Ads 468x60px

jueves, 13 de septiembre de 2012

Momentos para hablar

Una de las cosas que más echo de menos desde que soy mamá es tener tiempo para hablar, quiero decir para poder mantener una conversación con un adulto tranquilamente.

Porque hablar lo que es hablar me paso el día hablando (bueno, a veces gritando), haciendo tonterías con la peque y hablando con la mayor, y me encanta pero de vez en cuando otro tipo de conversaciones no estaría mal...

Antes de que naciera la mayor yo trabajaba cara al público con lo que me pasaba el día dale que te pego a la lengua, de hecho creo que muchas de mis pacientes solicitaban los tratamientos para venir a contarme sus historias sin tener que pagar un psicólogo y de paso salían renovadas por dentro y por fuera, porque es una pena pero yo me di cuenta de que muchas veces no tenemos con quien hablar y acabamos contando cosas superíntimas a personas que simplemente nos escuchan. Así que imaginaros, llegaba el fin de semana y sólo quería silencio...

Pero claro, hemos pasado del todo a la nada.

Y me diréis ¿y qué pasa con el papá de las brujas? Pues que es imposible mantener una conversación con él sin estar oyendo "mamá mira" "mamá, qué dices?" "mamá, mamá, mamá,..." A qué me entendéis? Y claro, cuando por fin se duerme una llega el turno de la otra... Y si finalmente tenemos un momento para hablar, como gilipollas acabamos hablando de las niñas.

Y en el parque, más de lo mismo! Claro que hablas, pero hablas con otras mamás y papás y estás con un ojo en la conversación y otro (los dos muchas veces) en los churumbeles, cuando no tienes que dejar al otro con la palabra en boca porque viene alguno a pedirte que le columpies, o que quiere pis, o sales corriendo porque se ha caído del tobogán.

Y para colmo me pongo a escribir un blog sobre mis hijas!! Pero, es que de qué voy a hablar si son mi vida 24 horas al día!!

Así que cuando hace dos días mientras chateaba por wasap con una amiga y me pregunta a las 23:30 de la noche si puede llamarme para contarme los marujeos de viva voz, ¿cómo voy a decirle que no? Y ahí me veis hablando casi de madrugada por teléfono sobre bodas, fajas y demás tonterías que de vez en cuando vienen bien para olvidarse un poco de pañales, guarderías y parques. Eso sí sin poder moverme porque la pequeña estaba dormida en mi pecho...

9 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, me encanta hablar y yo ademas vivo en un sitio que no conozco a nadie, con lo que lo poco que hablo es sobre niños, pañales, guarderias...

    ResponderEliminar
  2. Nesecitariamos hacer un chat, para madres Q necesitan hablar jejejeje!!!!
    Pero seguramente q cuando hablas de tus hijas se te cae la baba jejeje como nos pasa a todas las madres.
    Pero tambien es bueno Qe cambies de tema, no se buska algo k te apasione (Qe no sean tus hijas) y saka tiempo.. es dificil pero veras como lo consigues!!! :)

    ResponderEliminar
  3. Sí sé lo que es eso. Ahora que he recuperado la capacidad de hablar de algo que no sean pañales, teta y papillas...viene la siguiente remesa. Ahí vamos,jajajaja

    ResponderEliminar
  4. jajajajaja todas sabemos lo que es eso. ¡Cómo se echa de menos una conversación adulta!!!! hay que buscar los huequitos y si tiene que ser a esas horas...pues buenas son.

    ResponderEliminar
  5. Ja ja!! Q cierto es lo q dices. Yo curro cara al público y si q viene bien, si...

    ResponderEliminar
  6. qué identificada me siento. Yo hablo siempre con mi mejor amiga por teléfono, quiero decir que habla ella, le dejo que se explaye y explaye sobre su vida, sus noches de juerga, sus rollos con chicos.. todo el tipo de cosas que hacía yo antes de casarme y tener hijos. Me encanta oírla, no porque lo eche de menos, sólo porque desconecto un rato de mi vida que sólo gira alrededor de lo que ha comido mi hija, si ha hecho pis, si va al parque, si duerme.... me encanta, y yo no abro la boca porque no me apetece hablar más de mi rutina..

    ResponderEliminar
  7. A mí me pasa lo mismo y, además, echo mucho de menos desayunar, comer o cenar sin interrupciones de principio a fin, hablando con alguien. No sé que tiene mi nene que es ponerme a comer y pide teta, llora si está dormido o me reclama de alguna manera.

    ResponderEliminar
  8. La verdad que si, yo creo que me he puesto a estudiar por hacer algo distinto a niños, niños y niños jeje

    http://mamaestudianteyamadecasa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  9. A veces las conversaciones más sencillas son también complicadas, te olvidas de lo que estás hablando y acabas con mensajes o notas o "déjalo". Pues claro que te entendemos.

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates