Ads 468x60px

lunes, 26 de noviembre de 2012

Cuando uno más uno es mucho más de dos

Cuando una está embarazada de su primer hijo ni de lejos se imagina lo que le va a suponer, mil veces hemos hablado de que normalmente nos imaginamos una maternidad idílica que pocas veces (por no decir nunca) es real, pero sea como sea, independientemente de nuestro carácter y del de nuestro hijo nos amoldamos. Cuando estamos embararazadas por segunda vez ya no nos creemos las milongas que nos cuentan, ya sabemos que un hijo requiere un esfuerzo o un trabajo X, pero volvemos a cagarla en el momento que nos creemos que con dos el trabajo será 2X.

Y es que con dos niños en casa por mucho que el pequeño sea mucho más tranquilo que su predecesor, por mucho que nosotras ya estemos más relajadas, por mucho que haya cosas que ya nos den igual, el trabajo es X al cuadrado.

Si calculas que en bañar por ejemplo a cada una por separado te puede llevar diez minutos por niña, cuando tú estás sola en casa con las dos jamás son veinte. Para llevar a la mayor a la bañera tengo que ir también con la pequeña y mientras baño a una entretener a la otra, antes de sacarla tengo que llevar a la peque a la habitación y que nos espere mientras vamos nosotras, y otra vez con la peque a cuestas para secar el pelo a la mayor.

Llega el turno de la pequeña, normalmente  intento hacerlo cuando la mayor está en la guarde pero no siempre es posible, así que preparo la bañerita y llega la mayor porque quiere "ayudarme", eso sí, va al baño a por el escalón y me trae el champú, no puedo decirle que no porque me encanta ver como lava la cabecita a su hermana, es uno de esos momentos para no olvidar, pero claro, cuando terminamos hay que sumar el tiempo que tardo en recoger todo el agua que se ha extendido por el suelo y que no habría si lo hubiera hecho yo sola.

Y esto que digo de los baños sucede con todo. Yo tenía nuestra rutina ya controlada y a la nueva todavía no le he cogido el punto. Hay días de esos para no levantarse de la cama en los que cuando no está llorando una está llorando la otra cuando no las dos a la vez.

Llevo un mes que no doy a basto, se han juntado dos momentos malos de las dos y a veces me dan ganas de ponerme a llorar a mí también.

La peque hizo cinco meses el viernes, está en una fase en que tiene que estar encima continuamente, no está agusto de ninguna forma, si estamos comiendo ella en mis rodillas, si estoy jugando con la mayor ella encima de mí, si voy al baño me la tengo que llevar,... al igual que su hermana las siestas no son lo suyo, se duerme tres veces al día durante media hora pero dos de ellas es en la calle, así que tengo treinta minutos al día que puedo dedicar en exclusiva a la mayor, cuando puedo claro, porque esta tarde no me ha quedado otra que aprovecharlos para terminar de hacer la tortilla para la cena, afortunadamente la mayor estaba de buenas y se ha venido a la cocina con las pinturas y los cuentos.

La mayor está en una época de celos insoportable, pero no sólo celos hacia su hermana (que los llevamos más o menos bien), sino celos a cualquiera que se ponga a hablar conmigo ya sea su padre, su abuela o cualquiera en la calle. Estamos comiendo todos juntos y si su padre y yo estamos hablando de algo que no va con ella ya empieza, que si no quiero comer, que si me duele la boca, que si quiero caca,... cualquier escusa es buena para que dejemos la conversación. Estamos en casa de mis padres, ella tranquilamente jugando a lo que sea, me pongo a hablar con mi hermana y de repente se pone a llorar dios sabe porqué. Hasta en el parque, si me ve que me pongo a hablar con cualquier otra madre tengo que ir por narices a ver como se tira por el tobogán. Y esta situación realmente me agota, me agota y me cabrea.

Así que si juntamos las dos cosas que ya de por sí tienen lo suyo hay días que no puedo hacer nada que no sea dedicarme a ellas. Afortunadamente tengo el congelador lleno de tuppers de la abuela, menos mal...

Eso sí, no quiero asustar a las que estéis embarazadas por segunda vez, las cosas buenas, las satisfacciones también siguen un crecimiento exponencial, a los logros de una y otra hay que sumar los momentos tiernos que tienen juntas, el ver como interactúan y como se quieren, la pequeña se ríe muchísimo con la mayor, y la mayor no puede dejar de estar pendiente de la pequeña y aunque más de un mordisco ha habido el oírle decir "peque, eres mi hermana y vas conmigo a todas partes" o "peque eres la mejor del mundo" hace que a pesar de todo no me arrepienta de nada.

5 comentarios:

  1. Te entiendo muchisimo! Mi hija mayor tiene 2años y 5 meses y mi pequeño cinco meses y medio. Y puedo decir que estoy en una etapa maravillosa, que no me quiero perder ni un segudno, pero muchas veces creo que me va a dar un ataque, por el estres!! Mi pequeño solo consiente estar en mis brazos, duerme muyyyyyyyyy poco, o poquisimo, y la pequeña es un solete pero no para.... Los celos hasta ahora no habian aparecido.... pero ahora que el peque ya coge juguetes y empieza a hacer cositas, a la mayor no le hace mucha gracia.... pero bueno, por ahora lo entiende bastante bien....
    Mucho animo! ;)
    Besoss

    ResponderEliminar
  2. yo baño los 2 a la vez...el mayor a remojo mientras lavo al peke..intento tener la cena preparada y solo a calentar cuando estoy sola con los 2.. pero es verdad que es una locura..sobre todo cuando uno esta al pecho y el mayor la esta liando...

    ResponderEliminar
  3. Ten en cuenta que estos momentos de estres son ahora, cuando la peque es demasiado peque, ya veras como poco a poco iran haciendo las cosas juntas... Yo he llegado a meter en la bañera a las tres y tan campantes... Ya veras como dentro de un tiempo las disfrutas a las dos!!!

    ResponderEliminar
  4. Ay, como te comprendo! Yo tengo un niño de 3 años y una nena de mes y medio...asi que que te voy a contar!!! Desde que me quede embarazada no he sabido lo que es descansar y ahora con los dos...pfff.
    Mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
  5. Jo, si la mía está que me quiero pegar un tiro de vez en cuando que no me deja ni un minuto sin tocarme sentarse encima de mí, llorar por la caca toda la tarde...cuando estén las dos me da un síncope!

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates