Ads 468x60px

martes, 24 de septiembre de 2013

Una visita no grata



Ya me imaginaba que una vez que la mayor empezara el cole esto iba a llegar tarde o temprano, el problema que no me lo imaginaba tan temprano…

Ya la semana pasada nos dieron un papel que decía que los asquerosos piojos ya habían aparecido por el colegio, en menos de diez días!! Pero como ahora estamos de fiesta yo más o menos lo había olvidado.

Siempre había dicho que el día que llegaran a casa tendría que llamar a mi madre porque a mí los bichos me dan tanto asco que no me veía capaz de lidiar con ellos mientras que mi madre nos despiojaba a todos (incluidos los hijos de sus amigas) sin el menor problema. Pero claro, cuando se trata de tu propia hija una no tiene más que hacer de tripas corazón y superar sus propias fobias y ascos.

Y así es como me vi ayer por la noche. Después de haber estado toda la tarde por ahí llegó la hora del baño, papá bañó a las dos y después de cenar fui a secar el pelo a la bruja mayor porque la pobre se caía de sueño. Mientras le pasaba un peine finito para desenredarle el pelo empecé a ver algo raro, en algunos pelos tenía pegada una especie de caspa que no se quitaba fácilmente y yo con el peine y el secador para arriba y para abajo cuando de repente veo un bichito andando por ahí. Me sorprendió, la verdad es que me sorprendió porque yo los piojos me los imaginaba como un bicho negro enorme y aquello no tenía ni el tamaño de una hormiga, pero aquello no podía ser otra cosa que las asquerosas liendres.

En aquel momento me cagué en todo lo cagable (por dentro claro, no quería asustar a la bruja mayor) y decidí que era el momento de utilizar el mejunje que me mandaron hacía unos meses, el piojicida Inex del laboratorio Agua de Gracia. Le tuve que explicar que tenía unos bichitos en la cabeza y que se los iba a quitar, por supuesto se puso a llorar asustada pero se tranquilizó cuando le hice saber que le pasa a todos los niños y que a mí también me había pasado cuando era pequeña.

Le puse el mejunje en la cabeza con el gorrito de plástico durante media hora, mientras que yo examinaba a la pequeña y quitaba todas las sábanas y toallas que habían pasado por su cabeza. Le aclaré el pelo y con la liendrera fui quitándoselas a mano una a una pensando que nunca me creí capaz de hacerlo. La pobre se durmió rápidamente porque entre una cosa y otra habían pasado casi dos horas desde que ella quería irse a la cama. Yo no he dormido nada porque a mí me picaba todo, quiero creer que era por sugestión ya que lo mismo me picaba la cabeza, que los brazos que el ombligo, pero tal vez yo los tenga también.

Esta mañana le he regalado un cuento llamado “Ojo, piojo” que hacía tiempo tenía en casa guardado porque ayer me decía que igual tenía bichitos porque en el arenero le habían echado arena a la cabeza y así me ha resultado más fácil convencerla de que tengo que echarle el champú y peinarla bien con el peine especial para que no vuelvan.

He seguido los consejos de mis amigas y he ido a comprar el aceite del árbol del té y nos hemos echado todos detrás de las orejas para que no vuelvan por aquí ya que esta mañana al pasar la liendrera no he visto ni una y nos aclararemos la cabeza todos los días con vinagre como me hacía mi madre de niña.

Y si esto no fuera suficiente y veo que vuelven a aparecer tendré que ir a por un collar antipulgas para poner debajo de la almohada cosa que me contaron hace no mucho y aunque parezca muy raro estoy dispuesta a probar.

¿Alguna otra cosa que me aconsejéis?

7 comentarios:

  1. BUf, que asco!! Como le estoy temiendo a este momento. Es que es una cosa tan común que no se escapa ningún nene de pillar los malditos bichos. Jajaja, no creo que sea necesario llegar a poner el collar bajo la almohada. Saludos

    ResponderEliminar
  2. http://madresestresadas.com/2013/09/bichos-bichos/ lo escribí hace unos días, coge la costumbre de pasarles la liendrera en la bañera, tardas un poco más en bañarles, pero no te vuelves a preocupar !

    ResponderEliminar
  3. hola!!! yo también le pongo a mi niña desde que empezó el cole el aceite de arbol de té y no ha cogido ningún bichito de momento. su hermano de pequeño sí que cogió hasta me contagió a mí y a ella de bebé, pero ya desde que me dijeron lo del arbol de té estoy más tranquila

    ResponderEliminar
  4. Rocíale la cabeza de zeta zeta líquida, que además previene futuros contagios. Eso es infalible.
    Pobre bruja con los jodidos pipis, cada vez llegan antes!!!

    ResponderEliminar
  5. En serio? un collar anti pulgas debajo de la almohada???? espero que lo hayas dicho de broma.
    Yo en la vida habia visto un piojo, pero el verano pasado mi mediana tenia para dar y regalar, lo que no entiendo como no nos lo pasó a ninguno... no sé si los pelos rubios son mas atrayentes para los piojos. La verdad que es un engorro...

    ResponderEliminar
  6. Ostras, me pica todo el cuerpo solo de leerte. Jeje.
    Yo también me pondré a prevenir el tema de los piojos con mi pequeñaja porque me da que ya mismo tendremos por casa también a no ser que ponga remedio. jeje.

    ResponderEliminar
  7. Pues te iba a comentar el aceite de árbol de té pero veo que se me han adelantado. Además, debe ser bueno para muchas otras cosas.
    Suerte!

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates