Ads 468x60px

lunes, 20 de enero de 2014

Nos acercamos a los cuatro

Cuando estábamos en pleno apogeo de “los terribles dos” en más de una ocasión me dijeron que eso no era lo peor, que cuando llegáramos a los cuatro volveríamos a los berrinches y a las broncas.

Y ayer a un mes de cumplir los cuatro tuvimos uno gordo, uno que hacía tiempo que no vivíamos…

De todos los consejos que he leído para afrontar los berrinches el único que me parece realmente efectivo es el de evitarlos, pero claro, no siempre se pueden evitar y por otro lado yo no siempre quiero evitarlos, vamos que me gustaría que no sucedieran pero no siempre estoy dispuesta a cualquier cosa para ello.

Y todo empezó con una tontería, una tontería que ya colmó el vaso porque llevábamos días que eran una tras otra en una temporada que no me hace ni puñetero caso. Supongo que es ese momento en el que ella confirma su personalidad y lo demuestra así, haciendo todo lo contrario de lo que le pido, pero una llega un momento que se cansa, y eso que tengo mucha más paciencia de lo que nunca imaginé.

El sábado por la tarde ya estuvimos a punto de quedarnos en casa y todo porque después de vestirse no sé que estuvo haciendo (bueno supongo que pintarse los labios con una historia de princesas toda pringosa) que tenía las manos totalmente pegajosas y no le daba la gana de lavárselas, así sin más, creo que no pedí nada ilógico. Pues al final lo hizo cuando iba a quitarme la ropa para no salir.

El domingo, después de haber estado todo el día prácticamente haciendo lo que ella quiso, jugar a lo que quiso, comer su comida favorita, ver otra vez Frozen con su papá, elegir la ropa para salir,… decidió que había que liarla. Y volvimos otra vez a la historia del ascensor…

Resulta que no le da la gana de entrar la primera en el ascensor, y diréis “qué tontería, pues que no entre la primera”, y claro cuando vamos solas no hay ningún problema, pero si vamos con la silla de paseo de la pequeña tiene que entrar ella delante para poder colocarla y que quepamos las tres. Cuando le da por ahí me dice que le da miedo, que se le va a cerrar la puerta, y le he explicado mil veces que yo entro seguido y que si le pilla la puerta a alguien es a mí, pues no le da la gana de entrar delante y justo cuando voy a meter la silla se me cuela y acabamos haciéndonos daño ella o yo porque no cabemos a la vez. Pues por más que se lo explico todos los días la misma historia...

Y ayer yo ya estaba cansada, cansada sobre todo de tener que amenazar con mil y una cosas y que siga siendo igual así que ya una vez vestidas y en el descansillo se armó la marimorena. Cinco veces le dije que entrara al ascensor y cinco veces me dijo que no, le dije que nos quedábamos en casa y ni caso, y como parece que mis amenazas se la traen al pairo y yo no estaba en mi mejor momento entramos de nuevo en casa y me desvestí a mí y a la pequeña.

Os podéis imaginar la que lió. Como las que montaba con dos años pero con casi cuatro. Lo cual hace que sea un tanto diferente, los gritos y lloros los mismos pero mucho más difícil de acabar con ellos. Recuerdo que cuando tenía dos yo la dejaba un rato desahogándose porque no quería que la tocara pero enseguida si le daba un abrazo ella venía y se dejaba, sin embargo ayer no había manera, quería estar sola, me echó de su habitación, no quería hablar conmigo, incluso cuando su hermana fue a estar con ella le decía "bruja pequeña vete de aquí, quiero estar solita", pero a ella se lo decía tranquilamente, no como a mí que era la causante de su malestar.

Al final como es lógico se le acabó pasando y como necesitaba mi ayuda para abrir un frasco vino y me lo pidió pero sin querer hablar conmigo de nada de lo que había pasado. Y a partir de ahí como si esa hora no hubiera existido.

Así que si esto es sólo el principio miedito me da, más que nada porque la pequeña se va acercando a los dos y como nos pille a la vez no sé como vamos a llevarlo...

4 comentarios:

  1. Uf!!! Como te veo.... lo primero que tienes que hacer es tranquilizarte tu, contar hasta 10... Si eso para la próxima vez que salgais, mientras la vistes puedes ir comentandole lo del ascensor, para que no se le cruce el cable en el rellano... a ver si hay suerte.
    Estas navidades he llevado a mi peque al pediatra a ver si estaba sorda, imaginate lo obediente que está que ni me quiere oir, porque no tiene ni tapones en los oidos, no tiene nada... luego no escucha porque no le da la gana!!!
    Muchos animos!!! Besos

    ResponderEliminar
  2. Ay chica! Como te entiendo, tengo al peque de casa con 4 años y un mes!! El caso es que con la mini-mayor no recuerdo yo que al cumplir los cuatro le pasara esto, aunque como para entonces el otro estaba en los dos años y medio, me imagino que no me parecio mucho en comparacion, jejeje!! Pero con el pocholo, desde los 3 años y nueve meses hasta los cuatro han sido super intensivos de pataletas!! Ahora ya se le esta pasando mas o menos, que no del todo... En fin, paciencia-paciencia-y mas paciencia!! Yo es lo unico que te puedo decir porque todavia no he encontrado la formula magica!! :-)

    ResponderEliminar
  3. Dios mío, son peores? Nora en cuatro meses hace los cuatro y parece una adolescente! No me digas que esto va a más que me dejo las venas largas, por Dió!!!!

    ResponderEliminar
  4. Q' miedo me estais dandooooo hahahah el mio acaba de cumplir los 3 ... y ha empezado ya ... no me hace caso, no hay amenaza q valga, ni castigo ni nada... el va a su bola... en cosas le dejo (por eso de ser independiente y etc etc) pero en otras cosas no se puede!!!! Pero el niño ni casooo... hasta q ayer... hize casi igual q tu... el empeñado en ir al parque (parque donde pasa de lo q lleva y juega con sus amigos) con su "make" (el tráiler de Cars y como es de dos piezas yo no le dejo, porq luego la que carga con todo soy yo y me da miedo perdérselo x un despiste y luego me tenga todo el dia llorando x su coche) total q se lo explico con la gran paciencia del mundo..... y nada 3 o 4 o 5 veces y nada el empeñado en llevar su coche y no aceptaba llevar otro.. asi q ni corta ni perezosa me quite el abrigo y le dije no nos vamos....!!! Y ahí empezó todo berriches, llorros, patadas.. hasta q le mande a su habitación y se desfogo de lo lindo... hasta me pateo la puerta!!!! :o No es normal ^-^ asi q hasta q no se calmo del todo y no dejo de llorar no salio de la habitación y vino donde yo estaba... y me dijo: "Mami ya estoy calmado, me perdonas??" y es cuando yo me derrito.....

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates