Ads 468x60px

miércoles, 17 de julio de 2013

Fin de un ciclo



El último viernes de junio la bruja mayor salió de la guarde “graduada”. Salieron todos con su birrete, su banda y hasta con una orla que nos habían preparado las profes y que está ya pegada en su armario, salían todos con una gran sonrisa, habían tenido fiesta y además iban con la sensación de que ya son mayores.

Como ese todavía no era su último día yo no me hacía a la idea de que un ciclo estaba acabando, en casa decidimos que iba a ir unos días más porque yo tenía que hacer papeleos varias mañanas y porque la peque también necesitaba unas horas al día para ella y cuando están las dos la pobre pasa directamente a un segundo plano por mucho que intente que no sea así, pero la semana pasada decidimos que ya era hora de terminar…


La mayor también se merece unas vacaciones en condiciones, estábamos yendo por las tardes a la piscina y tener que madrugar aunque sea para ir a jugar la dejaba baldada y no terminaba de disfrutar el día de puro agotamiento, así que decidimos que ya nos despedíamos.

El último día que fui a buscarla me quedé con una sensación agridulce, por un lado tenía muchas ganas de terminar, estoy contenta a grandes rasgos con la guarde pero hay algunas cosas que me estaban empezando a cansar (sobre todo el ambiente de esperar a los peques que se había montado allí) y por otra me da mucha pena porque eso significa que mi peque (aunque sea la mayor) ya no es tan peque y este septiembre le toca ya empezar con los mayores y ha sido todo tan rápido… De hecho a punto estuvo una lagrimilla de escapárseme cuando nos despedíamos.

A ella la habían hecho una despedida sus compañeros pero ella no era del todo consciente de lo que eso significaba, cuando íbamos para casa me preguntó que cuando iba a volver a la guarde (yo creo que se acordaba de cuando faltó dos semanas para irnos a la playa) y cuando le dije que ya no iba a volver porque después del verano empezaba el cole de mayores me dijo que ella no quería, que iba a echar de menos a sus amigos… Afortunadamente a algunos de ellos les vemos a diario en la piscina y con otras va a coincidir en el cole y no ha vuelto a hablarme del tema pero me dio mucha penita que me dijera eso.

Como digo, hemos estado contentos con este segundo año de guardería, sobre todo porque ella ya se ha integrado del todo (es taaaaan tímida que le ha costado un curso entero) y se lo ha pasado muy bien, ha jugado mucho y ha hecho amigos que es lo que a nosotros nos importaba. Esta misma mañana hemos hablado papá y yo del tema de aprender cosas en la guarde, y aunque es indudable que aprenden cosas no creo que en el caso de no haber ido no las habría aprendido, y muchas de las que ha aprendido no las veo en absoluto importantes…

Y todo esto ha venido por el tema de los libros escolares y las fichas porque hemos ido a reservar las de septiembre, y es que creo que se pasan un poco con el tema, no sólo con los precios, sino porque no veo que sea tan necesario que en la guardería hagan una ficha diaria, creo que los niños de esta edad aprenden de todo lo que les rodea pero en más de una ocasión he oído que si los padre no recibimos esas fichas pensamos que nuestros hijos no han hecho nada.

Pero es que hablando del aprendizaje y los objetivos hay algo que no me ha terminado de convencer este segundo año de guarde, y es que como ella hace los años en febrero en los dos cursos ha estado haciendo lo que corresponde a 2 años y sinceramente creo que este año se le quedaba demasiado pequeño (a ella y a la mayoría de sus compañeros), cuando llegaban las notas (sí, sí, en la guarde hay notas) y yo veía objetivos como “diferencia y nombra el color amarillo” o “reconoce las partes de su cuerpo” a mí me entraba la risa…

Algo que se me ha quedado pendiente ha sido pedir una tutoría con su profe, me hubiera gustado saber como la ve ella de cara la cole, no a nivel de conocimientos sino a nivel de desenvolverse sola, porque ella en casa me da la sensación de que es mucho más dependiente de lo que nos exigen en el cole a la hora de empezar que eso da para otro post pero me parece que se pasan un poco ya que al fin y al cabo son niños de tres años. Si es cierto que estos días de parque y piscina yo la veo interactuar con sus amigos alejados de mí y la veo mucho más desenvuelta que cuando estoy yo presente, pero…

Ahora a seguir disfrutando del tiempo juntas y del calor y pronto tendremos que empezar a preparar las cosas para el cole porque el tiempo corre que vuela!!

4 comentarios:

  1. Ay a mi me paso lo mismo cuando Alex termino la guarde, me dio penita y más sabiendo que como nos cambiabamos de piso y de barrio no iba a coincidir con ningún niño de la guarde en el cole...Pero los niños son increíbles y nos sorprenden día a día..Alex ser adaptó perfectamente, no lloró ni un solo día y le encanta su cole nuevo. En cuanto a lo de desenvolverse sola verás como te sorprende también, los profes se las apañan muy bien para enseñarles un montón de cosas que a nosotras a lo mejor nos cuesta más pero allí las aprenden enseguida, ya lo verás!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ains, todos estos cambios... tan excitantes por un lado, tan tristes por otro... te entiendo!! yo ahora veo fotos de los minis mas pequegnos y no me creo todo lo que ya hemos dejado atras!! es bueno y nostalgico al mismo tiempo!

    ResponderEliminar
  3. Uff preciosa, por acá hemos pasado por lo mismo, mi nena me ha dicho que va a extrañar a sus amigos y que no quería dejar su escuelita! y qué te digo yo, cuando he visto los niño tan mayores que ahora van a convivir con ella. nuestras bebés se hacen mayores, aains!!

    ResponderEliminar
  4. a mi tambien me va a dar mucha pena, ella si sigue en julio pero ya la quedan pocos dias, y yo no puedo evitar que se me salte la lagrimilla cuando lo pienso. Esperemos que se adapten facilmente al cole.

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates