Ads 468x60px

martes, 19 de noviembre de 2013

No llego

Si hay una sensación que se me repite constamente desde que la bruja pequeña nació es la de que no llego, no llego ni a la mitad de las cosas que quisiera hacer, al principio era una sensación ahora ya tengo claro que es un hecho, y es que los días no me dan de sí.

Al principio conseguí seguir con el ritmo de siempre para que la mayor no notara que tenía menos tiempo para ella, pero desde que la pequeña ya no es un bebecito tranquilo (es decir, hace ya muchos muchos meses) y reclama su tiempo como la que más es muy muy complicado llegar a algo. 

Pensé que cuando asumiera que esto iba a ser así y que no había otra opción lo llevaría mejor pero hay días que me siento fatal conmigo misma, además de muy cansada, por no ser capaz de tener un poco de orden en mi vida. Continuamente pienso "la semana que viene cuando tenga ya esto organizado tendré más tiempo para esto otro" pero llega el siguiente lunes y ya me he metido en otro percal y estoy otra vez igual.

Pero sé que la culpa es mía que no puedo dejar de tener mil cosas en mente y querer hacer otras mil, si sólo fuera cosa de las niñas, el trabajo la mitad de los días del mes, y lo típico de casa no estaría tan estresada, pero yo soy un culo inquieto y no lo puedo evitar...

Así que tengo el blog abandonadísimo, y me fastidia mucho, sé que no es ninguna obligación pero yo esto lo veo como una especie de diario que dejar a mis hijas y en los últimos meses está siendo un churro. Llevo dos meses para contar los avances de mi pequeña, desde que empezó a andar, lo terremoto que es, la obsesión que tiene por tirar todo a la basura, sus primeras palabras, y nunca encuentro el momento de ponerme a ello. Y me da mucha rabia.

Por supuesto, las redes sociales y el leer otros blogs es algo que casi ni recuerdo :-(

Por las mañanas la peque me tiene absorbida, últimamente le ha dado por que me tengo que sentar con ella en la mesita y estar ahí con ella o mirando los cuentos, o con las cazuelitas, o con lo que sea pero puede ser durante dos horas, cuando por fin se echa una siesta no es más de media hora y cuando se despierta entre hacer algún recado y preparar la comida ha llegado el momento de ir a recoger a la mayor.

En sus siestas de la tarde aprovecho para estar con la mayor y después siempre tenemos algún plan o si nos quedamos en casa es jugando toda la tarde.

Supongo que casi todas estaréis así y que me llevará un tiempo volver a amoldarme y encontrar huecos para mí, ahora sólo quiero decir que sigo por aquí y que espero que pronto pueda pasarme más de seguido.

5 comentarios:

  1. Yo ya te lo diré d aqui a poco (cuando nazca mi segunda), pero miedito me da! Jeje! Animo guapa, lo estas haciendo muy bien! Un beso

    ResponderEliminar
  2. Lo fácil sería decirte que no te agobies pero... Yo sé que estaría mucho peor, si me agobio por nada. Espero que pronto puedas encontrar ese equilibrio y algún hueco para ti (aprovéchate del papi jajja).
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo quiero tener tres, así que dejaré cinco años entre cada uno jajajaja que vayan por turnos!!!

    ResponderEliminar
  4. Pero alguna llega a todo??? nosotros tenemos una agenda con el mayor, entre entrenamientos, partidos y algún cumpleaños...q no sé q vamos a hacer cuando la pequeña empiece el cole...y tenga "su propia agenda" :-)
    Yo trato de no agobiarme y aprovechar al máximo cada vez q los peques me dejan 5 minutos... el día q me da tiempo a pintarme las uñas o teñirme el pelo es para apuntarlo!!

    ResponderEliminar
  5. estoy exactamente en la misma posicion!!! animo!

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates