. Cuando terminó les veo y les comentó lo que me había parecido, claro, se descojonan de mí y ella me dice que nunca había escuchado lo que dicen los personajes, su marido me dice que soy una exagerada (de esto yo ya soy consciente) y que al fin y al cabo son niños. Pues por eso mismo... porque son niños me parece una barbaridad!!! es que si el público fuera adulto no habría ningún problema. Nos hemos acostumbrado tanto a este tipo de violencia tan sutil que ya no la vemos.

Existen unos clichés en cuanto a lo que espectáculos infantiles se refiere y parece que no podemos salir de ahí, en las marionetas siempre hay una bruja o un demonio al que se le acaba pegando y punto, da igual la historia, lo importante es que el malo reciba.

A mí personalmente nunca me ha gustado el circo (al tradicional me refiero) pero sobre todo nunca me han gustado los payasos, sería una niña muy rara pero no me hacían gracia, siempre sucedía lo mismo el "payaso listo" pegaba una bofetada al "payaso tonto" y por lo visto eso era muy gracioso, de hecho ver como alguien agrede a otra persona es taaaaaan gracioso que no sé porque nos sorprendemos cuando nos enteramos de que algún adolescente se dedica a grabar con el móvil estas cosas.

Puede que sea rara, exagerada, que saque las cosas de quicio pero vivimos en una sociedad tremendamente violenta, el problema es que no lo vemos porque se trata de una violencia sutil, doméstica, íntima y como aún seguimos pensando que a nosotros se nos educó así y no por ello tenemos ningún trauma, pues nada, sigamos así que nos va a ir estupendamente...

Espero que el año que viene mi bruja no me pida ir a verlo!!

12 comentarios:

  1. Pues qué quieres que te diga, será que yo también soy rara, porque pienso como tú.
    Quizás sea eso, que nos hemos acostumbrado tanto que ya ni nos damos cuenta. Pero creo que hay que ser más conscientes de lo que les estamos transmitiendo a los niños.

    ResponderEliminar
  2. Otra rara que se une al grupo jeje hace tiempo reflexinaba con una amiga de lo cruel que es el cuento de Hansel y Gretel, ella se partia de risa, pero es que comence a leerselo a mis hijos de repente fui consciente y pare. Como tu dices, es una vilencia sutil desde que somos peques, pero bueno, en nuestra mano esta cambiarlo, yo transforme el cuento, por algo se empieza.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo contigo.... la verdad. A mi hijo tampoco le hacen mucha gracia ese tipo de espectáculos. Al único circo que le llevé el invierno pasado fue al de Teresa Rabal, que estuvo fenomenal, porque me niego a llevarle a otra cosa, esa es la verdad.

    ResponderEliminar
  4. Pues a mi no me parece que seas rara, bueno, a lo mejor es que yo tambien soy rara, pero no me parece nada bien ese tipo de espectaculos, son cosas que aunque parezcan una tonteria al final quedan en los niños.
    Por cierto, a mi tampoco me gustaba ni me gusta nada el circo, espero que a mi peque no le gusta porque no me haría ninguna gracia tener que llevarle.
    Al final va a ser que soy rara

    ResponderEliminar
  5. Seré rara yo también…
    Creo que tenemos la violencia tan interiorizada que ya ni siquiera nos damos cuenta de lo violentas que son muchas cosas.
    Sólo te digo que una de las fantasías maternales que tenía cuando me quedé embarazada era cantarle a nené muchas canciones y contarle muchos cuentos infantiles de los que me contaba mi amatxu… cuando comencé a cantarlos en voz alta y me di cuenta de lo que decían comencé a inventármelos ¡algunos son verdaderas historias de terror!
    Y te lo dice una vasca que durante los primeros años de vivir en Barcelona cuando tiraban petardos en la verbena de San Juan se tiraba al suelo “por si acaso”… claro, no tengo ningún trauma por vivir tantos años en una violencia normalizada…
    Abrazos pacíficos!

    ResponderEliminar
  6. Mira, precisamente hace unos dias estabamos hablando de este tema con mi marido, en contreto sobre las peliculas de dibujos animados de Walt Disney, las de "nuestra epoca" en la que nos llama la atención que muchos de sus protagonistas pierden al padre o a la madre (Bambi, el Rey Leon...) como si no fuera nada, cuando eso para un niño es de lo mas traumatico, sobre todo a segun que edades. Hay que pensar muy bien que permitimos ver a nuestros hijos porque lo que no podemos racionalizar es lo que mas nos queda en el inconsciente de pequeños y lo hacemos nuestro sin darnos cuenta. Y si, solo porque nos "educaron asi" y no estamos "traumatizados" (o si pero no nos damos cuenta) no significa que tengamos que repetir la historia con nuestros hijos, siempre se puede mejorar. Ala! menudo rollo te he soltado, pues nada, otra "rara" que se une al club! Besos!

    ResponderEliminar
  7. No creo que seas exagerada la verdad. Parecen tonterias pero eso va calando en los niños.
    Sin ir más lejos el sábado estaba en un tienda de chuches (yo todavía no creí jajaja) y entró un padre con una niña de sobre un año más o menos y se puso a tocar todos los paquetes, sobretodo los coloridos y va el padre y suelta: "Me cagüen Dios, no te estarás quieta c*ñ*, pareces tonta, todo el dia tocándolo todo"
    Me quedé muerta. Que se le enseña a esa niña? Si era muy pequeña!
    En fin...
    Que sepas que aquí tienes otra rara, que cuando lo comenté a una amiga me miró como "y?"

    ResponderEliminar
  8. pásate a ver mi positivo no tengo nada mas que decir porque estoy que no lo creo entre felicidad y tristeza jeje un besotee

    ResponderEliminar
  9. Otra rara por aqui!!!

    www.creciendocondavid.com

    ResponderEliminar
  10. En Pamplona las marionetas son como lo que cuentas, deben ser las mismas. Yo tengo suerte porque a mis tortuguitas no les gustan y a mi tampoco, siempre he pensado lo que comentas. Siempre estan pegandose, no hay mas dialogo que ese.... que les estamos enseñando??

    ResponderEliminar
  11. Qué bien tener un lugar donde sentirse comprendida cuando una dice estas cosas!!!
    Besos a todas

    ResponderEliminar
  12. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA


    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.


    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates