Ads 468x60px

jueves, 29 de marzo de 2012

El primer castigo

Ayer por la tarde la bruja por primera vez no se libró de un castigo. Bueno, ya sé que lo políticamente correcto en estos lares es decir consecuencias así que como la lió en el parque como consecuencia nos fuimos para casita.

Como todas sabréis ayer hacía una tarde estupenda así que bajamos los tres al parque cargados con los cubos, palas, la carretilla, la pelota, la merienda,... el primer sitio al que suele querer ir la bruja es al arenero y yo encantada aunque salga llena de mierda porque mientras está ahí yo me puedo sentar en un banco al lado, estaba tan feliz jugando cuando de repente no sé que hizo que se le encajó el culete entre la repisa del arenero y la valla, fue papá a ayudarle a salir y entonces es cuando empezó todo. Berrinche al canto, pegar a papá, patalear,... y todo porque no fui yo, yo con esta pedazo de tripa no me puedo agachar por encima de la valla porque me la clavo y encima no llego a donde está ella, y aunque pudiera no lo pedí a un desconocido que lo hiciera sino que fue su padre pero... como el día había ido tranquilito había que liar alguna.

Cuando se le medio pasó le dí un pañuelo para que se limpiara la cara llena de mocos, lágrimas, babas y demás, pues volvió a cabrearse y a liarla porque quería una toallita. Cuando salgamos de la arena te doy una toallita porque se te va a pringar y se te meterá la arena en los ojos, pues nada que toallita, toallita y toallita. Recoge las cosas y te doy la toallita, no quieroooooo. Que si sigues así nos vamos para casa... pataleta en el suelo y encima mirándome se pone a hacer lo que más odio (y ella lo sabe) que haga: echar babas. Así que para casa.

Hicimos el camino de vuelta en tiempo record mientras iba gritándome que a casa no, que al parque. En mi cabeza yo no estaba muy convencida y pensé en más de una ocasión dar la vuelta pero hasta ayer nunca había cumplido esas "amenazas" y creo que ya llegó el momento. Cuando llegamos a casa era yo la que me sentía fatal porque por un lado sé que es muy pequeña pero por otro sé que hay cosas que las entiende perfectamente y no puedo permitir que siempre se salga con la suya para que no monte un pollo (bastantes veces lo consigue ya).

Cuando vio que la cosa iba en serio y que no había marcha atrás vino a "hacerme mimos" (ya veis si sabe o no) y estuvimos manteniendo una conversación (de esas que me ha dicho la tía J que dice supernanny que no se deben tener con niños de dos años) y le dije que si iba papá a ayudarla iba papá, que papá la quiere mucho y que va seguir haciéndolo y que por eso no se monta un espectáculo ni se llora. Me dio unos besos y me dijo que hoy se iba a portar "mu ben", ya veremos porque incluso se lo dijo al abuelo por teléfono...

Al final estuvimos en casa jugando tranquilamente a las comiditas y lo pasó bien pero me fastidió desperdiciar una tarde tan buena en casa.

Hay situaciones que me desbordan sobre todo en esta temporada en que estoy muy cansada y creo que ayer mi reacción tal vez fuera un poco exagerada y por eso no me sentía muy bien con lo que había pasado, espero por lo menos que haya servido para algo...

13 comentarios:

  1. Yo creo que se juntan varias cosas en tu situación, tu estas al limite, el embarazo te cansa, te alteran las hormonas... pero ella eso tb lo nota, se pone mas pesada porque esta reaccionando a la nueva situación. En este caso sinceramente creo que hiciste lo mejor, no cumplir las amenazas crea un precedente de que aunque digas algo luego no se cumple. Creo k lo importante es que te pienses bien con que la amenazas y estar dispuesta a cumplirlo para que ella vea que las cosas que se le dicen se cumplen, las buenas y las malas, si algo te parece tan excesivo que no lo vas a cumplir, no le digas eso, piensa en otra cosa. Me parece que esta vez se ha dado cuenta de que se ha pasado, por eso te hacia mimos, pero es un proceso que requiere tiempo y sobre todo constancia, al menos es lo que yo creo. Si tu eres coherente con lo que dices, ella actuara en consecuencia porque sabra que se cumple. Mucho animo, que en los momentos de furia de los peques creo que todas dudamos que hacer y es facil sentirse culpable, pero creo que en esa situacion hiciste lo mejor para ambas. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. yo no lo veo mal, estanjanito sabe que si me la monta va a quedarse sin algo que le guste, dependiendo del momento y del lugar, si había dicho que ibamos a comprar y luego al parque pero chilla y se cabrea en mitad del carrefour no puede ir al parque después, no creo que sean castigos, si no que hay que hacer las cosas bien para poder luego disfrutar

    ResponderEliminar
  3. no veo que fuera exagerada,creo que a veces hace falta hacer algo así para que vayan aprendiendo a que no se puede hacer siempre lo que ellos dicen,sino se pueden convertir en pequeños tiranos que se tienen que salir con la suya, cuantas veces nuestras madres nos han hecho eso mismo y nosotros hemos aprendido y no tenemos traumas por ello, además con la barriguita que debes tener como para revolcarte por la valla no? jajaja

    ResponderEliminar
  4. Pues yo no veo nada malo en eso.... aprendió que eso no se hace, tu no te exaltaste con ella y esperaste el momento oportuno para explicarle las cosas y luego rato de mimos. Vamos lo mismo pasa a mi casa de cuando en cuando cuando alguna de las dos enanas se sale del redil...

    Piensa que a los niños hay que ponerles límites, que forma parte de la educación nadie nos dijo que iba a ser un caminito de rosas. Es lo que toca y punto, quizás lo pasemos nosotras peor que ellos pero hay que enseñarles. ¿o acaso a ti nunca te castigaron y te dejaron hacerlo todo?¿tienes traumas?

    Lo hiciste genial preciosa!

    ResponderEliminar
  5. Y encima la que se siente eres tú, aque sí?

    ResponderEliminar
  6. Hiciste bien.

    No le va a pasar nada por perder una tarde de parque.

    Creo que está en la edad perfecta para los berrinches y a la vez para empezar a comprender las cosas, así que es el momento de pararle los pies.

    Muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
  7. Pues no veo que hicieras mal la verdad, y no lo digo por quedar bien. Mas de una vez he castigado yo al peque, que tambien tiene 2 años, porque se pasa el dia retandome y montandome pollos como los que tu cuentas. Es que sino me imagino que la cosa ira a peor y entonces cuando se vaya de las manos como la controlas? por cierto, no sabia yo que esas conversaciones no podian tenerse, segun Supernanny, y eso? yo tengo cientos así...

    ResponderEliminar
  8. Entiendo lo desesperante que puede llegar a ser cuando el niño-a se pone así... Tal vez esto pueda ayudar:
    http://atraviesaelespejo.blogspot.com.es/2009/06/sobre-el-enfado-la-ira-y-la-pataleta.html
    Ánimo y un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Lo mejor de lo que cuentas es esa conversación que tuviste con tu hija cuando llegásteis a casa. A veces las madres debemos hacer cosas que no nos agradan. Mucho ánimo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Bufff!!! Es que a veces no hay quien los aguante... se te meten los chillidos en los oidos y claro, explotas!!!! Encima embarazada, incómoda etc... pues peor.
    Ánimo que ya te queda menos!!!!

    Un abrazo!!

    www.buscandoropitaonline.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Muy buena entrada. Por eso, nos gustaría incluirla dentro de nuestro repaso semanal de blog de papás y mamás (www.bebesymas.com)

    ResponderEliminar
  12. Pienso que no te excediste, es una consecuencia lógica. Tampoco lo hiciste a la primera de cambio. Tranquila e intenta no sentirte mal

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates