Ads 468x60px

martes, 17 de diciembre de 2013

VA-RI-CE-LA

Esto era la crónica de una llegada anunciada... 

La primavera pasada la amiguísima de la bruja mayor estuvo con varicela y nosotras milagrosamente libramos, a pesar de estar todo el día juntas echándose babas y dándose tortazos nos libramos de los granos y los picores, pero claro esto no podía ser siempre.

Cuando hace un par de semanas los papás de una compañera del cole dijeron que su niña tenía varicela, otra vez pensé que nos la traeríamos para casa, y así ha sido, el lunes pasado cuando le vi cuatro granos por la espalda ya sabía que esta vez no salvaríamos.

He de decir que ha sido muy leve, ha estado una semana sin ir al cole pero por pura precaución, por no seguir pasando el virus por la clase (aunque cuando más contagiosa es, es antes de que aparezcan los síntomas) porque ella sólo ha estado algo mal un día. No ha tenido fiebre ni ningún tipo de dolor, sólo los picores que con las cremas y los baños de agua tibia se calmaban, y como digo sólo han sido algo más fuertes un día, día que además nos visitaron sus amigas "inmunizadas" y se le pasó la tarde mucho más rápido.

Pero sí hay algo que ella ha llevado mal: el estar en casa. El primer día que le dije que no iba al cole porque iba al médico menudo disgusto se llevó. Ella no tenía consciencia de estar enferma porque no le dolía nada por lo que no entendía ni que tuviera que ir al médico ni que no pudiera ir a clase, y aunque hemos hecho en casa muchas cosas para entretenernos a ella se le han hecho muy pesados estos días.

Ahora yo estoy algo preocupada por la pequeña, el pediatra me dijo que en unos diez días aparecería de nuevo por la consulta con ella y que sería más fuerte que con la mayor al estar en continuo contacto con el virus, incluso me aconsejó que la mayor pasara unos días fuera de casa, pero mi familia no está aquí y eso no era una posibilidad, así que estoy a la espera de lo que pueda suceder.

Por supuesto la pequeña ha pasado toda la semana con celos, si la mayor me enseñaba algún grano que le picaba venía ella también a señalarme como si tuviera uno, si echaba crema a la mayor la pequeña llegaba e intentaba quitarse el pijama para que le pusiera también a ella, si le soplaba en la espalda para que no se rascara tenía que hacerlo en las dos espaldas,... Vamos que como decía la bruja mayor "la bruja pequeña también quiere tener granos", pero cuando los tenga de verdad no va a ser tan sencillo...

Hoy ya hemos vuelto a la vida normal, la mayor ha ido a clase diciendo que estaba "casi bien" porque todavía tenía las marcas y yo sólo espero no tener que volver en unos días diciendo que ya estamos así otra vez.

7 comentarios:

  1. Yo he tenido suerte y aun no ha llegado a casa, espero que las vacunas sigan haciendo su efecto. Porque cogerla de mayor es mucho peor. Espero que la peque no se la coja, porque ella no sabrá aguantarse los picores siendo tan pequeña...

    ResponderEliminar
  2. Recuperaros pronto, yo con el embarazo espero que no entre en casa, toco madera. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Nosotros a esperarla estamos... porque vamos, como siguen sin aprovisionarnos con la vacuna... en fin!!

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Las has vacunado??? te pregunto porque yo a mis peques sí los he vacunado, en cuanto el pediatra me lo comentó con el mayor no lo dudé ni un instante aunque fuera de pago, sólo de pensar lo mal q lo pasé yo el verano q la tuve con 14 años...

    ResponderEliminar
  5. No, no están vacunadas. Supongo que de haberlo estado no habría habido enfermedad, no? Así que no hay porque preocuparse ;-)

    ResponderEliminar
  6. Como no estan vacunadasss???

    ResponderEliminar
  7. Esperemos... O si le pasa a la pequeña que sea leve.
    Yo lo debí de pasar con un año escaso y debió de ser super leve por lo que me ha contado mi madre, quizá para la tuya también, quien sabe.
    Saludos

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates