Ads 468x60px

sábado, 2 de marzo de 2013

Revisión de los tres años

Ayer nos tocó ir a la revisión de los tres años con la bruja mayor, estas revisiones como todos sabéis no tienen mucho misterio, tal vez cuando vas con tu bebé recién nacido te parezcan importantísimas pero a medida que vas yendo rutinariamente ves que para lo único que sirven es para confirmar lo que ya sabes: que tu churumbel está como una rosa, eso, y si toca como nosotras ayer, pues para poner una vacuna también.

Al principio pensé en no decirle a la bruja lo de la vacuna pensando que entonces no querría ir, sólo le dije que íbamos a ir porque había hecho tres años y el médico tenía que pesarla y medirla para ver cuanto había crecido, pero dos días antes me di cuenta de que eso era llevarla a traición y se lo dije como lo más normal del mundo "cariño también te van a poner una vacuna para que no te pongas malita" y lo único que dijo es que vale, que sólo sería un pinchacito pero que no iba a llorar. Me quedé un poco sorprendida porque yo no le había dicho nada de llorar, pero supongo que como hace unos meses vino a la revisión en que se la pusieron a su hermana y la estuvo consolando después del pinchazo vendría la cosa por ahí.

El jueves por la tarde estuvimos en la biblioteca y como de costumbre estuvo buscando un cuento para traer a casa, quería uno de Dita y Dito que a mí me parecen horrorosos pero que a casi todos los niños les gustan así que aproveché y trajimos a casa "Dita y Dito van al médico" y antes de ir a la cama lo leímos, así que ya sabía lo que tocaba al día siguiente.

Yo ya iba a la revisión en el plan de las últimas veces: decir a todo que sí y pasar de las petardas de mis enfermeras, pero para mi sorpresa parece ser que con los niños más mayores están menos en plan tocapelotas y ya no es tan importante que sean unas bolitas.

Resulta que según ellas ahora la bruja mayor está estupenda, sus palabras textuales "está en el mejor momento de su vida de peso y altura, se nota que ahora come mejor". Vamos que me quedé flipada, porque como igual de mal (o tal vez no sea mal) que siempre, las cuatro cosas contadas y en cantidades mínimas, pero es que resulta que los malos ratos que yo me he llevado con la bruja mayor y la comida han sido en gran parte provocados por todo lo que he tenido que aguantar de ellas cada vez que hemos ido a una revisión, que si está demasiado delgada, que si le tienes que dar más cereales, que las verduras las tiene que comer en puré porque sino no come nada, que si con la teta sólo no tiene suficiente,... y ahora resulta que estando igual que siempre está estupenda!!

Es cierto que los últimos meses ha pegado un estirón (de hecho por la tarde fuimos a comprarle unos chándals porque se le han quedado todos pesqueros) pero sigue siendo una niña alta y bastante delgada, las medidas de ayer: 13,5kg y 97cm.

Con la vacuna me sorprendí, lo mismo que digo que son unas petardas con el tema de alimentación reconozco que tienen mucha experiencia en la consulta y supieron mantenerla distraída para ponerle la vacuna sin que ni siquiera viera la aguja y apenas se enteró de nada. Ahora a esperar que no le dé ninguna reacción porque de darse será en una semana aproximadamente.

La consulta con el médico perfectamente, sin nada reseñable, la exploró como habitualmente, la miró la dentadura y me confirmó lo que ya sabía que tiene todos los dientes, y le miró los pies con un espejo-luz que no sé como se llama para decirme que tiene ya la huella formada.

La verdad es que no tengo ninguna queja de nuestro pediatra, las pocas veces que hemos ido nos ha tratado fenomenal, es muy cariñoso con las niñas, nunca se ha metido en nada relacionado con nuestra crianza, siempre me ha apoyado con la lactancia materna, pero no deja de chocarme que en las revisiones nunca me haga ninguna pregunta, no sé si esto es lo normal o es su forma de trabajar, ¿cuál es vuestra experiencia al respecto?

Ahora ya no tenemos más revisiones hasta los seis años, aunque al año que viene iremos a enfermería a mirar la vista. Así que todo bien, de hecho mi hija se sintió tan estupenda que al salir decidió que con comer medio plátano a mediodía tenía suficiente, se nota que ya come mucho mejor, no?

8 comentarios:

  1. Jajaja..medio platano es una barbaridad!! la mio hoy mordisqueo una fresa... me alegro de que haya ido bien :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mamá gnomo, está claro que siempre tenemos con quien compararnos para salir ganando!! jajaja

      Eliminar
  2. Jajajaja si que se nota...la verdad es que dí que algunas son unas petardas aunque yo he tenido mucha suerte con nuestra enfermera, jamas se ha metido en nada y siempre me da la enhorabuena por los hijos que tengo y lo bien que se crían. También es verdad que yo hago lo que me dice mi instinto y lo que los peques van marcando y me dejo de guías y manuales de enfermeras, luego a ellas como tu dices..a todo que si y ya está.
    Por cierto, nosotros no tenemos revisión de los tres años, de la de los dos pasamos directamente a la de los cuatro.
    Un beso y espero que la vacuna no le haga reacción .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marieta, el problema es que por mucho que quieras guiarte por tu instinto siempre queda ahí la cosa de dudar de si lo estás haciendo bien si cada vez que vas te repiten lo mismo una y otra vez.

      Aquí la última revisión había sido a los 18 meses, ésta era más que nada porque tocaba vacuna, es sorprendente la disparidad que hay de unos lugares a otros.

      Eliminar
  3. Como ya comenté en mi blog, mi peque con tres años pesa 18 kg y 97 cm.... comparada con la tuya esta hecha una bolita!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irene, qué va!! lo que pasa que ésta entre que come lo que come y que tiene una guindilla en el culo lo quema todo!!

      Eliminar
  4. Hola!

    Pues a mi la pediatra me pregunta cosillas, y también la enfermera.. sobre todo sobre el tema de la comida... nuestra nena come demasiado bien y claro, corre el peligro de engordar demasiado... ahora que lo que yo les dejo, porque vamos, bombardeo a preguntas cada vez que voy, la verdad.. je je

    Por cierto, aún estás a tiempo de recoger en mi blog tu premio Liebster Award, por si no lo habías visto y te interesa..

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como he contado otras veces las enfermeras sí me preguntan sobre la comida pero tal y como son les digo lo que quieren oír y punto, pero el pediatra nada de nada.

      Gracias por el premio, ya te he dejado allí un comentario ;-)

      Eliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates