Ads 468x60px

lunes, 15 de octubre de 2012

¿Hasta dónde debo ceder?

Cuando oía hablar de los terribles dos nunca pensé que habría días en que serían tan terribles... y es que llevamos una racha de berrinches y broncas que no sé hasta que punto es normal.

Cuando leo algo sobre como tratarlas siempre hablan de evitarlas, pero claro, esto no es siempre posible, y otras veces si es posible pero ¿a costa de qué? Y me explico...

Hay veces que las puedo evitar y las evito, por ejemplo cuando vamos al Eroski siempre en el momento de salir se sube un rato en la moto que hay en la puerta, ya me he encaragado de que todavía no sepa que eso se mueve si le echas una moneda ;) , y no hay mayor poblema, si un día voy con prisa para evitar bronca entramos y salimos pr la puerta trasera y punto, aunque tenga que dar más vuelta para ir a casa. Ahí es un berrinche evitable.

Pero otras veces podría ser evitable pero no me da la gana que lo sea. Y estoy pensando en la que tuvimos ayer antes del baño.

Resulta que como estuvo lloviendo toda la tarde, toda la tarde estuvimos en casa por lo que llegó un momento que la sala no era una sala sino una leonera, no sé si había algún juguete que estuviera en su sitio, así que llegó el momento de recoger, por supuesto ella lo había tirado ella tenía que recogerlo, aún así su padre empezó a ayudarla (todos sabemos que eso de ayudar generalmente es recogerlo casi todo) pero en un momento determinado ella dijo que no iba a recoger más y le dije que vale que iba a por la bolsa de basura para tirarlo todo, pero a ella esto le da igual, así que cogió el peine de su hermana y lo tiró (con muy muy mala hostia por cierto), diez veces le dije que lo recogiera y diez veces pasó de mí (encima con chulería) así que le dije que si no lo recogía tiraba su peine de Kitty a la basura y así sucedió.

Pues aquí se armó buena, tuve que cerrar la puerta de la sala para que no fuera a por él y poner un sillón tapando la puerta para que no la abriera, ahí la veis con sus doce kilos y medio moviendo el sillón y llorando como una descosida, "Cuando recojas el peine de tu hermana puedes ir a por el tuyo" "Noooooooo, mi peine de Kityyyyyyy, noooooo" Así media hora hasta que le dije que no le iba a dar tiempo a bañarse y que si no se bañaba hoy no había guarde, pues al final cogió el peine, no lo llevó a su sitio pero me lo dio a la mano y pudo ir a recoger el suyo.

Por supuesto, esta bronca la podía haber evitado, podía haber recogido yo todo y podía haberla ignorado cuando tiró el peine, pero ¿debía hacerlo? Porque al final fue una cuestión de cabezonería, a ver quien tenía más fuerza si ella o yo y ahora lo pienso y me resulta súper infantil, pero también pienso que no puedo dejar que haga lo que le salga de los huevos sólo por no oirla.

Y es que ella ya sabe que lo que hace tiene unas consecuencias, sin ir más lejos el viernes por la mañana se quedó sin bajar al parque por morder a su hermana y luego la oía jugar con las muñecas castigando a la muñeca grande "por morder en el papote a la pequeña", así que saber sabe.

Sabe de sobra que si no se porta bien habrá un castigo, y no penséis que pretendo que esté quietita y aparbada, no, en esta casa portarse bien significa básicamente recoger sus cosas y no pegar a su hermana, no es tan difícil.

Pues así estamos, espero que esto no dure mucho porque me desespera y llego a plantearme hasta si darle un guantazo, aunque claro también me han dicho que después de los terribles dos llegan los terribles tres...

9 comentarios:

  1. Pues yo creo que esto de los berrinches se extiende ya para toda la vida, porque vamos, mi cuñado tiene 13 años y tuvo una con mi suegra hace nada porque no le daba el movil porque le puso ese castigo al haber suspendido...

    Me hace gracia lo de tu niña, porque mi chiqui tiene 2 años y ocho meses y de vez en cuando se agarra cada cabreo por lo mismo que ella...

    El tema de recoger sigue siendo un conflicto, él tira todo y luego tengo que repetirle ochocientas veces que recoja todo lo que ha tirado, y a veces hasta se me ha escapado un cachete en el culo cuando no solo no ha recogido sino que encima me ha tirado algun muñeco en señal de protesta.

    Creo que es bueno enseñar consecuencias a sus actos, no se es mejor padre por permitirle todo al niño, conozco madres que por no escuchar llorar a sus hijos les compran cualquier chorrada que se les antoje o ceden a lo que sea para no escuchar lloros.
    Y los niños luego, cuando van al cole o a la guarderia tienen problemas de adaptacion, porque se piensan que todo el monte es orégano y que todo el mundo va a ceder para que él no se enfade, y sabemos de sobra que la vida no es asi.

    Hay cosas que son evitables, como dices, claro que si, e intentamos para no tener otro espectaculo modificar un poco la rutina, por ejemplo, yo no puedo fregar en casa si él no coge a su vez otra fregona, y me lo pone todo hecho un asco, pues intento fregar cuando él no está, o la plancha, que esa es otra.

    Es complicado enseñar a estas edades, (y a todas, claro, pero ésta es especialmente dificil porque aun les cuesta entender algunas cosas) una intenta hacerlo lo mejor posible pero a veces cuesta, a mi se me ha escapado algun grito muchas veces porque te agota de tal manera que tienes que deshaogarte de alguna forma.

    En fin. No nos queda otra que tener mucha paciencia con estos peques.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Difícil tema.... pero yo hubiera hecho exactamente lo mismo que tú. Bueno, es que es lo que hago. Porque mis brujis no se quedan atrás en cabezonas y a desafiantes no es muy fácil ganarlas.

    Tienen que aprender dónde está el límite. Y sí, lo he intentado mil veces por las buenas, pero te puedo asegurar que contra más tranquila lo digo, más pasan de mí.

    Mucha paciencia y mantente firme, porque tienes razón, no es tanto pedir que ordenen y que no peguen.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Maja, mucho ánimo, la mía va por los 29 meses y es un reto tras otro. Y está muy bien lo de evitarlas, pero cuando son cabezonas hay veces que hacen cosas en plan "por mis huevos" y no es ser infantil, sino dejarle claro que no, que hay unos límites y hay que respetarlos. Ufff, a mí viendo la temporada que llevamos me da un miedo horroroso que llegue enero y venga la otra... A ver qué pasa. Ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Animo bonita! si te sirve como anti-leoneras, lo de recoger toda una habitación (que no le apetece a nadie, y a ellos menos) es sacar los juguetes de uno en uno. Sacamos uno, jugamos y cuando ya no lo queremos más, se recoge y se saca otro.

    Te parecerá tonto, pero ellos aprenden a llevarte el juguete para tener otro diferente...y eso ya se parece mucho a recoger.

    Parece que lo de guardarles o tirarles juguetes no les funciona...porque tienen muchos. Pero si se los vas guardando todos, resulta que un día ¡no tienen ninguno! y ahí, como son muy listos, aprenden la lección. Es el momento de ir sacándolos poco a poco y dependiendo del trato que les den...ir recuperándolos.

    Yo también creo que no deben ganar por el simple hecho de no oirlos ¡esa es la diferencia entre niños maleducados y mimados, y los que no! Besos y ánimo, pronto verás los frutos!!!

    ResponderEliminar
  5. Muy complicado. Yo pensaba que los terribles dos eran los dos, pero a los 3 también se tienen!!!

    Ánimo

    ResponderEliminar
  6. Y así será toda la vida...mi madre a mis treinta y muchos aún me podría dar guantazos :P Ánimo que luego hay días buenos...

    ResponderEliminar
  7. Hola!!! te leo siempre pero creo que nunca escribí, soy profe de infantil y a mi me funciona genial para muchas cosas "el tiempo" (como ellos lo llaman), es uno de esos relojes de cocinar (de 1 euro y pico de IKEA conretamente) y se lo pongo para recoger, para merendar...para cosas en las que quiero que acaben en un tiempo determinado, ellos le llaman "ganarle al reloj", si el tiempo suena, se recoge la merienda o confisco los juguetes sin recoger...puede que a ti te funcione, al principio dale premios si le "gana al reloj" un sugus o alguna chuche, pero después puedes premiarla con otra cosas: poe ejemplo un cuento (si es la hora de ir a dormir), ir al parque , ver un ratito de dibus...

    Yo creo que no siempre hay que ignorar las rabietas, a veces los niños cuando los intentamos sacar de la rabieta, preguntandoles que les pasa...ellos nos lo explican y adiós rabieta, en otras ocasiones hay que darles un tiempo para que se calmen, sin insistirles repetitivamente, de vez en cuando puedes decirle suavemente: me quieres contar ahora que te pasa? si? pues deja de llorar, que si no no te entiendo...

    Bueno, cualquier cosita.....


    Un besote

    ResponderEliminar
  8. y los terribles 3, los terribles 4, los terribles 5 y de momento llegamos a los terribles 6..... yo creo que cuando te sale un niño con los lereles bien plantaos.... poco podemos hacer!!

    Si te sirve de consuelo yo habría echo lo mismo. Besitps

    ResponderEliminar
  9. Paciencia... Claro que no puedes pasar siempre ni evitar conflictos, solo te queda echarle huevos tu también...

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates