Ads 468x60px

viernes, 30 de agosto de 2013

Una temporada complicada

Dos semanas sin pasarme por aquí. Creo que ha sido la temporada más larga sin dar señales de vida en los 3 años y 2 meses de vida de este blog. Y es que está siendo una temporada complicadilla...

No nos ha sucedido nada malo ni mucho menos pero estoy agobiada. Parece que últimamente no hago más que quejarme pero hay días que se me hacen cuesta arriba y cuando por fin las dos caen rendidas en la cama sólo de pensar en encender el ordenador mis ojos se declaran en huelga.

Quería haber contado los días que pasamos en fiestas, los últimos días a remojo en la piscina, los preparativos para el cole, los catorce meses de la peque y unas cuantas cosas más pero ya no sé si tiene mucho sentido hacerlo.
 
Recuerdo que cuando la bruja mayor tenía la edad que tiene ahora la pequeña también pasé una racha de no tener energías, pero ahora me está costando más, y es cuando me doy cuenta de que en realidad se llevan muy poco tiempo una de otra, que las dos son muy pequeñas, y sin embargo mi paciencia y mi aguante físico no están acorde con ellas.

La pequeña hace unos días que cumplió los catorce meses, está en ese momento que ya quiere hacer todo y sobre todo todo lo que hace su hermana pero claro, no puede y se cabrea. Ya anda pero todavía sólo de mi mano, así que me paso el día dando tumbos por el pasillo, por el parque y por todos lados mientras la mayor me llama desde cualquier lado. Ha aprendido a subirse en cualquier sitio, el otro día la pillé subiéndose en las sillas infantiles del Ikea y poniéndose de pie, desde donde puede darse el morrazo padre, es más una de las sillas la mayor haciendo un tren la había dejado al lado de la tele y descubrió que subiéndose podía apagarla y encederla, así que podéis imaginar que peligro tiene. Hoy tres golpes en la cabeza se ha dado, uno porque se ha caído del sofá...

Uno de los motivos por los que está etapa me está resultando más agotadora que con la mayor es porque ahora no puedo mantener fuera de su vista todas esas cosas que no quiero que coja. Con la mayor aparté prácticamente todo y dejé a su alcance sólo sus juguetes, revistas,... cosas sin peligro pero ahora no puedo esconder permanentemente las tizas o la plastilina por poner un ejemplo, la mayor tiene sus cosas por todos lados y no todo es adecuado para la pequeña.

Además tenemos que seguir el ritmo de la mayor, tenemos que bajar al parque, quedar con sus amigas,... cosas que si sólo fuera una no haríamos o haríamos mucho menos, así que ahí estamos dando tumbos de un columpio a otro y emberrinchándose porque no le dejo meterse debajo de la fuente.

Por otro lado, la mayor sigue siendo una niña muy pequeña y aunque es bastante autónoma y hace muchas cosas sola como vestirse, comer o ir al baño sigue necesitándome prácticamente a todas horas, y el único momento que la pequeña nos deja que es en la siesta lo aprovecho para hacer lo que ella quiere porque me da mucha rabia no poder dedicarle más tiempo en exclusiva, si el otro día me pidió bajar a comprar solas las dos y que su hermana se quedara en casa con papá!!

La pobre lleva una temporada un poco regular y yo creo que es porque tiene miedo al cole, a ese sitio tan guay al que va a ir a aprender muchas cosas y jugar pero que no tiene ni idea de lo que es. Hay momentos en los que está tan contenta y de repente se pone a llorar y cuando le preguntas qué le pasa te dice o que está triste o que no lo sabe y yo creo que ella acecha cambios.

Y si ella está acojonada yo no lo estoy mucho menos. Tengo ganas de que empiece, de ver como va a ser todo, de meternos en rutina porque creo que ya nos hace falta a todos, pero creo que los comienzos van a ser duros. La bruja mayor es una niña muy tímida y estoy segura de que en el cole va a ser la alumna que todo profe quisiera, no va a ser desobediente, ni charlatana, todo lo que le digan lo va a hacer sin rechistar por pura timidez, y sé que eso va a pasar factura en casa, que todo lo que se guarde en las cinco horas de clase lo va a estallar con nosotros y no sé como voy a llevarlo porque no tengo todo el tiempo para ella.

Así que la situación de las dos por separado se me ha juntado con un momento no demasiado bueno a nivel personal y laboral y ha habido días que me he encontrado muy agobiada, hasta en el parque me han dicho que tenía muy mala cara.

La próxima semana el papá de las brujas tiene vacaciones y espero poder estar un poco más relajada y pasarme por aquí, sobre todo porque el jueves tenemos la reunión en el cole y conoceremos a la profe y quisera contaroslo.

Feliz fin de semana!!

6 comentarios:

  1. Yo también me comía mucho la cabeza cuando me cambiaron del cole de al lado de mi casa para comenzar la EGB en el mío. Fue un cambio brutal, de un cole al lado de casa con cuatro niños del pueblo a uno de miles de personas, enormes, dónde no conocía a nadie.

    Es que no deja de ser un cambio grande en la vida de un niño y las adaptaciones son un tanto complicadillas, porque no deja de ser algo nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Ánimo guapa!! Cuando empiezan a andar es una etapa durilla y más cuando tienes otro peque, como muy bien has explicado. Nosotros también estamos un poco inquietos con el principio del curso. Pero ya verás como lo superamos con éxito. Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Como te entiendo, estamos en la misma etapa, el pequeño empezo a andar la semana pasada, menudo verano con el todo el rato pegado al dedo, y la mayor no para de retar, quiere hacer cosas de mayores que con el pequeño no puede...y tambien nos toca cambio de cole. Esperemos que la vuelta a la rutina los calme un poco, porque ahora nosotros estamos agotados.

    ResponderEliminar
  4. Venga tranquila. Yo creo que estamos todas pasando por situaciones similares. Mi pequeñajo con dos años quiere hacer absolutamente tooodo lo que haga la mayor. Su coletilla mas repetida del día es: "Y yoooo" y hay momentos que me superan... respiro a fondo y a calmarles toca, pero es duro.
    Son "malas rachas" que hay que pasar. Un besito y ánimo.

    ResponderEliminar
  5. Seguro que luego esos cambios van mejor de lo que esperas. Sabréis adaptaros.
    Y desde aquí os mando muchos ánimos y fuerzas.
    besos

    ResponderEliminar
  6. Lo primero, no te agobies. Las dos brujas son muy pequeñas y las dos te necesitan, de forma diferente. Por experiencia, te digo que muuuucha paciencia, que es una mala etapa, y ya verás que poco a poco se ira pasando... Se te juntan los temidos 3 años con el ansia de descubrir de la peque... pero ellas van creciendo y llegaran etapas mejores. Ahora mucha paciencia y un poco de soledad, que se las quede algun ratito tu marido.... es necesario encontrarse a una misma... Muchos besos!!!

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates