Ads 468x60px

sábado, 29 de septiembre de 2012

Ropa, ropa y más ropa

¿Cuánta ropa se puede acumular en 32 meses de vida? Ahí tenemos la foto para comprobarlo... y eso que falta la que están usando ahora,  la que he regalado y la que he tirado totalmente destrozada, así que considerando que no soy de las que más compra qué podría encontrar en otra casa??


Una de las ventajas de tener dos niñas es el poder aprovechar la ropa de una para la otra, por ello la paliza que me pegué ayer ordenando todo eso. La ropa que se le iba quedando pequeña a la mayor yo la iba guardando en bolsas de viaje para poder utilizarla, pero estaba guardada sin ningún orden ni sentido así que cada vez que he tenido que buscar algo para la pequeña he tenido que urgar por todos lados, así que me dije que ya me valía y puse todo en bolsas por tallas y un poco por estaciones, aún así ya veremos cuantas veces tengo que revolver...

Y es que en lo que a las tallas de la ropa se refiere en primer año de un bebé es un rollo total, si le compras algo nuevo en dos meses no le vale!!

Pero lo peor es que cada dos por tres me prometo a mí misma que no les voy a comprar nada más en x meses, pero me tientan, me tientan!! por ejemplo estas dos últimas semanas me llegan las alertas de vente-privee y veo cosas tan chulas y a buen precio que como iba a resitirme, así que ahí estoy esperando dos paquetes. De hecho cada vez que suena el timbre la mayor me dice "Mamá, qué nos traen? qué será?" vamos que aunque me traigan un paquete de bolígrafos ella se emociona al abrirlo, jeje.

El tema es que ahora por ejemplo comprar algo a la mayor me da menos remordimientos porque me digo "si ella lo usa poco lo podrá usar su hermana en dos años" y a la pequeña tampoco quiero dejarla con todo heredado y acabo picando también. Pero esta vez sí que sí, hasta las rebajas de enero nada de nada ;P

Y vosotras, ¿también tenéis esta locura o es que yo soy más desordenada de lo que pensaba (que es mucho)?

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Se la suda

Dicen los expertos, o por lo menos los que saben más que yo sobre estas cosas, que cuando amenazas con algo tienes que cumplirlo y que para que un castigo sea efectivo tiene que ser con algo que al castigado le importe. Justo todo lo contrario que sucede en esta casa...

Lo de las amenazas incumplidas es el pan nuestro de cada día, aunque he de decir que cada vez menos porque uno de los temas que más broncas nos traía que es el de la comida cada vez me importa menos, así que a la bruja mayor le entran por un oído y le salen por otro. Pero es que claro si le amenazo con cosas que no van a suceder como que los abuelos no van a venir cuando ellos lo están deseando y encima tienen el billete ya comprado, como que no.

El problema es que cuando lo cumplo a ella se la suda.

El domingo sin ir más lejos estuvo metiendo sus juguetes en la bolsa de la basura por no recogerlos. Después de pasarme todo el día ayudándole a recoger los juguetes (es decir recogiéndolos yo) me cansé y le dije que si no los recogía iban a la basura, y qué me dijo? Sí mamá, tíralos a la basura. Pero si te tiro la plasti con qué vas a jugar mañana? Con las comiditas.

Yo estaba que me reconcomía entera, es que le daba igual que los tirara!! Me fui de la sala para dejarla sola a ver si empezaba a recogerlos cuando oigo "Mamá, tíralos!!" En esos momentos si hubiera sido un dibujo animado me habría salido humo de la cabeza. Y qué hago en ese momento? los tiro? después de haberme gastado la pasta los tiro porque a la colega le da igual??

Bueno pues cogí un saco de basura y empecé a meter cosas, ella me estaba ayudando a tirar!! lo estaba viendo en vivo y seguía dándole igual!! hasta que empecé a meter cosas que ella no contaba con que iba a tirar y entonces la situación cambió (sinceramente para mi alivio, que no el suyo) "mamáaaaa la muñeca noooo" Bueno, pues entonces toma la bolsa y vas poniendo todo lo que está dentro en su sitio. Esta vez funcionó.

Pero es que no es la primera vez que me pasa, hace meses le quite las pinturas que no quiso recoger (las había tirado ya veinte veces) y en una bolsa de basura las escondí, creéis que le importó?? Una mierda, me decía que como ya no tenía pinturas le tenía que decir a la tía J que le comprara otras!! Tócate las narices! Si se lo dijo a su tía por teléfono y todo... Claro, cuando llegó la bruja pequeña las pinturas volvieron a aparecer por arte de magia porque no era el momento más adecuado para seguir con la historia.

Y si esto sucediera sólo con tirar las cosas a la basura valdría con cambiar la amenaza, pero no. Este verano un día ya cansada de las broncas a la hora de la comida le dije que si no merendaba ese día no había chuches, esto no sé si considerarlo un castigo o una consecuencia de esas que están tan de moda, si no hay hambre para el bocata (un cuarto de pan de molde, no vayáis a pensar que le doy media barra y la pobrecita no puede con ello) no hay hambre para chuches, pues al igual que con las cosas de la basura le importó tres pimientos. Fuimos a dar un paseo y pasamos adrede por la puerta de la tienda de chuches de todos los domingos con la cosa de decirle "no ha habido bocata, no hay chuches", creéis que tuve la oportunidad de decírselo?? Según vio la tienda la cabrita de ella me dice "mamá, hoy no quiero chuches, otro día sí" No sabía si descojonarme o agarrarle del pescuezo...

Así que en esas estamos, intentando cambiar de estrategia. ¿Algún consejo?

martes, 25 de septiembre de 2012

Se vuelven a lucir

Hace tiempo que dejé de leer los boletines que envían algunas marcas por mail sobre los avances de los bebés, pero cuando nació la bruja pequeña volvieron a llegarme algunos y claro de vez en cuando no resisto y en vez de dar directamente al botón de enviar a la papelera los pincho y me pongo a leer.

Hoy ha sido uno de esos días y creo que debo prometerme a mí misma no volver a hacerlo.

Boletín de dodot "tu bebé tiene ya tres meses", lo copio literal: Ya es hora de que empiece a dejar a su bebé al cuidado de otra persona. La madre debe tener la posibilidad de salir de casa, y los padres tienen la necesidad de estar juntos otra vez. Tanto el padre como la madre pueden renovar sus energías dándose el tiempo para distraerse juntos. El esparcimiento es parte importante de la vida familiar.

Podría decir muchísimo sobre un triste párrafo pero creo que no es necesario, pero por favor que alguien me diga ¿quién coño les escribe los boletines? anda, dedicaros a hacer pañales y dejad todo lo demás

lunes, 24 de septiembre de 2012

De nuevo en mi vida

La bruja pequeña llevaba un par de días rara respecto a la teta, me pedía cada muy poco tiempo cuando ella es de las que come mucho pocas veces al día (así regurgita ella a diario), me dejaba las tetas como pimientos choriceros, se agarraba y se soltaba como si no hubiera nada que sacar. Claro, yo lo achaqué a una crisis de lactancia tan típica a los tres meses, a que estaba dando un estirón y necesitaba más, pero no, no era ella sino yo...

Y es que esta mañana cuando he ido al baño ahí me la he encontrado, burlándose de mí, como diciéndome con tono cantarín "ya estás lista para traer otra brujita..." Pues lo lleva claro, de eso nada de nada.

Recuerdo que con la mayor tampoco tardó demasiado en llegar, tanto leer sobre la amenorrea mientras dura la lactancia materna exclusiva para llevarme ese chasco, y es que no nos engañemos durante nueve meses nos olvidamos de compresas, tampones y en mi caso copas menstruales y cuando tenemos que ponernos otra vez es un verdadero coñazo, ni ciclos femeninos, ni nubes que huelen ni capullos en vinagre (como diría mi padre) es un COÑAZO con mayúsculas.

Qué envidia me dais esas mujeres que después de parir tardáis más de un año en verla de nuevo!! pero es que estoy segura de que esto se lleva en los genes, si mi abuela parió trece hijos es porque entre uno y otro no había mucho espacio "no fértil", así que habrá que andarse con cuidadín si no queremos una escuela de magia al completo...

domingo, 23 de septiembre de 2012

Seguir el ritmo de los padres

Tenía varios post en mente pero después de los acontecimientos que he visto a mi alrededor en los últimos días necesito desahogarme y donde mejor que aquí?

Esta semana han sido fiestas y como en las fiestas de cualquier lugar se ven niños de cualquier edad en cualquier sitio y a cualquier hora.  No sólo se ven niños en las actividades infantiles sino en los conciertos, en los fuegos, a la hora del vermú y cuando se toca diana.  Es lo normal, las fiestas también son para que ellos las disfruten, el problema viene cuando se pretende que un mismo niño esté en todo y que encima no moleste.

Recuerdo las primeras fiestas con la bruja mayor,  fueron totalmente diferentes a todas las anteriores, las noches de juerga se acabaron, había que llevar más o menos unos horarios, yo me negaba a meterme con la silla por las zonas de más barullo,... Pero disfrutamos mucho más otras cosas,  vivimos las fiestas de día y no por ello fueron peores,  sino que cada momento tiene lo suyo, de hecho estoy segura de que las fiestas "a solas" volverán.

Pero yo que he sido una juerguista de aupa no puedo dejar de cabrearme cuando oigo a unos padres quejarse de que su hijo ha estado insoportable mientras intentaban ver los fuegos artificiales, vamos a ver, tu hijo no ha estado insoportable, tu hijo tiene siete meses y tal vez no quiera estar casi a las doce de la noche por la calle, que no digo que no le lleves pero luego asume las consecuencias tranquilito...

Pero si encima al día siguiente decides que va a estar todo el santo día siguiendo tu ritmo no quiero oír que ha estado todo el día dando por saco,  porque un niño de siete meses es un bebé y entre todas las actividades que se pueden hacer con un bebé pasar un día de bares tal vez no sea la más adecuada... Eso sí, a las ocho de la tarde me encuentro con vosotros y una va pedo y otro cabreado porque esa noche se queda sin salir. Luego pasa lo que pasa...

Y es que hay niños que parece que han sido "accidentes" que han venido a joder los planes a sus padres, y esto me cabrea y me apena a partes iguales. Y es que hay quien piensa que tener un hijo es ponerle vestiditos monos y acoplarle como un complemento más a tu vida ordinaria...

lunes, 17 de septiembre de 2012

Bienvenida guardería

La bruja mayor finalmente comenzó la guradería el miércoles pasado (auqnue ahora tenemos una semana de fiesta) y el resultado no podía haber sido mejor.

Yo este año estaba un poco dubitativa con llevarla o no, el año pasado tenía que ir porque yo estaba preparando las oposiciones y necesitaba unas horas para estudiar, pero este año de momento no tengo que estudiar y tampoco tengo trabajo así que me daba pena llevarla estando yo en casa con la pequeña. Pero por otro lado pensaba que si el próximo septiembre empieza el cole iba a ser un poco desconcertante un año sí, otro no y al tercero otra vez sí, además todo el mundo me animaba a llevarla para tener un poco más de tiempo para la pequeña, así que ha vuelto a comenzar.

El primer día yo no las tenía todas conmigo, no creía que le fuera a hacer mucha gracia quedarse allí mientras yo me iba con su hermana pero como otras tantas veces me equivoqué, llevaba varios días diciendo que tenía ganas de ir con sus amigas y cuando llegamos se quedó más contenta que un chupín, y cuando salió me dijo que se lo había pasado muy bien. Me alegré mucho pero por dentro se me quedó la cosa de "esta tía pasa de mí", es como si los dos meses de vacaciones no hubieran existido.

Y después de estos tres primeros días pudo decir que creo que no me he equivocado en la decisión de llevarla, sobre todo porque esta rutina le ha venido muy bien, está mucho más tranquila durante todo el día, molesta mucho menos a su hermana, tenemos menos broncas y menos berrinches,... vamos que no ha habido momentos de crisis que eran tan habituales unos días antes.

Por otro lado yo también estoy más tranquila en el sentido de que puedo hacer más caso a la pequeña, aprovecho las mañanas para estar con ella, bañarla y estar juntas un ratito a solas. Está claro que ella también está agusto puesto que duerme más, ahora durante tres horas no tiene a nadie metiéndole el dedo en el ojo si se le ocurre cerrarla para dormir...

La bruja mayor está asimilando mejor el papel de hermana mayor diciéndole "tú no vas a la guarde porque eres pequeña" y parece que por las tardes la ignora un poco más.

Ahora claro, tenemos que volver a remodelar los horarios ya que desde que nació la pequeña la siesta no existe (para mi tampoco por supuesto) así que estos días a las 20h ya me estaba diciendo que tenía sueño y como no estoy acostumbrada a eso me ha pillado sin hacer la cena, algún día sin bañar y el sábado por ejemplo todavía en la calle!! Pero bueno, como enseguida llega el mal tiempo y las tardes en la calle se reducirán tendremos que buscar actividades caseras...

Mañana nos vamos tres días a casa de los abuelos porque a mí las fiestas me gustan más bien poco y a ver como se nos da la cosa por allí.

jueves, 13 de septiembre de 2012

Momentos para hablar

Una de las cosas que más echo de menos desde que soy mamá es tener tiempo para hablar, quiero decir para poder mantener una conversación con un adulto tranquilamente.

Porque hablar lo que es hablar me paso el día hablando (bueno, a veces gritando), haciendo tonterías con la peque y hablando con la mayor, y me encanta pero de vez en cuando otro tipo de conversaciones no estaría mal...

Antes de que naciera la mayor yo trabajaba cara al público con lo que me pasaba el día dale que te pego a la lengua, de hecho creo que muchas de mis pacientes solicitaban los tratamientos para venir a contarme sus historias sin tener que pagar un psicólogo y de paso salían renovadas por dentro y por fuera, porque es una pena pero yo me di cuenta de que muchas veces no tenemos con quien hablar y acabamos contando cosas superíntimas a personas que simplemente nos escuchan. Así que imaginaros, llegaba el fin de semana y sólo quería silencio...

Pero claro, hemos pasado del todo a la nada.

Y me diréis ¿y qué pasa con el papá de las brujas? Pues que es imposible mantener una conversación con él sin estar oyendo "mamá mira" "mamá, qué dices?" "mamá, mamá, mamá,..." A qué me entendéis? Y claro, cuando por fin se duerme una llega el turno de la otra... Y si finalmente tenemos un momento para hablar, como gilipollas acabamos hablando de las niñas.

Y en el parque, más de lo mismo! Claro que hablas, pero hablas con otras mamás y papás y estás con un ojo en la conversación y otro (los dos muchas veces) en los churumbeles, cuando no tienes que dejar al otro con la palabra en boca porque viene alguno a pedirte que le columpies, o que quiere pis, o sales corriendo porque se ha caído del tobogán.

Y para colmo me pongo a escribir un blog sobre mis hijas!! Pero, es que de qué voy a hablar si son mi vida 24 horas al día!!

Así que cuando hace dos días mientras chateaba por wasap con una amiga y me pregunta a las 23:30 de la noche si puede llamarme para contarme los marujeos de viva voz, ¿cómo voy a decirle que no? Y ahí me veis hablando casi de madrugada por teléfono sobre bodas, fajas y demás tonterías que de vez en cuando vienen bien para olvidarse un poco de pañales, guarderías y parques. Eso sí sin poder moverme porque la pequeña estaba dormida en mi pecho...

lunes, 10 de septiembre de 2012

Una bonita manera de perder la mañana

La semana pasada estuvimos en el oftalmólogo y como ya os conté nos dijo que volvieramos el lunes a ver como iba..

Teníamos cita a las 12h,  lo que significa yendo yo sola con las dos salir de casa a las 11h,  prepara a las dos,  colocalas en el coche,  vete hasta el puñetero hospital, busca aparcamiento en el extremo más lejano a la puerta de entrada y vuelta a sacarlas del coche... Os podéis imaginar que una hora no me la quita nadie. Llegamos a la sala de espera, la pequeña estaba dormida y yo intentando entretener a la mayor con alguno de los mil bártulos que llevábamos para dicho menester, pero claro el lugar está lleno de abuelos (siendo la zona de oftalmología y otorrinología os podéis hacer una idea) que no tienen otra cosa que hacer que decir gilipolleces a una niña de dos años, así que qué se ha puesto a hacer la mayor??Pues tocar las narices a la pequeña...

Así que la situación ha dado un giro y se ha transformado en la pequeña llorando, yo por un lado consolándola y por otro a medias entre cabrearme con la mayor porque no la dejaba en paz e intentar entretenerla, por supuesto con un montón de miraditas a mi alrededor...

Han pasado cuarenta minutos cuando ya hasta los mismísimos huevos  no sé si por un sexto sentido o por qué mis ojos se han posado en la carpeta transparente de las cosas del médico de la bruja y ahí lo he visto... el papelito de la cita burlándose de mí, 11 del 9 he leído, y yo que nunca sé en que día vivo me he puesto a hacer cálculos, si el día 3 que era el cumple de papá era lunes hoy es... día 10!! no puede ser! vuelvo a calcularlo... efectivamente hoy es día 10 y nuestra cita es para el día 11!!!!!!!

Creo que todas esas miraditas que se estaban posando en nosotras han girado la cabeza de golpe al ver como me convertía en algo parecido a la Masa. A ver, sé que es mi culpa por no mirarlo, pero... ¿por qué coño me dices que me das cita para el lunes si me la estás dando para el martes?

Creo que me he cagado en todo lo cagable mientras cogía a las dos (la mayor sin entender porque no la veía el médico) y me volvía para el coche, me he cagado en mi misma por no haber mirado el papelito antes de salir de casa, en el padre de las criaturas por dejarme siempre sola en estos berenjenales, en el médico que dijo una cosa y escribió otra y sobre todo en esta mierda de situación en la que estoy y por la que me tengo que llevar a todos lados a las dos.

Y es que cada vez que me veo en una de estas no puedo dejar de pensar en lo jodido que es no tener nunca a nadie que te eche una mano, porque aunque la equivocación hubiera sido la misma la mañanita de las narices hubiera sido muy diferente si alguien se hubiera quedado un poquito con la pequeña... Por supesto mi madre se ofreció a venir pero teniendo en cuenta que vive a 150km y que ella también está con el virus no me parecía la mejor idea.

Así que mañana otra vez para allá, qué ganas tengo de acabar con toda esta historia y de que el miércoles la mayor pueda empezar la guarde de una vez, sobre todo porque la semana que viene es fiesta y al final entre una cosa y otra nos vamos a poner en octubre, y las dos necesitamos una rutina YA!

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Una combinación explosiva

Como todos sabéis la bruja mayor tiene dos años y medio, estamos pasando por esa etapa de autoafirmación que acaba en bronca continua con sus padres más conocida como "los terribles dos".

Bueno, pues si a esta etapa le sumas una hermana de dos meses la combinación puede ser explosiva, juro que hay días que me dan ganas de ir a por tabaco y no volver. Y de verdad que yo no sé que hacer.

Yo entiendo que los celos son normales, que hay que pasar por ellos, que es muy pequeña y que no sabe expresar bien lo que siente. Yo lo entiendo y lo comprendo todo pero no por ello puedo dejarle que haga lo que quiera.

Ayer fue un día de traca, hasta en el parque me dijeron que vaya careto bajaba. Estuve todo el día de bronca con la mayor. Empieza siempre con que quiere dar un beso a su hermana, y el beso acaba en mordisco, le digo que la deje en paz por supuesto le entra por un oído y le sale por otro, se lo repito otra vez y otra vez y claro el tono va subiendo y ya la tenemos montada, le pasa a la pequeña un coche por la cabeza y cuando le decimos que eso no se puede hacer nos dice que es un mimo, y qué hago?? Al final se ha llevado en dos meses todos los gritos y broncas que no se había llevado en dos años.  Y yo me siento fatal porque sé que ese no es el camino pero hay veces que la situación me desborda.
 
Y a eso se suma que también me siento mal porque al final a la pequeña no le hago ni puñetero caso, a la mayor nunca la deje llorar a la pequeña a veces no me queda más remedio, no puedo atender a las dos a la vez y basta que estés con una para que la otra te reclame, y al fin y al cabo ninguna de las dos se lo merece.

Y es que al final hago todo por y para la mayor,  que quiere ir conmigo a hacer los recados me la llevo aunque tarde tres veces más, baja al parque y si quiere que la columpie yo yo la columpio, vamos al parque que ella quiere,  vamos de compras y sólo le compro ropa a ella (a la pequeña tengo que comprarle ya) y las camisetas de Dora que ha ella le gustan, si quiere jugar a la plastilina o leer mil cuentos lo hacemos. En resumen no he dejado de hacer nada con ella por su hermana sino que si he quitado tiempo a alguien es a mí misma (de hecho esto voy escribiéndolo a intervalos mientras duermen)

Y luego después de estar todo el día con ella voy con la pequeña a darle teta en la cama y ahí que aparece "mamá puedo subir? " sólo si no la molestas, pues sube y en menos de treinta segundos ya la ha hecho llorar, o le ha sacado la teta de la boca o se ha tumbado encima de ella, a veces pienso en prohibirle entrar pero a parte de que no soy capaz seguro que sería contraproducente, sólo me faltaba que encima le cogiera manía...

Como digo hay momentos muy estresantes, a veces me dan ganas de decir a mis amigas embarazadas que están locas, aunque es cierto que luego llegan los momentos buenos, estamos los cuatro juntos tranquilamente y estoy muy feliz, pero que esto no es nada fácil  lo tengo claro.

martes, 4 de septiembre de 2012

Adiós verano adiós

Aunque oficialmente queda algo más de dos semanas para que el verano acabe por aquí ya le podemos decir adiós.

Mi intención era alargarlo quince días más yendonos a la playa,  después de las dudas al respecto había decidido que nos íbamos para que la mayor pudiera disfrutar del final del verano con sus abuelos pero va a ser imposible...

Ayer estuvimos en el oftalmólogo, la mayor sigue con la dichosa conjuntivitis, después de pasar dos veces por urgencias porque la pobre no podía ni abrir el ojo conseguimos cita con el especialista. Nos dijo lo que ya sabíamos: que es un virus, que no se puede hacer nada excepto protegerlo para que no se sobreinfecte y esperar a que sus defensas lo expulsen, pero que como es muy pequeña hay que controlarlo y el lunes próximo hay que volver,  y que por supuesto de la playa que nos olvidemos porque ni el sol ni el yodo le vienen bien.

Así que yo que esperaba usar los pantalones cortos unos días más tuve que ir a comprarles ya ropa larga porque en el parque ya hace un frío de la leche. Lo de ir de compras con ellas es una historia aparte.

Por supuesto tampoco ha podido empezar la guarde y me da que va a ir para largo, el recibo ya os imagináis que no me lo van a perdonar.

Así que muy a mi pesar adiós verano!! Y a ver si empezamos la rutina de una vez porque este descontrol hace que más de un día pierda los nervios.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Sensores

Que los bebés tienen varios sensores es conocido por cualquier padre, en más de una ocasión he hablado con alguna mamá de ese sensor de movimiento que hace que tu bebé plácidamente dormido en su cochecito se ponga a berrear como si le fuera la vida en ello en cuanto te paras a hablar con una amiga, bueno y si ya quieres aprovechar su siesta para visitar las rebajas... Mejor no hablar!!

Luego está ese sensor de altitud. Estás con tu bebé en brazos, estás de pie y él tan tranquilito, empiezas a cansarte y decides asentar tus posaderas. Lo haces con un cuidado extremo, sin moverle ni un pelo aunque se te agarroten todos tus miembros y en el mismo instante que rozas el sofá empieza la serenata. Y otra vez en pie no vaya a ser que medio metro menos de distancia al centro de la tierra descoloque su centro de gravedad.

Pero si un sensor me tiene a mí loca es el del portal. Me explico por si algún afortunado no lo ha vivido. La bruja mayor durante el día nunca ha dormido mucho, de bebé nunca superó las siestas de media hora en casa,  en la calle por supuesto podía estar toda la tarde sobada,  así que algunos días desquiciada porque no había dios que la durmiera la sentaba en el cuco y para la calle. No habíamos dado la vuelta entera a la manzana cuando ya estaba roncando,  es más recuerdo un día en que pasó a nuestro lado una charanga y ni se movió, así que como no tenía nada que hacer por el barrio volvía a casa soñando con que aguantara un poquitín dormida,  pero...  era entrar en el portal y los ojos como platos, ganas de llorar me entraban!!

De esto me había olvidado hasta ayer cuando estando los cuatro en el parque la pequeña se durmió. Pensamos que sería buena idea que se quedara un rato más en el parque la mayor con papá y yo me subiera con la peque a casa para ir haciendo la comida. Así que yo toda contenta con mi niña dormidita pensando que por una vez iba a poder hacer las cosas sin prisa,  sin oír lloros ni gritos,  sin agobiarme,... Hasta que llegué al portal y el sensor se puso en marcha y unos ojazos de pronto me miraban. Claro, media hora después llegan papá y la bruja mayor y me dicen que como es posible que esté todavía así. Grrrrrr
 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates