Ads 468x60px

lunes, 28 de enero de 2013

Sonámbula

Cuando le cuento a alguien que yo soy sonámbula se imagina que en plena noche me doy paseos por el pasillo con los brazos estirados cual zombi y aunque eso pudiera ser gracioso no es real.

Cuando era niña me levantaba de la cama e iba a donde estaban mis padres a decirles algo estando totalmente dormida, mi padre me daba la mano y me acompañaba a la cama donde me tumbaba y me quedaba durmiendo como si nunca me hubiera levantado, por supuesto al día siguiente yo no me acordaba de nada.

También hablo mientras estoy dormida, esto es algo más común, pero en mi casa se daba una situación un poco peculiar... La tía J también habla dormida (en realidad ella habla todo el día) y como dormíamos juntas me cuenta mi madre que había noches que manteníamos conversaciones estando dormidas las dos!! Supongo que serían conversaciones sin ninguna coherencia pero ahí estábamos dándole al palique, jeje

Creo que la bruja mayor va por el mismo camino.

Todos los días se duerme sobre las nueve y media y su hermana un poco después, cuando las dos están dormidas es cuando aprovecho para estar un poco en la sala haciendo mis cosas y es entonces cuando empiezo a oírla gritar, al principio me asustaba pensando que le pasaba algo ahora sé que está dormida y si le pasa algo es en sueños. Más de una vez me la he encontrardo sentada en la cama hablando cuando he ido a comprobar que todo está bien, la verdad es que la primera vez te asustas pero luego simplemente la vuelves a acostar y sigue dormida como si nada.

Pero ha sido estas últimas noches cuando ha sido un poco más raro...  Ella siempre se despierta y o bien me pide que vaya a su cama o viene ella a la mía, así que cuando estos días la he oído llamarme pensaba que se había despertado pero no!! He ido a su habitación y estaba plácidamente dormida, pero lo que me sorprende es que cuando me ha llamado no ha sido ni alterada ni asustada como cuando está soñando sino en un tono de lo más normal, como cuando me llama desde la habitación de al lado en cualquier momento del día.

Así que supongo que éste es el principio y cualquier noche de estas aparecerá dormida por mi habitación como hacía su madre hace muchos años.

viernes, 25 de enero de 2013

Nonabox con un 10% de descuento: mi cajita de diciembre

Terminaron las fiestas... y los regalos! Y que nadie me mienta y me diga cuántos de esos regalos hemos ido a cambiar, o cuántos nos hubiera gustado poder cambiar. Y es que o acertar es muy difícil (que no lo creo) o hay muchísima gente que no se molesta mucho en buscar algo adecuado, sea por lo que sea en estas fechas las tiendas se llenan de devoluciones.

Y no es sólo en estas fechas, cuántas cosas nos habrán regalado estando embarazadas o siendo mamás recientes que o bien no nos gustaban o estaban mil veces repetidas o realmente no eran útiles. Como los meses anteriores os voy a mostrar lo que para mí es un regalo ideal en esta ocasión: las cajitas Nonabox.

Sé que me repetiré pero no me canso de decir que me encanta el factor sorpresa, el recibir una cajita cada mes y abrirla con ilusión de no saber lo que hay en su interior, y la bruja mayor ni os lo imagináis, cada vez que llega el transportista hay que abrirlo rápidamente para que se agencie lo que sea de su interés y nos reparta lo demás, en esta ocasión repartió hasta para la abuela que ese día estaba en casa.

Me gusta también porque me da la oportunidad de conocer productos y marcas que son una novedad para mí y que con dos niñas volviéndome loca constantemente no tengo la ocasión de investigar ni preguntar. Y sobre todo me gusta porque prácticamente todo lo que contienen me resulta útil, y eso que mis cajas son las cajas para bloggers y no las adaptadas, porque que sepáis que Nonabox os manda la caja mensual adaptada a vuestras circunstancias concretas, no es la misma para una embarazada que para una mamá de un bebé de seis meses, con lo que a la hora de hacer un regalo siempre acertaréis.

Hace unos días me llegó la cajita de Diciembre y una vez más me (nos) volvió a sorprender, y es que cada mes esto me gusta más!!

Os la enseño ahora mismo...

1.- Cochecitos de Andreu Toys. Minivehículos de ruedas blanditas y colorido variado y alegre para que el bebé disfrute jugando en cualquier parte. Esto es lo primero que vio la mayor y por supuesto lo primero que repartió, uno para ella y otro para la pequeña, no tengo muy claro cual es de cada cual porque cada día va variando pero el reparto se hizo. Son dos cochecitos muy monos, como se ve en la foto uno de ellos tiene la forma de un osito, son de un plástico suave y con las ruedas blanditas por lo que se lo puedo dejar a la pequeña sin problema, ya han participado en más de una carrera con los demás coches que había en casa. Además, casualmente ayer los vimos en una librería-juguetería infantil y la mayor los reconoció perfectamente "mamá mis coches!!" y pude fijarme que su precio rondaba los 3€ dependiendo del modelo. Acierto total en esta casa.


2.- Libro de Chicco. Libro de bebé con escenas cotidianas; gracias a sus texturas el peque podrá reconocer situaciones y estimular su memoria. Otra cosa que ha venido genial para las dos. Los cuentos nunca sobran, a la mayor le gustan un montón y a la pequeña por imitación seguro que le acaban gustando, por supuesto ya está en su estantería y leído unas cuantas veces. El que nos ha tocado a nosotras es "¡Adiós chupete!" a partir de 18 meses, no es la temática más indicada para nuestra casa porque la mayor dejó el chupete hace tiempo y la pequeña no usa pero eso es lo de menos. Además es un libro con solapas de los que gusta a casi todos los niños y por supuesto de páginas duras.


3.- Botellita de Laken. Esta práctica botellita de Laken resultará muy útil para las salidas con los peques. Es hermética y con tapón antifugas, lleva un revestimiento interior sanitario y además son ligeras y resistentes. A esto le tenía echado el ojo en la tienda de papá para el próximo verano cuando la mayor empiece a bajar al parque con la bici y es que la marca Laken siempre me ha gustado mucho, en mi etapa montañeril usaba sus cantimploras, platos y cubieros de camping,... porque eran de un material estupendo y muy resistente, cuántas veces habrán rodado esas cantimploras ladera abajo!!! jajaja. A la bruja mayor también le compré sus primeros platos de esta marca porque además eran de Kukuxumuxu que nos gusta mucho y también sobrevivieron unas cuantas caídas desde la trona... Así que cuando lo vi en la cajita no me lo podría creer y además de Piolín!! Mamá y bruja mayor encantadísimas!! En cuanto empiece la temporada de parque lo estrenamos fijo fijo.

4.- Cepillo de Enfants et Maison. Un delicado cepillo de pelo para tu bebé, sus fibras tienen la suavidad y flexibilidad necesaria para no dañar el cabello de la peque al peinarla. Esto la mayor se lo ha dejado para la pequeña, jajaja. Otra de esas cosas que siempre vienen bien porque aunque ya tengamos uno es lo típico que siempre se nos olvida cuando hacemos las maletas y yo las hago casi todos los fines de semana, así que directamente lo dejaré en casa de los abuelos. Es una pocholadita de cepillo, si no fuera porque la pequeña lo va a usar fijo se lo podría regalar a cualquiera de mis amigas embarazadas en cualquier cestita y quedaría ideal, además es blanco así que sirve para todos ;-) Yo con las dos he usado estos cepillos durante bastante tiempo porque mis niñas son de muy poquito pelo y encima como no paran quietas... es la única forma de peinarlas sin clavarles las puas. Genial también!


5.- Bolsita de merienda de Etic-Etac. Prácticas bolsitas de merienda de algodón 100%. En Etic-Etac personalizan todos los artículos con nombres e incluso con motivos a elegir, desde etiquetas para la ropa hasta mochilas. Otra cosa que nos vendrá muy bien para cuando llegue la primavera empecemos a bajar la merienda al parque, como veis la nuestra tiene dibujado un buho y parece que lo hubieran hecho a medida para nosotras, no hay más que ver el fondo de este blog, jeje.

6.- Bálsamo bebé de Moltex. Para cuidar la piel de tu bebé, utiliza la crema bálsamo Baby en cada cambio de pañal para prevenir roces y escoceduras; además hidrata, protege y nutre la piel de tu bebé. Como he dicho en alguna otra ocasión... a qué familia con bebe con culo pañalero le viene mal esto? aunque tengas otras ocho siempre te viene bien porque sabes que lo vas a usar. En este caso yo no conocía la crema protectora de Moltex y he de decir que me ha gustado ya que no es de esas densas que no hay forma de extender sino todo lo contrario. Otro punto positivo!!



7.- Chupetero de Buh! Kids. Chupetero de algodón 100% que se asegura a la ropa para evitar que se pierdan los chupetes. en Buh! fabrican los productos a mano, uno a uno, con una cuidadosa combinación de estampados y selección de tejidos. Esto es lo único que no vamos a usar, bueno, que no vamos a usar nosotras pero que seguro regalaremos a alguna amiga, porque en nuestra casa ya no hay chupetes.

8.- Bombones artesanos Delaviuda. Delaviuda presenta sus cuatro variedades de bombones artesanos; los bombones de almendra, avellana, trufa y caramelo, elaborados con la tradición de una marca de toda la vida. Os podéis imaginar donde están desde dos minutos después de abrir la caja, jajaja. Iba a decir que qué bien que había algo para mamá pero nos los comimos a medias entre la abuela, la mayor y yo... y es que en su gusto por el chocolate ha salido a mí!! Qué puedo decir? Cuatro bombones riquísimos que siempre vienen bien ;-)


9.- 1€ para donar al proyecto de microdonaciones que quieras. 

¿Qué os ha parecido este mes? A mí me parece que van mejorando en cada envío y como ya os he dicho estoy encantada.

Y para que vosotras también podáis estar así de encantadas tengo el gusto de ofreceros  la posibilidad de conseguirlas con un 10% de descuento, para lo cual sólo tenéis que entrar en la web de Nonabox y poner el código dosbrujas en cualquiera de sus suscripciones prepago, perfecto, no?

jueves, 24 de enero de 2013

Propósito incumplido

Sé que uno de mis propósitos para el 2013 era actualizar el blog más a menudo y sé que lo estoy incumpliendo con creces, y me fastidia mucho pero no doy a basto... Ya veis justo en el momento que decido comprarme mi propio dominio es cuando más abandonado tengo esto.

Este mes de enero estoy haciendo una historia de creación de páginas web y tengo en proyecto una de fotografía para una amiga y si puedo otra para mí con otro lío en el que me he metido. Así que después de las horas ante la pantalla que esto me supone lo último que me apetece es sentarme delante del ordenador cuando acabo, así que nada de blogs, ni Twitter ni nada, justo justo leo los mails porque me llegan las notificaciones al móvil, vamos, que ahora mismo también estoy escribiendo en el teléfono... 

Por supuesto si estoy dedicando unas horas diarias a esto cuando estoy con las brujas me reclaman mucho más de lo habitual. Ayer la pequeña cumplió siete meses y está en uno de esos momentos en que ni contigo ni sin ti, acaba de empezar a mantenerse sentada y le encanta estar así sin que tú la toques ni nada pero sin perderte de vista, intentando en esta posición coger todo lo que tenga su hermana en las manos para llevárselo a la boca, así que hay que estar pendiente porque anda que no tiene peligro!! No sé cuando empezó la mayor a gatear, creo recordar que sobre los nueve meses, por el blog tiene que andar pero ni tiempo tengo para mirarlo, pero creo que la pequeña pronto se va a lanzar porque intentarlo lo intenta pero bien, tiene una fuerza terrible y no para quieta.

Como hay que estar muy pendientes de la pequeña la mayor tiene también sus momentos tontos como es lógico, y si antes se podía entretener un rato sola mientras yo estaba a otra cosa ahora es más complicado, puedes estar cinco horas seguidas con ella y son cinco horas de actividad tras actividad, y con este frío asqueroso os podéis imaginar que toda la tarde en casa se hace eterna.

Las noches está siendo una coña, creo que me paso más tiempo en el pasillo que en la cama, me acuesto con la mayor para que se duerma (normalmente cae en diez minutos) y luego con la pequeña si está papá en casa, sino nos metemos las tres en la cama de la mayor (que para eso la tiene de 105cm) y luego muevo a la pequeña a nuestra habitación, pero primero se despierta una y me acuesto con ella, generalmente me quedo dormida y entonces les toca el turno a la otra y se repite la escena pero en sentido contrario y así más o menos cada dos horas hasta que suena el despertador. La mayor ya no quiere venir a mi habitación desde que hace unos días la pequeña dio tanto la murga que la despertó a las tres de la mañana y le costó dormirse un montón, supongo que pronto se le pasará y vendrá de nuevo (o no) y así por lo menos yo dormiré algo más, porque realmente me levantó cansadísima.

Así que se junta todo y hay algo que tengo que semiabandonar... creo que a partir de febrero estaré otra vez en nuestra rutina y volveré por aquí más a menudo, hasta entonces no os olvidéis de nosotras!!

jueves, 17 de enero de 2013

Conversaciones (I)

Hay tantos momentos en que no sé que contestar a las preguntas que me hace la mayor...

Estamos hace un rato en la sala:

- Mamá, cómo se llama esa máscara?
- Pues máscara porque no le he puesto nombre
- No, le voy a llamar Beethoven (como su amigo invisible del que ya hablaré otro día)
- Vale. La traje de Venecia cuando estuve allí con papá
- Y qué día fue?
- Hace muchos años
- Y yo dónde estaba?
- Tú no estabas, todavía no habías nacido
- Pero, dónde estaba?
- En la tripa de mamá
- Ah! Y la bruja pequeña dónde estaba?
- Tampoco había nacido, todavía no estaba en ningún sitio
- Pero, dóndeeeee?
- También en la tripa de mamá
- Ahí no cabemos las dos!!!

miércoles, 16 de enero de 2013

La segunda

Todos hemos oído en alguna ocasión que con el segundo hijo es todo más sencillo, y no voy a ser yo quien lo desmienta puesto que sí es cierto que algunas cosas son más fáciles y otras nos preocupan bastante menos, por ejemplo si mi mayor hubiera sido una niña que regurgitaba como lo ha hecho la pequeña hasta hace bien poco hubiera movido cielo y tierra médico tras médico buscando una solución, sin embargo no he hecho nada más allá de comentárselo a su pediatra y darle teta más a menudo, con la pequeña me preocupa bastante menos que no quiera los purés, que engorde menos de lo que las enfermeras consideran que debe engordar, ya no me cabreo cuando voy a la consulta porque ya sé lo que me espera, los comentarios que me hacen algunos sobre la lactancia "prolongada" o el colecho os podéis imaginar por donde me los paso, y así podría decir mil cosas más, pero...

Pero si con la mayor el sentimiento de culpabilidad por no poder llegar a todo era grande con la pequeña es mucho más grande todavía, o lo es cuando tengo tiempo de pensar en ello, o tal vez precisamente como hay días que ni tiempo para pensar tengo me siento peor todavía...

Con la pequeña las cosas se hacen "cuando hay tiempo", no vayáis a pensar que está desatendida pero de las 24 horas en exclusiva a las 24 horas compartidas y además compartidas con alguien casi totalmente dependiente de mamá hay mucha mucha diferencia. ¿Cuántas veces nos habrá pasado que no le hemos cambiado el pañal en toda la tarde porque literalmente se nos ha olvidado?

Si con la mayor había unos horarios para casi todo ahora los horarios son para casi nada porque los horarios de la mayor prevalecen. Puedo tener claro que hoy la pequeña se tiene que bañar pero el momento... cuando haya un hueco, y si no lo hay pues mañana sin falta, pero ya no es nada tan imprescindible.

Pero por otro lado y aunque parezca contradictorio aunque he dicho que no hay horarios para casi nada los horarios que sí hay son mucho más rígidos, mientras que con la mayor no había prisa porque a mí me daba igual comer una hora antes o después, ahora no puede ser así porque tengo que ir a recoger a la mayor a la guarde a una hora concreta y la comida por ejemplo no puede ser una hora más tarde ni darle "cualquier cosa que haya por la nevera".

Así que al final con la peque se van haciendo las cosas cuando va habiendo huecos a lo largo del día, y como decía al principio cuando lo pienso me siento fatal.

Eso sí, si hay algo en lo que la pequeña va con ventaja es en que siempre hay alguien pendiente de ella, si no soy yo o su padre es su hermana que está continuamente encima, "bruja pequeña, eres mi hermana y vamos juntas a todos los sitios" es su frase preferida. Así que mi sensación es que está aprendiendo a hacer todo más rápido, mantenía la cabeza erguida desde más joven, aprendió a voltearse bastante antes y desde hoy ya se mantine sentada sin apoyo un buen rato y es que como me gusta decir... está hiperestimulada con su hermana mayor.

Una cosa por otra, tendré que pensar para no sentirme un desastre de madre.

domingo, 13 de enero de 2013

Angustia de separación

Buscando por la red información sobre la angustia de separación me encuentro con que es una situación que comienza a darse sobre los ocho meses, así que no sé si es por ello por lo que estamos pasando actualmente a los seis meses y medio de la peque pero se le parece mucho.

La peque lleva una temporada que me tiene totalmente absorbida, no consiente que esté ni un momento fuera de su campo de visión y mucho menos ella sola. Nos pasamos prácticamente todo el día juntas y eso para mí no es ningún problema aunque haya quien se empeñe en creer que sí sino todo lo contrario, pero lógicamente hay momentos en que tengo que ausentarme durante unos minutos y es todo un sufrimiento.

Por ejemplo llegamos de la calle y vamos a mi habitación, le cambio, me cambio y se me ocurre ir a llevar la ropa sucia a su sitio, qué pueden ser? 30 segundos? pues ya está berreando como si la mataran... afortunadamente si se queda su hermana con ella esto no sucede pero hay veces que la mayor va siguiéndome por toda la casa.

Por las tardes estoy yendo a estudiar y se queda papá con las dos, no hay ningún problema, pasan la tarde estupendamente, la mayor me dice que la pequeña se ha portado muy mal porque no ha querido merendar pero lo pasan bien, ella está con su padre y su hermana y tan contenta... hasta que llego yo y se tira a mis brazos, no puedo ni cambiarme de ropa sin oírla llorar porque no puedo soltarla.

A veces pienso que está empezando a reclamar su parcela de exclusividad, que como la mayor está tan encima de mí ella también protesta para que no "me olvide" de ella, pero por otro lado es tan pequeña... 

Al igual que su hermana por la noche sólo puede dormirse conmigo, lo cual algunas noches es toda una odisea ya que la mayor sigue queriendo que me eche con ella para dormirse "si estoy solita me asusto, mamá" y a mí no me importa porque es nuestro momento para estar un rato solas y aprovechar para que me cuente sus cosas. Pues las noches que estoy sola con las dos nos metemos las tres en la cama de la mayor y cuando se duerme me llevo a la pequeña a mi habitación, pero cuando está papá en casa prefiero que se quede un rato con la pequeña, eso sí, ella no lo prefiere. Ya puede estar su padre haciéndole lo que sea que hasta que no aparezco yo no se calma, en cuanto la cojo se le pasa todo y como le digo a su padre sólo le falta hacerle una pedorreta.

Y sí, es muy bonito saberse tan importante para alguien pero a veces como me decía mi madre "no me queráis tanto"...

miércoles, 9 de enero de 2013

Balance de las fiestas

Por fin acabaron!!

Desde que llegó la bruja mayor las Navidades son algo menos raspada que lo que eran, la ilusión por poner el árbol, ver las luces en la calle y esperar los regalos supera con creces a la desgana con la que me enfrento año a año a reuniones imposibles, ataques de hipocresía y atracones avergonzantes.

Así que este año el balance va a ser desde sus ojos, los ojos de la inocencia y la ilusión.

Para las brujas (como para casi todos los niños supongo) las fiestas se resumen en fiesta, diversión, luces y regalos, muchos regalos, demasiados...

La Nochebuena la pasamos en casa de mis padres, tuvimos que ir unos días antes porque como ya os dije yo estuve trabajando un par de días, es el primer año que lo hacemos así porque papá trabaja hasta el 24 a las 16h y normalmente le esperábamos e íbamos juntos pero creo que si los próximos años podemos repetiremos la fórmula y que papá coja el autobus. Y es que los días previos las brujas (básicamente la mayor) los disfrutó como lo que es...  una enana! Los dos días que yo trabajé se fueron con mis padres todo el día por ahí, a los columpios, al monte,...  mirad como acabarían de cansadas que la mayor se quedó dormida a hombros del abuelo mientras esperaban la cola para ver al paje real!!

La víspera de Nochebuena quedamos con mi tía para tomar unas tortitas con nata y chocolate ya que su cumple es el 25 (que sepas Suu que me acordé de ti y de tu familia, jijiji) y así sin esperarlo nos encontramos con el desfile de Olentzero, fue bastante cortito si lo comparamos con el de los Reyes pero a la bruja le encantó (la pequeña se quedó dormida) y ahí ya empezó a dar vueltas a todo... por lo menos estaba tranquila porque le había saludado y ya sabía que estaba en casa de los abuelos.

Y es que el lío que tenía la pobre con los diferentes personajes que traen regalos no era poco...  Para facilitarlo hicimos una sola carta que dimos a Papá Noel antes de irnos y que ellos "que son amigos" se organizaran. Esa es otra unos días antes habíamos estado dándole la carta al gordo de rojo y sin no sé como se atrevió a dársela, toda ella era una mezcla de acojone y alucinación!!

Llegó el día 24 y después de estar todo el día de un lado para otro intentar que cenaran con nosotros era absurdo, a las 20h ya no podía más y me subí con las dos a casa, la mayor malcenó y me dijo que quería ir a la cama, se moría de sueño pero no podía dormir de lo nerviosa que estaba... "Mamá, qué hora es? Y a qué hora viene el Olentzero?" "Y por dónde va a entrar? Por la puerta no caben los renos" Yo me reía por dentro mientras le pedía que cerrara los ojos.

Así que como os digo ellas no estuvieron en la cena, y es que aunque nosotros podamos cambiar nuestros hábitos en días especiales para los peques es una noche más, una cena más,... Y por fin la mañana!! Un montón de paquetes acumulados en la sala, la pequeña demasiado pequeña no se enteraba de nada pero la cara de la mayor valía por las dos, no se atrevía a tocarlo (tal vez estuviera pensando que no podía ser de verdad) hasta que yo cogí uno para que ella lo abriera... y fue un no parar, no soy capaz de describir su emoción pero todos los que tenéis niños en casa sabéis de que os hablo.
 

La sigiente semana la pasamos en casa con poca actividad, bastante teníamos con jugar con la cocinita y leer los cuentos nuevos... Pero en la guarde la bruja celebró la chiqui-nochevieja y comieron las gomi-uvas, y ella seguía con su rumrum en la cabeza, esta vez preguntándose por qué si es ya invierno y Navidad no estaba nevando!! y es que claro, otra de esas cosas que nunca he entendido ¿Por qué asociamos la Navidad con la nieve y el frío cuando en la mitad del planeta las navidades se celebran en verano?

Nochevieja pasó sin pena ni gloria, para ser sincera fue un coñazo de noche, seguimos empeñados en que hay que pasarla con la familia cuando debería ser una noche de fiesta, las brujas como una semana antes estaban en la cama antes de que empezara la cena... Durante toda la tarde mi amiga Leia estuvo intentando convencerme de que me fuera con ella a Endor y ganas no me faltaron, desde aquí te digo guapa que al año que viene como tengamos el mismo plan nos organizamos un cotillón infantil y ya verás que bien!!

En cuanto acabó la comida de año nuevo nos cogimos el coche y fuimos a casa de mis padres pero esto ya os lo conté cuando hablé de que he estado trabajando unos días.

Volvimos justo justo para la cabalgata de Reyes que afortunadamente pasa por la puerta de mi casa. Afortunadamente tengo el fantástico fular que me regalaron mis amigas, porque meterme en el tumulto con una silla de paseo hubiera sido totalmente impensable. La mayor quería estar en primera fila para poder ver y coger caramelos pero no quería estar sola así que finalmente poco a poco yo me pude ir acercando con la pequeña en el fular para que viera ella también un poco las luces y los colores, sólo pudo coger dos caramelos y porque se los dieron en mano... todavía no ha cumplido los tres años y los niños algo más mayores no le dejaban :-(

Lo mejor de la cabalgata fue que un paje de Baltasar la saludó por su nombre (luego me enteré de que era su profe) y yo le dije que eso era porque sabía que vivía ahí y que ese sería el paje que iba a ayudar a los Reyes a llevar sus regalos y más contenta que un chupín la tía, jeje. Subimos a casa y preparamos los zapatos, el agua de los camellos (ella empeñada en que eran renos) y para los Reyes un poco de turrón y una cervecita, no conseguí que se durmiera hasta las 12!! casi me duermo yo antes y no me da tiempo a preparar los paquetes!!

Cuando se despertó en mi cama por la mañana al principio no se acordaba, le tuve que preguntar si habría venido alguien y entonces fue cuando saltó escopeteada al salón. Allí tenían sus regalos y donde los camellos habían bebido el agua lleno de chuches porque en la cabalgata sólo había cogido dos caramelos. Estaba tan emocionada... pero su cabeza no dejaba de funcionar, por qué le hebían traído cosas que ella no había pedido? y es que sólo le dejé pedir tres... y llegaron muchas muchas más.


Pero es tan buenaza... llevaba todas las fiestas empeñada en que quería un maletín de enfermera y ese fue el último regalo que abrió porque lo habíamos dejado en casa de mis suegros y no fuimos hasta ese día por la tarde a por él, así que cuando vio que no estaba me dijo "bueno, otras navidades me traerán mi maletín" Me dio una penilla su cara de resignación...

Ahora todavía nos queda recoger el árbol y demás adornos que creo que lo harán esta tarde la mayor y papá y buscar hueco para todas las cosas nuevas, que no es poco trabajo, no.


viernes, 4 de enero de 2013

Vuelta parcial al trabajo

La primera semana del año y ya he imcumplido uno de los propósitos que me marqué hace una semana, el de actualizar el blog, y es que estoy estos días trabajando y no doy a basto.

Cuando pensé que no sería posible trabajar ni un día antes de que se me acabará la prestación por desempleo me llamaron para trabajar el fin de semana antes de Nochebuena y por supuesto dije que sí, fue de un día para otro y aunque al principio me supuso un estrés un tanto elevado estoy contenta de haberlo hecho.

No estoy trabajando en la ciudad donde vivo sino en la ciudad de mis padres, y es que aunque me gustaría poderlo hacer en mi casa para cosas puntuales me resulta más complicado encontrar a alguien que me eche una mano quedándose con las brujas, así que de momento para los fines de semana tendré que hacerlo así.

Los primeros días  que trabajé fueron el 21 y 22 de diciembre, la peque cumplía seis meses el 23 y todavía apenas comía nada que no fuera teta, así que el mismo día que me llamaron ahí me puse con el sacaleches, pero claro, hacía tanto que no lo usaba que apenas saqué para un biberón. Pero bueno, me lo traje y como yo trabajaba cuatro horas seguidas mi madre le daba un poco de bibe que ella no quería y unas pocas frutas que conmigo no las come pero con ella sí, así que hambre no pasó, cuando yo llegaba se me agarraba y no me soltaba pero estuvo bien, tranquila y contenta así que cuando esta semana me llamaron para volver a trabajar estos cuatro días en el turno de la mañana no lo dudé.

La mayor se lo ha pasado genial, todas las mañanas con su abuelo de un lado para otro, todos los días cuando llego a las 16:30 tiene mil cosas que contarme, una mañana se fueron "en un tren verde" es decir en el funicular a "una montaña muy grande", otro día estuvieron viendo los barcos de la ría, ayer fueron al parque a dar de comer a los patos y a "un castillo muy grande" y hoy ha sido lo más espectacular, mi padre tenía que subir al aeropuerto a arreglar unos papeles ya que trabaja allí y han estado viendo los aviones "que van a casa de Mickey" y no sé muy bien lo que habrán hecho pero ella me dice que se ha montado en uno pequeñito que tenía cocina, una habitación para ella y otra para su hermana, así que como va a querer volver mañana a casa conmigo!!

La verdad es que después de tres años sin trabajar no me ha costado, tal vez porque sé que es algo puntual pero el primer día fue como si hubiera estado trabajando la semana anterior, y es que hasta en esto noto una diferencia tremenda de la primera a la segunda, mientras que con la mayor no hubiera sido capaz de irme cuatro horas seguidas a trabajar dejándola con seis meses ahora me ha costado pero lo he hecho, y es que a la mayor no la dejé sola ni un momento hasta más adelante y con la pequeña no he tenido más remedio que hacerlo porque muchas veces la mayor me absorbía y necesitaba y la pequeña se tenía que quedar con su padre en alguna ocasión.

Me he dado cuenta de que ahora no me agobia el empezar a trabajar "en serio" siempre y cuando yo tenga todo organizado para cuando yo no esté, cuando yo sepa que salgo a una hora y se cumpla, lo que realmente me agobiaría es andar mal o muy justa para ir a recogerlas, pero mientras estén con alguien de confianza no tengo problema, la etapa de madre megaobsesionada e inseparable creo que ya ha pasado, no me arrepiento ni me avergüenzo de ella pero ya ha pasado.

Estos días de trabajo no es que me hayan supuesto muchísimo económicamente hablando, lógicamente he cobrado algo más que en el paro pero sobre todo son seis días más que se me alarga la prestación que hasta ahora se me acababa el 30 de marzo y aunque ahora parezca una tontería cuando llegue el día se notará... Ahora espero que me vaya saliendo algo otros fines de semana, que creo que sí porque les llamaré de vez en cuando a ver que tienen...
 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates