Ads 468x60px

domingo, 29 de septiembre de 2013

Clases extraescolares

Desde este verano he estado pensando si apuntar a la bruja mayor a alguna actividad extraescolar y todavía ando con mis dudas...

Cuando empecé a pensarlo fue teniendo en mente el invierno pasado que algunas semanas se nos hacían excesivamente duras. La bruja mayor en el cole tiene jornada continua, es decir que sale a las 14h y ya no va por la tarde, este horario es el que yo quería porque nos da tiempo para muchas cosas pero como muchos ya sabréis aquí el invierno es muy largo y prácticamente de noviembre a marzo estar en el parque o en la calle es imposible. El invierno pasado entre la lluvia, el frío y cuando no la nieve nos pasamos semanas en las que apenas salíamos de casa y este año que la pequeña es algo más mayor me da pánico sólo de pensarlo.

Pero por otro lado este martes empeizan ya la jornada completa y cinco horas al día en el cole para niños de tres años me parece muchísimo. Sé que hay niños que por la jornada laboral de sus padres no tienen más remedio que pasar más tiempo allí pero me parece una pasada. Así que por eso estoy dudando.

Me gustaría que aprendiera a nadar y sé que a ella también le gustaría pero cuando se lo propuse me dijo que sí siempre y cuando fuera conmigo, y a mí me encantaría pero no existe la posibilidad de natación con los padres en esta ciudad o por lo menos en ningún sitio de los que he preguntado. Cuando le dije si quería ir a bailar me dijo lo mismo "Sí pero contigo mamá", así que otra vez la misma historia...

Pensé que la única forma de que aceptara ir a alguna actividad sin mamá sería haciéndola en el cole donde tiene claro que los papás y las mamás no pueden entrar pero la verdad es que lo dejé a un lado y no volví a pensar en ello porque daba por hecho que para tan pequeñas no habría nada.

Hasta que hace unos días nos dieron en el cole la lista de extraescolares que había organizado el AMPA y en un arrebato la apunté a música si sale grupo de tres años, así sin decirle nada porque no me dio ni tiempo... Luego en casa le comenté que dos días por la tarde iríamos al cole a hacer cosas de música y le parece buena idea, eso sí, si luego no va a gusto no tengo ningún problema en borrarla.

Ya veremos si es buena idea o no, si a ella le gusta o no, o si en unos meses nos cansamos de tener que bajar a las cuatro de la tarde,... Pero de momento son dos días, si otro vamos a la biblioteca las tres y otro quedamos con las amigas creo que pasaremos la época de frío bastante mejor que este año.

Y vosotras... ¿lleváis a vuestros peques a alguna actividad? ¿desde qué edad?

martes, 24 de septiembre de 2013

Una visita no grata



Ya me imaginaba que una vez que la mayor empezara el cole esto iba a llegar tarde o temprano, el problema que no me lo imaginaba tan temprano…

Ya la semana pasada nos dieron un papel que decía que los asquerosos piojos ya habían aparecido por el colegio, en menos de diez días!! Pero como ahora estamos de fiesta yo más o menos lo había olvidado.

Siempre había dicho que el día que llegaran a casa tendría que llamar a mi madre porque a mí los bichos me dan tanto asco que no me veía capaz de lidiar con ellos mientras que mi madre nos despiojaba a todos (incluidos los hijos de sus amigas) sin el menor problema. Pero claro, cuando se trata de tu propia hija una no tiene más que hacer de tripas corazón y superar sus propias fobias y ascos.

Y así es como me vi ayer por la noche. Después de haber estado toda la tarde por ahí llegó la hora del baño, papá bañó a las dos y después de cenar fui a secar el pelo a la bruja mayor porque la pobre se caía de sueño. Mientras le pasaba un peine finito para desenredarle el pelo empecé a ver algo raro, en algunos pelos tenía pegada una especie de caspa que no se quitaba fácilmente y yo con el peine y el secador para arriba y para abajo cuando de repente veo un bichito andando por ahí. Me sorprendió, la verdad es que me sorprendió porque yo los piojos me los imaginaba como un bicho negro enorme y aquello no tenía ni el tamaño de una hormiga, pero aquello no podía ser otra cosa que las asquerosas liendres.

En aquel momento me cagué en todo lo cagable (por dentro claro, no quería asustar a la bruja mayor) y decidí que era el momento de utilizar el mejunje que me mandaron hacía unos meses, el piojicida Inex del laboratorio Agua de Gracia. Le tuve que explicar que tenía unos bichitos en la cabeza y que se los iba a quitar, por supuesto se puso a llorar asustada pero se tranquilizó cuando le hice saber que le pasa a todos los niños y que a mí también me había pasado cuando era pequeña.

Le puse el mejunje en la cabeza con el gorrito de plástico durante media hora, mientras que yo examinaba a la pequeña y quitaba todas las sábanas y toallas que habían pasado por su cabeza. Le aclaré el pelo y con la liendrera fui quitándoselas a mano una a una pensando que nunca me creí capaz de hacerlo. La pobre se durmió rápidamente porque entre una cosa y otra habían pasado casi dos horas desde que ella quería irse a la cama. Yo no he dormido nada porque a mí me picaba todo, quiero creer que era por sugestión ya que lo mismo me picaba la cabeza, que los brazos que el ombligo, pero tal vez yo los tenga también.

Esta mañana le he regalado un cuento llamado “Ojo, piojo” que hacía tiempo tenía en casa guardado porque ayer me decía que igual tenía bichitos porque en el arenero le habían echado arena a la cabeza y así me ha resultado más fácil convencerla de que tengo que echarle el champú y peinarla bien con el peine especial para que no vuelvan.

He seguido los consejos de mis amigas y he ido a comprar el aceite del árbol del té y nos hemos echado todos detrás de las orejas para que no vuelvan por aquí ya que esta mañana al pasar la liendrera no he visto ni una y nos aclararemos la cabeza todos los días con vinagre como me hacía mi madre de niña.

Y si esto no fuera suficiente y veo que vuelven a aparecer tendré que ir a por un collar antipulgas para poner debajo de la almohada cosa que me contaron hace no mucho y aunque parezca muy raro estoy dispuesta a probar.

¿Alguna otra cosa que me aconsejéis?

jueves, 19 de septiembre de 2013

Me gusta el parque


Lo confieso. A riesgo de parecer una rara confieso que me gusta el parque, es más, cuando dentro de un mes más o menos haga frío y no podamos bajar a diario estaré de muy mal humor.

Bueno, tampoco vayáis a pensar que pasaría ahí las tardes si no tuviera dos niñas… tal vez algún ratito leyendo en un banco pero no mucho más, pero siendo como soy la mamá de dos brujas es el lugar donde mejor estamos sin ninguna duda.

En primer lugar me gusta porque como ellas están a gusto yo estoy a gusto, y no lo digo en plan romántico “si tú eres feliz yo soy feliz lalala”, no, no es eso (bueno, puede que un poco sí) sino que si ellas están tranquilas a mí me dejan tranquila. En estos momentos la bruja pequeña está en su peor momento de parque (peor para mí se entiende, porque ella se lo pasa en grande), es decir en esos momentos en que justo ha aprendido a andar y está continuamente de un lado para otro hasta que su madre sin saber muy bien cómo acaba subida en lo alto del tobogán, pero como ya he pasado por esto anteriormente me lo tomo con muchísima filosofía porque sé que todo pasa…

Y cuando pase llegaremos al punto en el que está la bruja mayor, ese punto en el que está jugando con sus amigas y yo puedo estar tranquilamente mirando al infinito y pensando en mis cosas. Por supuesto hay momentos de “mamá, mira”, “mamá, me aburro”, “mamá, por qué todavía no han venido mis amigas?”, y demás historias, momentos de lidiar en conflictos, momentos de echar la bronca y momentos de tirarles la pelota a ver quien la coge. Pero… la mayor parte del tiempo son momentos en los que quiere jugar a su aire con sus amigas.

En segundo lugar y aunque pueda parecer muy raro así a priori, el parque para muchos padres se convierte en un lugar de socialización con otros adultos, socialización, esa palabra que tan importante nos parece cuando nos referimos a nuestros churumbeles pero que realmente quienes la necesitamos somos nosotros, porque… seamos sinceros, cuántos días han pasado en que nuestras únicas conversaciones adultas se sucedían única y exclusivamente en el trabajo?? No me creo que eso me haya pasado sólo a mí…

Claro, también es cierto que para llegar a este punto hay que meter muchas horas de parque y en eso la menda tiene un máster.

Cuando empiezas a bajar al parque con tu primer hijo, en ese momento chungo del que hablaba antes en que está empezando a andar y acabas baldado, poco hablas con otros papás, justo justo las típicas frases de “cuántos meses tiene?” “Cuándo empezó a andar” y demás comparaciones odiosas que hacen que vayas viendo de que pie cojea cada padre en este lugar donde pasarás tantas horas. Pero pasa el tiempo, tienes que estar menos pegado a tu hijo (él quiere generalmente que estés menos pegado), él va haciendo amigos, muchas veces coinciden con sus amigos de la guarde y del cole,… y claro, tú coincides siempre en el mismo banco con los mismos padres y acabas dándote cuenta de que “los papás de los amigos de mis hijos son mis amigos”

Y se crea una chachipandi, habrá quien te caiga mejor o peor, con quien tengas más afinidad, habrá quien te parezca una auténtica petarda, vamos, como en cualquier cuadrilla. Y como pasarás más tiempo con esta chachipandi que con tus amigos de toda la vida acabarás conociendo la vida de todos ellos y contando mil cosas, y sí, por supuesto hablarás de niños, pero también de muchísimas cosas más porque hay tiempo para todo, recibirás recomendaciones de libros y series, conocerás sitios estupendos donde pasar el día en familia, te descojonarás de tus propias mierdas laborales, criticarás al director del cole y al final organizaréis quedadas.

Así que por todo lo expuesto vuelvo a repetir que a mí me gusta el parque.

Ahora es el momento de que salgáis del armario, que no me creo que sea yo la única ;-)

lunes, 16 de septiembre de 2013

Y aquí mi Nonabox de agosto


Hace ya un par de semanas que llegó mi Nonabox de agosto y entre el comienzo del cole, la adaptación y demás no había tenido tiempo de enseñárosla...

Si soy sincera cuando la abrí me gustó menos que en otras ocasiones, pero también es cierto que el listón estaba demasiado alto y una vez que fui sacando las cositas me fueron gustando más.

Como en los meses anteriores la presentación es impecable

Y aquí lo que vi cuando la abrí...




Como en otras ocasiones os voy enseñando todos los productos a ver que os parecen.

1.- Guía del Niño – Anuario El Anuario de Guía del Niño con una trayectoria de 27 años en el mercado, es la publicación más completa en el sector de revistas familiares, que incluye los temas más interesantes sobre el embarazo, la maternidad, los cuidados y salud del bebé. En mi primer embarazo y los primeros meses de mi hija mayor solía comprar bastantes de estas revistas para padres pero pronto dejé de hacerlo porque al final tenían pocos artículos (y casi siempre repetidos) y muchísima publicidad, a esta de momento le he echado un ojo aunque con poco tiempo y creo que es algo prescindible, aunque también supongo que la mayoría de las interesadas en estas cajitas son embarazadas y madres recientes y les puede resultar más útil que a mí.

 
2.- Cocholate – Babita Babero fino y liso de suave algodón 100% de color blanco con automático en la nuca. Confeccionado para ser ligero y retener las babitas sin dar calor al bebé. Se puede personalizar bordando su nombre o estampando el dibujo de un animal a elegir con su nombre. Es un babero muy majete, de tejido suavecito, similar al de los bodis de bebé, lo que no me ha quedado muy claro es si tendría que personalizarlo yo o me lo harían desde su página web. De todas formas lo guardo para alguna amiga porque como he dicho en otras ocasiones mi peque se arranca los baberos literalmente.


3.- Moltex – Toallitas Higienizantes Fresh Toallitas Moltex Fresh, higienizantes de manos. Para que puedas limpiarte las manos sin agua ni jabón en cualquier momento y lugar. Esto me gusta. Me habían llegado en otra caja anterior y me resultaron muy últiles, de tamaño adecuado para llevar en el bolso. ¿Qué madre no ha necesitado un montón de veces en diversas situaciones tener unas toallitas a mano?

 
4.- Pasito a Pasito - Sonajero Sonajero de madera natural (haya y arce) en rosa o azul. Este sonajero está pintado con tintas no peligrosas e inocuas para los bebes y diseñado especialmente para sus manitas. Pasito a pasito es una marca que me gusta, sus artículos son de buena calidad y con un diseño muy tierno, son clásicos pero no demasiado ñoños, pero yo sólo conocía sus productos textiles, no tenía ni idea de que tenían también este tipo de productos. Este sonajero nos gusta, me gustan los productos de madera mucho más que los de plástico y el cascabel tiene un sonido mucho más agradable que otros sonajeros más estridentes que te dan ganas de lanzar a lo lejos...


5.- Quién te lo dijo… - Pañuelo de lactancia El Pañuelo de Lactancia te ayudará a crear un ambiente íntimo con tu bebé en cualquier lugar, evitando que se distraiga y favoreciendo el vínculo creado en el momento de dar el pecho. Es cómodo, suave y ligero. Puedes llevarlo siempre contigo, usarlo como pashmina completando tu look o para tapar al bebé en su carrito protegiéndolo del sol. He de reconocer que este producto al principio me chocó, yo soy partidaria de normalizar la lactancia y por tanto de hacerla visible, además que considero que no se ve nada cuando estás dando pecho y que si se viera tampoco es nada que haya que ocultar pero... supongo que habrá a quien le agobie la falta de intimidad cuando te toca amamantar fuera de casa, así que para esas mujeres les vendrá bien. Yo evidentemente no lo voy a usar para esta finalidad pero como soy muy de pañuelos me vendrá bien este invierno.

 
6.- Tigex - Mi Primera Taza ¡Mi primera taza! Con boquilla de transición para pasar del biberón a la taza de forma progresiva (a partir de 6 meses). Un acierto para Nonabox después de enviarnos tantos biberones!! Me gusta este producto porque un vaso de aprendizaje es útil tanto para los niños que han usado biberón como para los que sólo toman pecho a pesar de que a nosotras nos llega un poco tarde...

 
7.- Risi – Gusanitos GUSANITOS: ¡Los auténticos! La bolsa verde de toda la vida. Gusanitos es una marca registrada por RISI y por lo tanto solamente RISI puede fabricar los Gusanitos originales. Con base maíz, ligeros y elaborados 100% con aceite de girasol, este es un producto sin gluten. Sabores: clásico (bolsa verde) y Ketchup. Poco hay que decir de este producto, ¿quién no lo conoce? Eso sí, me sorprendió muchísimo encontrarlo en la caja!!


¿Qué os ha parecido? ¿Cuál es vuestro producto favorito? ¿Os animáis a probarlas? Si es así, como en otros meses os recuerdo que todavía está activo el código "dosbrujas" para poder conseguir vuestras cajitas Nonabox con un 10% de descuento.

A ver que nos encontramos el próximo mes... ;-)

miércoles, 11 de septiembre de 2013

La otra cara de la adaptación

La bruja mayor es una niña muy tímida, muy muy tímida con los adultos, si alguien con quien no tiene confianza le pregunta cualquier cosa nunca responde e incluso a veces se da la vuelta o les pone mala cara, es algo que en general no gusta, cuando hace estas cosas casi siempre hay que aguantar frases como "Esta niña no tiene lengua o qué?" o "No sabe hablar?", a mí estas frases me tocan las narices más de lo que puede parecer y tengo bien claro que no pienso forzarla a hablar con quien no quiere, ya tendrá tiempo a lo largo de su vida en el que tener que seguir un protocolo y no pasar de toda la gente de quien quisera pasar.

Su timidez en ocasiones como en el cole se suele traducir en "es una niña muy buena", y claro que es una niña buena pero que siempre obedezca a sus profesoras, que no se levante, que no tire las cosas, etc no es una cuestión de bondad sino de pura y dura timidez y vergüenza. Ella hace lo que su profe le dice porque le da vergüenza no hacerlo, porque no quiere que sigan hablando con ella, porque quiere pasar desapercibida. Y por esto y hasta que no haya algún cambio es y será la alumna perfecta: formal, observadora, obediente y callada.

Pero claro, en realidad en los ambientes donde tiene total confianza ella no es así, en casa con la familia, en el parque con sus amigas es una niña charlatana, alegre, movida,... Y por ello estamos estos días de comienzo de cole viviendo lo que yo ya me temía: que explotara.

Es decir, ella se pasa las mañanas controlándose así que en algún momento tiene que explotar y nos lleva sucediendo estos tres días a la hora de volver a casa desde el parque. Como sale del cole pronto porque todavía está con la adaptación vamos un rato al parque con sus compañeras y allí se desfogan, gritan, discuten, saltan, hacen el bruto, tiran piedras, etc etc y a la hora de ir para casa (después de hora y media) hay bronca. Que si no quiero ir a casa, que si me quiero quedar a vigilar los columpios, que si voy a montar una campaña para quedarme aquí a dormir,...

Ayer después de que me la montara por la mañana a la hora de bajar de nuevo por la tarde le avisé de que bajábamos con la condición de que cuando yo dijera que volvíamos a casa era sin broncas ni gritos y aceptó pero dos horas después en el momento de volver se le había olvidado totalmente y después del berrinche me la tuve que llevar literalmente a rastras a casa. Un rato después en casa ya estaba en condiciones de hablar y me dijo que no lo iba a volver a hacer y nos abrazamos pero no tengo todas conmigo de que esta tarde no se repita ya que este mediodía ya lo ha intentado...

Así que aunque la adaptación al cole se puede decir que va bien, sobre todo cuando está en el cole, todavía no se ha adaptado ni mucho menos, va contenta y sale contenta (y más hoy que han estado en el patio) pero todavía nos queda camino que recorrer.

lunes, 9 de septiembre de 2013

Primer día superado

Hoy la bruja mayor ha tenido su primer día de cole y podemos decir que la experiencia ha sido positiva.

A las ocho ha sonado el despertador y yo no tenía todas conmigo de que conseguiríamos levantarnos a tiempo porque aunque llevaba ya un par de semanas despertándola pronto siempre acababa remoloneando y aunque estaba despierta no acababa levantándose hasta media hora más tarde de lo planeado. Sin embargo como la pequeña se ha despertado también y estaba protestando con su padre en la habitación la mayor se ha levantado a ver que pasaba.

Como papá esta semana está de tarde hemos bajado los cuatro al cole, allí nos hemos juntado con la mitad de los niños de su clase ya que esta semana se hacen dos grupos y hemos esperado a que sonara la sirena. Ha habido un momento en que la bruja se ha empezado a poner nerviosa y ha estado a punto de ponerse a llorar, la he abrazado y casi la que llora soy yo por una mezcla de emoción y de tristeza por verla así, finalmente ha dado la mano a una amiga que iba con ella a la guarde el curso pasado y han entrado juntas.

Las dos horas que ha estado allí se me han pasado volando, entre estar con la pequeña y hacer dos recados para cuando he querido enterarme era ya la hora de ir a recogerla, por supuesto he vuelto a ir nerviosa por ver lo que me encontraba. Ha salido haciendo la fila agarrada a otra de sus amigas (menuda suerte ir con otras tres niñas de la guarde) y me ha saludado muy contenta. No sabéis que tranquilidad he sentido viendo que salía así!!

Hemos ido un rato al parque con otros niños de clase y me ha contado que lo han pasado muy bien, que ha estado jugando a médicos y con unos coches que tenían un tobogán para ir al garaje, que ha hecho dos puzzles y han leído cuentos.

La verdad es que llevábamos dos semanas preparándonos para este día... Habíamos hecho un mural donde colocar una pegatina cada día para saber cuántos quedaban para llegar a hoy. Cada noche me preguntaba por el cole y yo le decía lo bien que se lo iba a pasar y todo lo que iba a aprender, habíamos preparado juntas todo el material con mucha ilusión, habíamos comprado los libros (menudo palo por cierto), le había forrado el cojín con la tela que ella eligió, habíamos ido a por la bata y se la había bordado de su color favorito, habíamos comprado también la bolsa del almuerzo de princesas,... En todo ella había tenido voz y voto y eso le ha hecho también vivir con más ilusión este momento.

El jueves pasado tuvimos la reunión con la profe y vinieron mis padres a quedarse con ellas mientras nosotros estábamos allí pero cuando terminó ellas estaban en el patio esperándonos y la mayor entró a ver la clase y a conocer a su profe, yo quise enseñársela para que ella la tuviera en su cabeza cuando hablábamos del tema ya que creo que muchos de sus nervios respecto al cole eran porque no tenía ni idea de lo que era ese sitio, ni de lo que se iba a encontrar allí a pesar de haber estado hace meses cuando fuimos a las jornadas de puertas abiertas. Así que vio su clase, con todos los juguetes, puzzles y cuentos y salió de allí contenta.

Ahora sólo espero que mañana sea igual y que vaya con la ilusión con la que ha salido hoy porque a veces el segundo día es más complicado que el segundo...

martes, 3 de septiembre de 2013

Me gusta

Me gusta veros juntos

Me gusta verte en el sofá viendo soporíferas películas de princesas sólo porque la bruja mayor quiere que las veas con ella.

Me gusta verte llevar a la bruja pequeña a la espalda y que se te quede dormida como si se tratara del colchón más cómodo del mundo.

Me gusta oírte inventando historias del patito sin ojos con la mayor aunque sean totalmente absurdas

Me gusta verte de la mano de la pequeña mientras ella da sus primeros pasos

Me gusta ver cómo te dan besos y chupetones en el caso de la pequeña

Me gusta ver cómo la mayor se viste todas las noches antes de que llegues para bajar contigo la basura y ver el planeta

Me gusta despertarme por la manaña y ver a la pequeña dormida a tu lado

Me gusta veros juntos.

Ayer la mayor decidió que no quería pasar la mañana conmigo sino que prefería ir con su papá toda la mañana aunque tuviera que ir lejos, yo no me lo podía creer, es más pensé que me tendrías que llamar al de poco rato para decirme que os volvíais porque ella había cambiado de opinión, como en otras ocasiones me equivoqué, ella vino feliz y contenta porque había montado en tres autobuses con su papá y ya había planeado cuando tenía que repetirse. 

Aunque se me quedó una sensación extraña en el
cuerpo cuando os fuisteis y me quedé sola con la pequeña en el fondo sabía que esto en algún momento tenía que pasar, que al final todo da sus frutos, y este es parte del fruto sembrado con horas y horas de estar ahí, de quererlas.

Hoy es tu día, cumples ya 38 años, hace tiempo que ya no somos los mismos, somos una versión mejorada de la pareja que se conoció hace ya mucho tiempo.

Hoy sólo queremos decirte...

¡¡Felicidades papá!! Te queremos


 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates