Ads 468x60px

miércoles, 16 de enero de 2013

La segunda

Todos hemos oído en alguna ocasión que con el segundo hijo es todo más sencillo, y no voy a ser yo quien lo desmienta puesto que sí es cierto que algunas cosas son más fáciles y otras nos preocupan bastante menos, por ejemplo si mi mayor hubiera sido una niña que regurgitaba como lo ha hecho la pequeña hasta hace bien poco hubiera movido cielo y tierra médico tras médico buscando una solución, sin embargo no he hecho nada más allá de comentárselo a su pediatra y darle teta más a menudo, con la pequeña me preocupa bastante menos que no quiera los purés, que engorde menos de lo que las enfermeras consideran que debe engordar, ya no me cabreo cuando voy a la consulta porque ya sé lo que me espera, los comentarios que me hacen algunos sobre la lactancia "prolongada" o el colecho os podéis imaginar por donde me los paso, y así podría decir mil cosas más, pero...

Pero si con la mayor el sentimiento de culpabilidad por no poder llegar a todo era grande con la pequeña es mucho más grande todavía, o lo es cuando tengo tiempo de pensar en ello, o tal vez precisamente como hay días que ni tiempo para pensar tengo me siento peor todavía...

Con la pequeña las cosas se hacen "cuando hay tiempo", no vayáis a pensar que está desatendida pero de las 24 horas en exclusiva a las 24 horas compartidas y además compartidas con alguien casi totalmente dependiente de mamá hay mucha mucha diferencia. ¿Cuántas veces nos habrá pasado que no le hemos cambiado el pañal en toda la tarde porque literalmente se nos ha olvidado?

Si con la mayor había unos horarios para casi todo ahora los horarios son para casi nada porque los horarios de la mayor prevalecen. Puedo tener claro que hoy la pequeña se tiene que bañar pero el momento... cuando haya un hueco, y si no lo hay pues mañana sin falta, pero ya no es nada tan imprescindible.

Pero por otro lado y aunque parezca contradictorio aunque he dicho que no hay horarios para casi nada los horarios que sí hay son mucho más rígidos, mientras que con la mayor no había prisa porque a mí me daba igual comer una hora antes o después, ahora no puede ser así porque tengo que ir a recoger a la mayor a la guarde a una hora concreta y la comida por ejemplo no puede ser una hora más tarde ni darle "cualquier cosa que haya por la nevera".

Así que al final con la peque se van haciendo las cosas cuando va habiendo huecos a lo largo del día, y como decía al principio cuando lo pienso me siento fatal.

Eso sí, si hay algo en lo que la pequeña va con ventaja es en que siempre hay alguien pendiente de ella, si no soy yo o su padre es su hermana que está continuamente encima, "bruja pequeña, eres mi hermana y vamos juntas a todos los sitios" es su frase preferida. Así que mi sensación es que está aprendiendo a hacer todo más rápido, mantenía la cabeza erguida desde más joven, aprendió a voltearse bastante antes y desde hoy ya se mantine sentada sin apoyo un buen rato y es que como me gusta decir... está hiperestimulada con su hermana mayor.

Una cosa por otra, tendré que pensar para no sentirme un desastre de madre.

3 comentarios:

  1. Hija, si tu eres un desastre de madre no te sientas mal porque..aqui tienes otra!!!
    Lo que cuentas del pañal...mil veces, lo de bañarla...exactamente lo mismo, si al mayor lo bañaba día sí y día no, a esta pobre con dos días a la semana tiene bastante...y deprisa y corriendo, sin entretenernos como hacíamos con el mayor...Y lo de los horarios igual..
    Te entiendo perfectamente, asi que no te sientas mal que creo que a todas nos pasa lo mismo. ANIMO!!! UN BESO!!

    ResponderEliminar
  2. Nos pasa exactamente lo mismo,la mayor quiere acaparar todo nuestro tiempo,cuesta hacer su hueco al pequeño,así q se hace lo q se puede.además en nuestro caso la mayor tiene celos del pequeño.supongo q según sea un poco mas mayores lo llevaremos mejor,nos iremos adaptando a la situación.Besos

    ResponderEliminar
  3. Vaya, me ha parecido muy interesante el post, porque tenemos encargada una hermanita para el peque y me preocupa bastante este tema. Creo que ser segundo hijo no tiene nada que ver con ser el primero, y tiene sus ventajas y sus desventajas. Pero espero tener tiempo para poder atender a la nena como "me gustaría". Veremos lo que se puede hacer, jajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates