Ads 468x60px

jueves, 19 de septiembre de 2013

Me gusta el parque


Lo confieso. A riesgo de parecer una rara confieso que me gusta el parque, es más, cuando dentro de un mes más o menos haga frío y no podamos bajar a diario estaré de muy mal humor.

Bueno, tampoco vayáis a pensar que pasaría ahí las tardes si no tuviera dos niñas… tal vez algún ratito leyendo en un banco pero no mucho más, pero siendo como soy la mamá de dos brujas es el lugar donde mejor estamos sin ninguna duda.

En primer lugar me gusta porque como ellas están a gusto yo estoy a gusto, y no lo digo en plan romántico “si tú eres feliz yo soy feliz lalala”, no, no es eso (bueno, puede que un poco sí) sino que si ellas están tranquilas a mí me dejan tranquila. En estos momentos la bruja pequeña está en su peor momento de parque (peor para mí se entiende, porque ella se lo pasa en grande), es decir en esos momentos en que justo ha aprendido a andar y está continuamente de un lado para otro hasta que su madre sin saber muy bien cómo acaba subida en lo alto del tobogán, pero como ya he pasado por esto anteriormente me lo tomo con muchísima filosofía porque sé que todo pasa…

Y cuando pase llegaremos al punto en el que está la bruja mayor, ese punto en el que está jugando con sus amigas y yo puedo estar tranquilamente mirando al infinito y pensando en mis cosas. Por supuesto hay momentos de “mamá, mira”, “mamá, me aburro”, “mamá, por qué todavía no han venido mis amigas?”, y demás historias, momentos de lidiar en conflictos, momentos de echar la bronca y momentos de tirarles la pelota a ver quien la coge. Pero… la mayor parte del tiempo son momentos en los que quiere jugar a su aire con sus amigas.

En segundo lugar y aunque pueda parecer muy raro así a priori, el parque para muchos padres se convierte en un lugar de socialización con otros adultos, socialización, esa palabra que tan importante nos parece cuando nos referimos a nuestros churumbeles pero que realmente quienes la necesitamos somos nosotros, porque… seamos sinceros, cuántos días han pasado en que nuestras únicas conversaciones adultas se sucedían única y exclusivamente en el trabajo?? No me creo que eso me haya pasado sólo a mí…

Claro, también es cierto que para llegar a este punto hay que meter muchas horas de parque y en eso la menda tiene un máster.

Cuando empiezas a bajar al parque con tu primer hijo, en ese momento chungo del que hablaba antes en que está empezando a andar y acabas baldado, poco hablas con otros papás, justo justo las típicas frases de “cuántos meses tiene?” “Cuándo empezó a andar” y demás comparaciones odiosas que hacen que vayas viendo de que pie cojea cada padre en este lugar donde pasarás tantas horas. Pero pasa el tiempo, tienes que estar menos pegado a tu hijo (él quiere generalmente que estés menos pegado), él va haciendo amigos, muchas veces coinciden con sus amigos de la guarde y del cole,… y claro, tú coincides siempre en el mismo banco con los mismos padres y acabas dándote cuenta de que “los papás de los amigos de mis hijos son mis amigos”

Y se crea una chachipandi, habrá quien te caiga mejor o peor, con quien tengas más afinidad, habrá quien te parezca una auténtica petarda, vamos, como en cualquier cuadrilla. Y como pasarás más tiempo con esta chachipandi que con tus amigos de toda la vida acabarás conociendo la vida de todos ellos y contando mil cosas, y sí, por supuesto hablarás de niños, pero también de muchísimas cosas más porque hay tiempo para todo, recibirás recomendaciones de libros y series, conocerás sitios estupendos donde pasar el día en familia, te descojonarás de tus propias mierdas laborales, criticarás al director del cole y al final organizaréis quedadas.

Así que por todo lo expuesto vuelvo a repetir que a mí me gusta el parque.

Ahora es el momento de que salgáis del armario, que no me creo que sea yo la única ;-)

9 comentarios:

  1. A mi me encanta el parque...pero este verano en mi ciudad he descubierto una plaza cerrada a coches, con bares que tienen juguetes ( motos y correpasillos), y terraza para padres....Ays hija que verano me he metido terraceando...jamas lo soñe!!

    ResponderEliminar
  2. Noooo no eres la única, a mí también me gusta y mi marido me mira con cara de marciano porque a él no le gusta nada!!!
    El problema es que hay que topar con padres afines para poder hacer la chachipandi y eso no siempre se puede. Nosotros estamos en un barrio nuevo (nuevo para todos, vamos recién construido) y somos pocos padres y aún no hay rutina de bajar siempre los mismos a la misma hora pero todo se andará...

    ResponderEliminar
  3. A mi me gusta también, yo también tengo mas relaccion con las mamas del cole o del parque que con mis amigas de toda la vida. Y si es verdad que a veces necesitamos tener alguna conversación de adultos, aunque el 90% de estas conversaciones son sobre nuestros niños

    ResponderEliminar
  4. En mi caso es el parque del pueblo, osea que super bien, porque nos encontramos muchas madres del pueblo y asi me voy integrando...
    La verdad que antes de ser madre pensaba que en la vida iba a poder llevar la vida de parque, pero una vez que tienes criaturas, hay que rendirse a la evidencia, es donde mejor se lo pasan. Si es cierto que hay una epoca mala, que tienes que estar con el peque a todas horas, pero una vez que crezca, hasta te puedes sentar en el banco!!! y mantener conversaciones adultas!!!

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, no eres la única!!! Yo tengo la suerte de tener dos cerca, uno justo enfrente de casa, vamos, al cruzar la calle, aunque como es un barrio nuevo todavía no hay muchos niños, y el otro a donde vamos donde sí hay un montón de gente y de niños que van al cole del mayor y ya tenemos chachipandi como tú dices! Me gustan los dos, pero necesito eso que tu cuentas, la socialización con otros adultos, así que siempre vamos al segundo.
    Sí, a mí también me gusta el parque!!

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa!! jajaja como me identifico con lo que cuentas. Pero en mi caso no me gusta el parque, aunque imagino que no me quedará otra que aficionarme; mi nena tiene dos añitos y está empezando a "exigir" parque. Yo por mi parte no me apetece mucho hacer pandillas y no me relajo nada viendo a Daniela relacionarse con otros nenes. Tampoco me relaja verla trepar por sitios imposibles, que acabaran en llanto y "te lo dije". Supongo que me falta rodaje y que finalmente conseguire acostumbrarme.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que puedo decir que también me gusta el parque y más desde que mi preciosa ha aprendido a columpiarse sola. Mientras haya niños mi hija se podría pasar horas en el parque jugando con sus "amigos" (que normalmente no conoce de nada).
    A mi me encanta ver como habla y juega con otros niños y encima suelo tener un ratillo de relajación sentadita en un banco. Todos contentos- Jeje. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Pues a mi depende de que parque, el de mi urbanizacion donde las madres compiten a ver quien es mas pija y su niño es el mas... pues paso. Tristemente ese parque y la piscina son los mas frecuentados porque es muy socorrido.

    Luego está el parque del pueblo, donde hay un par de chiquipandis. Por un lado tenemos a las mamás de las otras niñas de ritmica. Todas nos tragamos las dos soporíferas horas de entrenamiento y como hay varios hermanitos pequeños nos movemos al parque, donde me encuentro con las mamás del cole de la mayor que algunos también tienen niños de la edad de mi mediana. Y ahí si que se pueden hablar de otras cosas.

    Ahora que aquí nos quedan dos días de pisci, nosotros amamos el parque!!!! Porque dicho sea de paso es la actividad de ocio mas barata que conozco

    ResponderEliminar
  9. Pues creo que el parque más que una cuestión de gustos es de necesidad. Porque cualquiera se traga una tarde entera en casa ahora que son todavía largas. Yo intento bajar cuanto puedo pero después de trabajar toda la mañana hay días en que se me hace muuuuy cuesta arriba. Conozco a unas cuantas madres con las que hablo y me llevo bien, pero tampoco diria que formamos una pandi. Además aunque la mayor tiene ya amiguitas, la chica está en fase terremoto y me tengo que levantar cada dos por tres en su busca.
    Un beso

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates