Ads 468x60px

miércoles, 11 de enero de 2012

La bruja y los animales de esta Navidad

Para la bruja éstas han sido las primeras navidades en las que se ha enterado un poquito de las cosas, supongo que en unos meses se le irán olvidando pero de momento se ha emocionado con los árboles, las luces y sobre todo con los Reyes y los regalos, pero si hay algo que creo que le va a costar más olvidar son las anécdotas que ha tenido con los animales y que me las repite a su manera todos los días.

La abuela se comió a pulpo. Pulpo es la mascota de la guarde, así que os podéis imaginar lo que supone para ella, es su amigo, con el que juega todos los días, un referente en la guarde, vamos algo especial. Pues llegamos a casa de mis padres en Nochebuena y está la abuela cociendo un pulpo, ella no se hubiera enterado de nada pero a su abuelo no se le ocurre otra cosa que sacarlo y enseñárselo diciéndole que la abuela se lo va a comer, la pobre bruja le miraba alucinada pensando o bien que eso no era un pulpo o que el abuelo la estaba engañando porque cómo va comerse la abuela a su amiguito!!

Claro, luego en la mesa nadie se atrevía a nombrar al susodicho ya que en trocitos ella no lo reconocía... aún así no se ha olvidado de vez en cuando me dice "pulpo, bela, ñam ñam" y cada día explicándole que hay pulpos de comer y pulpos de jugar y que la abuela se comió uno de comer, no sé si cuela la explicación pero se queda un poco más tranquila.

El cangrejo mordió a papá la nariz. En casi todos los cuentos de la bruja aparece algún cangrejo perdido por alguna página y yo le había enseñado a imitar las pinzas de los cangrejos aunque cuando lo hacía ella parecía que estaba tocando las castañuelas... Pues en Nochebuena vi la oportunidad de que viera uno de verdad cuando me encontré en la cocina de mis padres unas nécoras, cogí una y se la fui a enseñar, ella no sé que pensaría que era eso que salió corriendo. Como no quería que le enseñara las pinzas fui donde papá con la nécora e hice como que le cogía, pues no veáis que cabreo con el bicho por morder a su papá!!!

A partir de entonces cuando ve uno en el cuento se enfada con él y me viene a "decir" toda enfurruñada que mordió a su papá en la nariz, así que ese animal de momento ya no le hace ninguna gracia...

El caballo se hizo caca. El 5 de enero bajamos a ver la cabalgata de Reyes, que por cierto cada año es más cutre, luego veo en la tele la de otras ciudades y es que alucino, pero bueno... como pasaba por enfrente de casa cuando bajamos pudimos coger sitio en primera fila. Como digo la cabalgata tenía poca leche, ver las carrozas de los Reyes empujadas por tractores es poco glamuroso, pero caballos tenía unos cuantos, allí estábamos esperando a Melchor cuando los caballos se pararon justo delante nuestro y casualmente uno se puso a hacer sus cosas, imaginad como se pusieron los niños que estaban a nuestro lado: "se ha cagaooooooooo, se ha cagaoooooooo" y la bruja diciéndome "caca, caca" y tocándose el culete. Vamos que si algo le impresionó de la cabalgata no fueron ni las carrozas, ni los reyes, ni los caramelos que tiraban (sólo cogimos tres y encima eran de publicidad) sino el caballo que se hizo cacotas.

Aún a día de hoy si alguien le menciona un caballo o cuando lo coge en alguna pieza de un puzzle donde haya un caballo lo primero que dice es "caca", y no sé porque creo que le va a durar...

13 comentarios:

  1. Jajajaja...he leido el título de tu entrada y he pensado en ovejitas, mula, buey y camellos y mira tú va de pulpos, cangrejos y caballos!! jajaja
    Seguro que el pulpo ya ni te supo igual:o)
    La bruja tiene que estar para comérsela...
    Besos para las dos.

    ResponderEliminar
  2. Lo de los caballos es típico de toda cabalgata que se precie, eso sí lo del pulpo menudo trauma pobrecita... en mi caso sería más difícil porque en la guardería tienen como mascota a la osa posa y a ver quien se come a un oso... tu bruja debe estar para comérsela...

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja, menudo cabreo debió de cogerse. A quien se le ocurre morder a su papá!!!

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajaa,muy buenas anécdotas para recordar.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. jajajajajajaja que maja la bruja!

    ResponderEliminar
  6. Ja, ja, ja, me parto, me encantan sus reacciones!

    ResponderEliminar
  7. Que graciosa es! jajajajaja
    Me he reido con el pulpo, pobre ya estaría imaginando a su abuela comiendose a su amigo.

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, que buena la bruja!!!! que divertida!!!
    Creo que te está pidiendo a gritos una visita al zoo

    ResponderEliminar
  9. Admito que me has sacado más de una sonrisa!!! Me encanta ver esos primeros recuerdos y cómo va asimilándolos en su día a día!! Un mordisquito le daba!! jaja

    ResponderEliminar
  10. Jijiji...Yo perfectamente puedo entender a la bruja. Yo no comía pescada porque se "comió" el dedo de mi padre...Y aunque fuera coña y me lo explicaran, no podía ver a semejante animalejo hasta hace bien poquito

    Besos

    ResponderEliminar
  11. jajajajajaja.

    es q me he tenido q reir con la pequeña brujilla.
    lo de los cangrejos ahora q los ve por los cuentos es divertidísimo.

    eso sí, q nadie hable del pulpo (mira, yo tengo para comer Pulpo a la gallega este finde jejejejeje).

    besotes

    ResponderEliminar
  12. jajaja me he reido mucho con esta entrada!

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates