Ads 468x60px

sábado, 2 de noviembre de 2013

Una primera vez

Seguro que habéis oído más de una vez eso de "cuidado con lo que deseas que se puede cumplir", pues yo en estos momentos entiendo su significado...

No hay día que en algún momento no desee tener un ratito para mí, un rato para hacer un millón de cosas que tengo pendientes sin estar oyendo "mamá, mamá, mamá,...", pues resulta que en estos momentos lo tengo y lejos de aprovecharlo para cualquiera de esas cosas pendientes me siento fatal por tenerlo.

La bruja pequeña se está echando la siesta y la mayor se ha ido a comer a casa de sus amigas, se ha ido por primera vez a comer fuera de casa y yo me siento fatal, racionalmente sé que es una tontería pero no puedo evitar sentirme mal, echarla de menos, hay un hueco en casa y yo no me siento a gusto.

Al fin y al cabo estamos como muchas mañanas en que la pequeña se queda dormida mientras la mayor está en el cole pero yo sé que no está en el cole y eso lo hace diferente, no soy capaz de relajarme, y no es porque piense que esté liándola por ahí, porque está a tres portales de distancia de mí y si hubiera pasado algo me habrían llamado pero creo que en el fondo estoy algo triste porque es un signo más de que está haciéndose mayor. Y es que desde hace un par de meses que empezó el cole todo va demasiado deprisa...

Cuando su amiga me ha preguntado que si podía ir a su casa a comer yo le he dicho que le preguntara a ella pensando que diría que no como siempre, pero de repente la oigo decir "sí, sí, sí" y yo no he podido decir que no, en primer lugar he puesto la decisión en ella y no hubiera sido justo decirle que no y en segundo lugar porque estaba tan emcionada que no podía decirla que no sólo porque yo me vaya a sentir sola y no quiera que crezca tan rápido, esto como tantas otras cosas tenían que llegar, pero... ¿por qué así de repente?

Me siento como el primer día que la dejé en la guardería, sabiendo que está pasándolo genial pero deseando que llegue el momento de ir a buscarla. No sé si esto es normal, si las demás veces seguirá pasándome o si es que soy gilipollas (anónimo, si tienes intención de decirme que sí lo soy no te molestes porque ya lo he hecho yo misma) pero no me lo quito de la cabeza. 

Acabo de hablar con elpapadelasbrujas por teléfono y me dice que aproveche pero no puedo, así que aquí estoy dejando constancia de lo pava que soy para que algún día cuando lo lean se rían de mí...

5 comentarios:

  1. Ayyy la Bruja, me recuerda a mi mayor... te ha salido amiguera!! la mía ya va por el nivel mama quiero ir a dormir a casa de...... cosa que odio a) por motivos de salud que tu ya sabes b) por todo lo que has descrito tu anteriormente... Así que cuando los astros se alinean a favor de mi hija y la tengo que dejar ir soy un manojo de nervios y me da una penita no tenerla en casa :(

    Como crecen nuestras niñas, pero no, no estas sola en tus sentimientos todas pasamos por ahí.

    PD: me ha encantado el comentario al troll jajaja, buenísimo!!!

    ResponderEliminar
  2. Ay amiga!! Yo cada día veo como crece mi peque, veo como se va haciendo mas autónomo, veo como cada vez me necesita menos y solo tiene 20 meses... Yo siento exactamente lo mismo que tu, y siempre que me doy cuenta, le pregunto al papa-demonio que cuando le he dado yo permiso al peque para crecer...

    Así que si amiga, no estas sola, creo que todas pasamos por eso, con un tema o con otro.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. A mi me pasa lo mismo, y me consta que no somos las únicas...
    El sábado mismo los dejamos con los abuelos para poder ir a comprar los muebles de la habitación de Marta y alguna cosa más al Ikea...estaba deseando hacer ese viaje, los dos solos, sin niños...ayyyyy y estuve todo el día acordándome de ellos!! Sé que estaban perfectamente y además, que disfrutaron más que si se hunbieran venido conmigo porque al mayor le prepararon un día genial, me consta, pero yo no pude disfrutarlo al 100%...que tontas somos!!!

    ResponderEliminar
  4. Ja,ja... no te sientas mal, por eso hemos pasado todas nuestra primera vez sin nuestros hijos... Ahora solo te queda acostumbrarte, porque si se ha ido una vez, se irá mas veces... Lo que cuesta es la primera... Si te cuento que mis tortuguitas ya hacen planes con sus amigas sin consultarme??? que te parece?? Y hasta la peque!!!

    ResponderEliminar
  5. es una sensación normalisima, aunque debemos siempre reflexionar sobre ella. Los hijos no nos pertenecen y ayudarlos a ser independientes es nuestro trabajo. Hasta aqui la teoria verdad? el dia a dia nos demuestra que a veces somos nosotras las dependientes y no ellos. Aprender a desprendernos un poquito nos ayudará. Animo guapa.

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates