Ads 468x60px

domingo, 1 de julio de 2012

Dos hermanas

Más de una vez he comentado en el blog mi miedo a los celos y posibles reacciones de la bruja mayor cuando llegara su hermana y he de decir que como en otras tantas ocasiones me ha sorprendido positivamente, no puedo decir que no tenga celos porque haberlos haylos y en esta semana nos los ha demostrado con alguna rabieta extra o como dice papá estando más pegajosa de lo habitual.

Los primeros días en casa yo lo pasé un poco mal, cuando estaba sola con la peque dándole el pecho a veces me ponía a llorar pensando que era demasiado pronto para la mayor, que le había hecho crecer demasiado rápido y me sentía culpable por estar con una y no con la otra, así que según se dormía la pequeña iba corriendo donde la mayor y aún así me daba la sensación de que no tenía tiempo suficiente para las dos, pero estas sensaciones aunque no han desaparecido del todo sí que han ido disminuyendo al verlas juntas.

La bruja mayor está obsesionada con su hermana, a veces me da hasta miedo porque tanta efusividad en algún momento puede acabar mal, está todo el día dándole besos o como dice ella "besos, caricias y mimos", se levanta de la cama y no hay beso para mamá o papá sino para su hermana, se va a acostar y lo mismo, tengo que bajar con ella a la calle a por algo y primero un beso. Si empieza a llorar me hace muchísima gracia oírla decir "no llores pequeñita", "mamá está llorando porque quiere teta", y por supuesto cuando estoy dándole el pecho ella tiene que estar ahí acariciándola, a veces hasta tengo que decirle que la deje un poco tranquila para que se duerma. De verdad, unas muestras de amor que no le había visto nunca, ni siquiera conmigo.

Por supuesto tiene sus momentos malos sobre todo por la noche cuando me echo con ella en la cama para que se duerma y de repente la pequeña me reclama, en esos momentos suele ir su padre con ella a la cama pero le echa "papá no, papá a la sala" y eso que los días que yo estuve en el hospital durmió con su padre de maravilla... Si vamos todos a buscarle a la guarde y yo en algún momento tengo que coger en brazos a la peque, la mayor tiene que ir aupas de papá, si tardo en darle el pecho a ella le entran de repente ganas de hacer cacas en el orinal,... Pero bueno, que si sus muestras de celos son todas así creo que será más fácil de lo que yo había pensado, y es que como en otras ocasiones yo ya me esperaba lo peor, que se volviera a hacer pis encima, que no quisiera comer nada, que nos lo pusiera realmente difícil, pero como digo de momento no ha ido así.

Ahora sólo espero que la cosa siga así...

12 comentarios:

  1. Me alegro mucho de la reacción de tu mayor. A mi me pasaba al principio lo mismo que a tí, pero ahora se me cae la baba viéndoles juntos que ya empiezan a interaccionar un poco más. Ojo, que los celos existen, pero de los dos. Aun así me encanta ver a A. imitando a su hermano (ese ídolo que sabe hablar, correr y saltar) y a P. calmando a A. diciéndole: "no llores mi rey" (hasta que se cansa y le arrea un tortazo, jajaja).
    Disfruta mucho de las dos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que dentro de muy poquito te encantará verlas juntas e interactuar, creo que eso es algo maravilloso de tener hermanos.
    En mi caso con los mellizos los primeros meses fué horrible, el verlos llorar a la vez y no tener manos suficientes, él tener que dejar que uno llorara y acudir al otro, el que uno me demande algo y el otro otra cosa y tener que dividirme... pero todo eso se olvida ucando los veo jugar y reír juntos.
    Yo tube una relación y la sigo teninedo muy especial con mi hermana, siempre he pensado que somos dos mejores amigas aunque los tirones d epelos y patadas y demás también los tubimos... disfruta de las dos...

    ResponderEliminar
  3. Pues yo tengo la sensación de que lo estáis llevando muy bien. No anticipes cosas que tal vez no sean. La brujita mayor parece feliz con su hermanita :))

    ResponderEliminar
  4. Ains, te entiendo tanto...yo también lloraba y me sentía extraña cuando Cayetana llegó a nuestras vidas...Ignacio sólo tenía 15 meses y era...un bebé!!! Tenía, dos bebés! y ambos, me necesitaban...Ignacio había sido todo mi mundo hasta que llegó su hermana...y ahi me invadió una mezcla de tantos sentimientos...Pero ahora es eso, se adoran, no están el uno sin el otro y la verdad es que en tema celos no hemos notado nada...claro, era tan pequeño el pobre...
    Un beso y enhorabuena por esas dos brujitas!

    ResponderEliminar
  5. Ojalá sigáis llevándolo así de bien. Ahora resultará agobiante pero luego cuando las veas crecer llevandose tan poco y siendo tan cómplices seguro que te alegras.

    ResponderEliminar
  6. verás como todo es mucho más fácil de lo q te decían !!!!

    va todo genial.

    besos

    ResponderEliminar
  7. pues es lo que mas me angustia con la venido del hermanito.. a ver si lo llevamos igual de bien que vosotras!

    ResponderEliminar
  8. Y cada vez irá a menos, en un mes ya no tendrá ni esas pequeñas demostraciones, y lo de que la quiera tanto sí que crecerá.
    Enhorabuena, porque parte importante de ese amor entre hermanas es tuya.
    Buen día.

    ResponderEliminar
  9. Te entiendo perfectamente. A mí me pasó lo mismo hace casi nueve meses. Yo tengo dos peques: Iván de nueve meses y Daniel de dos años y medio. Se adoran, pero estamos pasando por todas las etapas: Demasiado amor la bebé (Ay, que me lo escachufla), vuelta atrás ("Soy un bebé como Iván, méteme en la cuna, vuelvo al chupete y ma hago ppis encima), perretas gordas (hazme casoooooo), Odio a mamá (¿Eres mala!), Solo yo (Iván no)... Pero creo que en un par de años jugarán juntos y se aliarán contra mí jaja.

    Me alegro de qque la peque le tenga poca pelusa a la bebé.

    ResponderEliminar
  10. La bruja está hecha toda una pequeña mamá :)

    ResponderEliminar
  11. Wonderful blog. I've found interesting stuff in here. Keep it up.

    ResponderEliminar
  12. It's full of interesting stuff in this site. Thanks.

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates