Deja vù

viernes, 13 de abril de 2012
Ayer fui a la primera de mis clases de preparación al parto y fue como si no hubieran pasado más de dos años de la anterior vez. Nada había cambiado excepto las mujeres que allí nos habíamos encontrado, bueno y yo, que ahora voy con las cosas mucho más claras.

Llegué a las 10 tonta de mí sin recordar que nunca nunca empezábamos con menos de 15 minutos de retraso, cosa que para empezar ya me saca de mis casillas, cuando entramos por supuesto éramos bastantes más de las que cabemos (y eso que sólo había dos padres) y tenemos que meter los bancos de la sala de espera de enfrente, algo superlógico teniendo en cuenta que todas estamos como estamos, desde aquí gracias a los dos padres que hicieron todo el trabajo pesado ;)

Echo un vistazo a mi alrededor, no hay ninguna cara conocida, ninguna vecina ni ninguna mamá que repita desde la última vez que estuve, por supuesto el careto que no había cambiado nada de nada era el de la matrona.

Nos reparte unas hojas a las "nuevas", las mismitas hojas que ya tuve en su día y empieza a contarnos lo que ella considera la lista de cosas imprescindibles que debemos llevar en la bolsa al hospital y que debemos comprar. Está bien que alguien te avise de ciertas cosas que pueden ser importantes para llevar cuando no has pasado por ello pero... como la cosa no cambie respecto a hace dos años (y me da que no va a cambiar) lo repetirá todas todas las semanas. Además es una lista muy curiosa en la que aparece tanto un kilo de kiwis envueltos en papel de regalo para el estreñimiento como colorete porque según ella salimos del parto con muy mala cara y las visitas no nos pueden ver así... Claro, las primerizas no dicen nada porque no entienden muy bien de que va el tema y las que hemos pasado por ello porque pasamos de estas chorradas, así que curso tras curso sigue repitiéndolo.

Te encuentras además con otras cosas tipo "chupete esterilizado" cuando resulta que todas las asociaciones de pediatría desaconsejan su uso hasta que la lactancia está bien establecida, pero para ella es fundamental para que el bebé aguante tres horitas sin pedir teta... no sé si la voy a aguantar cuando empiece a darnos esos consejos tan bien actualizados sobre lactancia.

Por supuesto nos hizo apuntar una serie de cosas que tenemos que comprar: crema para preparar el pezón para la lactancia, lo cual no pienso comprar ni entiendo su funcionalidad ya que no creo sea necesario preparar un acto fisiológico, compresas y discos absorbentes de los cuales nos dijo hasta la marca que ella recomendaba y las cremitas para el bebé también de una marca en concreto.

Es muy curioso porque siempre deja claro que no hace falta gastarse mucho en un bebé pero nos deja claro cual es la marca de cada cosa que hay que comprar, claro aquí sí que entré en la conversación y le dije que tanto las compresas como los discos los venden de marcas blancas y son igual de efectivos y su respuesta fue: "lo que yo recomiendo es lo más barato y lo mejor" Toma ya!! así que mamadeunabruja para la próxima mejor te estás calladita.

La verdad es que no se pudo hablar de mucho más porque se acercaba la hora y nuestra matrona tiene la costumbre de decir siempre a alguna de las recién paridas que venga con el pequeñín a contarnos su experiencia, lo cual está bastante bien aunque luego te das cuenta de que en realidad contamos las cosas no muy verídicamente.

Como resumen, una mañana casi que perdida, lo peor de todo que como parece que me va la marcha volveré, la próxima semana acompañada de papá, él me dice que para que voy y en parte tiene razón pero... me da miedo perderme justo algo realmente interesante, tonta que es una!!

15 comentarios:

etiKeta dijo...

a mi me servieron mucho las clases pero mi matrona es muy diferente de la tuya.. Para empezar no hay lista con marcas ni kiwis... nos daba muchos consejos y sobre todo confianza en nosotras mismas (o asi lo recuerdo) y por el secundo estoy con ella otra vez. Pero para ser sincera me estoy planteando saltarme las clases.. (ademas me tocara en Agosto..)

lamamadeunabruja dijo...

etiketa, es que es todo tan distinto según la profesional que te toque...

MamaEncantada dijo...

A mi las clases no me sirvieron de mucho la verdad, aunque reconozco que la matrona era de 10 y lo que decía era bastante logico, lo que pasa es que la mayoria era preparacion al expulsivo y como yo tuve cesarea.... pero las poquitas cosas que no eran de expulsivo si me han sido utiles.

Irene dijo...

Con las dos primeras fui al cursillo, con la tercera no, no me iban bien las horas con las otras... Pero yo siempre he ido encantada, esta claro que todo depende de la matrona en cuestion... Pero si sales del cursillo con esa sensación, te vale la pena ir? Piensatelo.

Martina Calzada dijo...

Querida Mamá de una bruja,

Yo fui al curso de mi primera hija y la matrona que me tocó genial y luego había curso de postparto, así que muy bien. De hecho hice lazos con alguna que otra mamá del curso.

Sin embargo con el segundo no estaba la misma matrona y lo que describes es lo que me pasó a mi en el segundo curso, era todo muy absurdo y surrealista. A pesar de todo me pasaba como a ti que tenía el "miedo" de perderme algo importante o alguna novedad, creía que alguna cosa nueva aprendería, pero al final terminamos por no ir porque no tenía ningún sentido.

Por otro lado me daban pena los primerizos porque con semejante matrona sin ninguna preparación de las sesiones, que hablaba de todo y de nada pues no es que se fueran muy preparados ni muy enterados de muchas cosas, pero bueno.

En fin, que como ya tienes experiencia pues no tienes tanto problema.

Un abrazo.

Mamá de dos canijillos dijo...

Claro ejemplo de por que no fui a las clases preparto en mi segundo embarazo, de todos modos lo de los kiwis y el colorete supera con creses a la mia. Y las marcas ni te cuento.

Opiniones incorrectas dijo...

Yo soy muy puntual y me desespera esperar. Cuando vivía en Santo Domingo, que allí la gente es muy impuntual, me pasaba horas esperando cual pringada.

Sofia dijo...

kiwis? jajajajajaja, es lo más original q jamás hoy para llevar en la lista del hospital !!!

a mí la matrona mía me pareció un amor de persona. me encantó :)

besotes

Maria dijo...

Vaya, lo siento mucho. A mi, las mias me sirvieron mucho aunque ahora seguro que las aprovecharia aun mas. Espero que vayan mejorando. Un besito

Papalobo dijo...

Pues yo me fui a las clases con el primero, pero para el segundo...si a muchas de vosotras no os sirve de nada imaginad para que nos sirve a nosotros, jajaja. A parte, la segunda matrona era poco menos que impresentable así que para salir de mala leche mejor ni entrar.

Tita dijo...

¿kiwis envueltos en papel de regalo?
¿Estáis seguras que no es una abuela disfrazada de matrona? ¿qué clase de consejo es ese?

Yo con la segunda no fui, quería ir pero como siempre están hasta arriba (como la tuya) me dijo que mejor lo dejara para los ejercicios (que no pudimos hacer con la primera por falta de espacio, no nos podíamos tumbar todas)

¿Recomendaciones de compra? buah, con la primera me quedé con dos cajas de discos que no usé porque a mí no se me salía nada, tanto preparar. Un pedazo de tubo gigante como si fuera a amamantar 5 años de la lanolina esa para el pecho (maravillosa por cierto) pero un gasto exagerado. Con la bebé me compré el pequeñito, que aunque me decían que me salía más caro a proporción, yo pensé, ya, pero si no lo gasto, entonces sí que he hecho el primo.

Efectivamente, ni siquiera llegué a gastar el pequeño...

Lo que nadie nadie nadie te dice es que en la farmacia venden unas compresas absolutamente maravillosas para cuando tienes puntos, que son literalmente, un trozo de algodón suave, envuelto en gasa finita que parece una nube ¡qué descanso, que gozada, qué maravilla!

Si no las conoces, te las recomiendo, son compresas tocológicas (pero NO son las que dan en el hospital de celulosa)

¿Y la crema del culete? con 5 tubos me quedé sin usar con la nena, que compré yo y no la iban bien, e iba cambiando hasta encontrar el ideal. Y con la bebé igual con los que me regalaron, tengo dos mustelas enteras, y al final sólo le doy cuando está un poco irritada el Eryplast, justo como su hermana.

En fin...y luego las experiencias de parto ¡me parto! como si una fuera igual a otra!!!!

Belén dijo...

Alucinada me quedo. No puedo dejar de preguntártelo, para qué vas? una matrona así no va a enseñarte nada que no sepas, es más puede que llegue a confundirte o que incluso, cuando se vaya acercando la hora te haga dudar.

Si hay algún grupo de madres, grupo de lactancia o similar por donde vives acude a él, pero una matrona que cuenta que lleves colorote pa ponerte mona para las visitas..... en fin, para morirse.

Ah! por cierto, no hace falta preparar el pezón, como bien intuiste, el cuerpo ya se encarga de ponerlo a puntito para el gran momento.

Besotes guapa

Madi dijo...

Yo tuve mucha suerte con mi matrona, era asesora de lactancia y no para de hacerse cursos de reciclaje. De hecho nos dijo que lo de las respiraciones en una jilipollez, porque es para intentar concentrarse y cuando tienes una contracción debes respirar como puedas...yo me partía con esa mujer. Creo que la próxima paso de las clases...

lamamadeunabruja dijo...

Belén, creo que es puro morbo...

La esposa de su hijo dijo...

Yo solo fui en el primero y la matrona era genial, tan buena que para el segundo me acordaba de todo.
No vayas, que pareces un poco masoca, bueno haz lo que quieras.
Buen día,

Publicar un comentario en la entrada