Ads 468x60px

lunes, 31 de marzo de 2014

Cuando la paciencia desaparece...

Cuando nació la bruja mayor descubrí algo en mí que nunca me hubiera imaginado: que tenía mucha más paciencia de lo que creía en situaciones límite. Creo que hasta que no llegamos a los berriches de los dos años apenas perdí los papeles con ella e incluso esos berrinches los gestioné bastante mejor de lo que hubiera esperado de mí misma.

Sin embargo con la bruja pequeña no me está sucediendo, casi desde que nació noto que no lo llevo igual, que saltó con muchísimo menos de lo que lo hacía con su hermana y me da muchísima rabia y muchísima pena, porque la situación no es agradable para ninguno de los cuatro y porque ellas no se lo merecen.

Intento averiguar cual es la causa del cambio y sin ninguna duda es porque yo estoy mucho más cansada. Por un lado el cansancio del día a día es mucho mayor porque no es lo mismo tener un hijo que dos (no quiero ni imaginar teniendo más) y por otro lado el cansancio acumulado también va incrementándose, con la mayor todo era de nuevas pero ahora mismo tengo acumulados cuatro años de gestionar (o intentarlo) situaciones más o menos complicadas, cuatro años de respirar y contar hasta diez prácticamente a diario, cuatro años de no estar a solas ni un segundo, cuatro años de no dormir cuatro horas seguidas,... y todo esto lo está pagando la bruja pequeña. Y me jode.

Todas las mañanas me propongo que va a ser distinto, que no voy a gritar, que no voy a perder los papeles, que voy a ser yo la adulta, y más o menos a lo largo del día lo voy consiguiendo, pero llega la noche... Llega la noche y el monstruo se apodera de mí.

La pequeña noche tras noche se empeña en no querer dormir a pesar de que se cae de puro agotamiento, la ves frotándose los ojos, que no se tiene en pie, que está ya muerta, pero ella erre que erre se niega a tumbarse y se pone a llorar como si la estuvieran torturando y grita y grita y yo me voy poniendo cada vez más nerviosa, y se me acaban los recursos y acabo gritándole y gritando al mundo que estoy hasta los huevos y no puedo más, y ella se pone peor, y la mayor se acuesta y no dice ni mu pero tampoco consigue dormirse, y a mí sólo me falta ponerme a llorar, ponerme a llorar o hacer las maletas cosa que muchas noches haría sin ningún miramiento.

Anoche entre el cambio de hora y que habíamos venido de viaje le dio casi la una de la madrugada de berrinche y claro ahora está dormida como una ceporra, y yo dándole vueltas a si esto tiene alguna solución o simplemente es cuestión de que pase el tiempo, madure y sea capaz de razonar.

Lo único que sé es que no me gusto en esas situaciones, que no esta madre la que quiero ser, que ninguna nos merecemos esos ratos y que algo tiene que cambiar.

6 comentarios:

  1. Jolines nena, como ten entiendo...yo llevo una semana que no sé qué hacer ya...conmigo misma, con el mayor...con todo en general. En mi caso no me ocurre con la pequeña, sino con el mayor..durante el día lo vamos llevando, aunque esta semana ha sido una pelea continua desde que llega del cole, pero la noche...ufff la noche! Y como tu bien dices creo que en ese momento nos puede el cansancio, no de todo el día que ya es mucho, sino de toda la semana, de todo el mes y de todo el año, ...Hay que añadir que al papá nos lo han mandado a trabajar a 700 km y claro, me lo como yo solita todo. El jueves fue un día mortal y me pasé toda la noche llorando, porque como dices, no me gusto nada...pero no sé qué hacer ya...el finde ya de mal humor porque se quitan las ganas de todo y aunque ha ido más o menos bien, anoche la volvió a liar, no quiere dormir de ninguna manera, lo acuesto y tengo que volver a llevarlo a la cama mil veces que se levanta, otras mil veces que me llama para tonterías varias, y va mermando mi paciencia, escasa ya de por sí...hasta que terminamos yo chillando, él berreando, que a las once y media de la noche vergüenza me da lo que pensaran de nosotros los vecinos...
    Así que, querida amiga, no estás sola, y ya sabes si encuentras la solución, dimela, dimela por favor...la necesito pero ya!!!
    Ufffff, que bien me ha venido este deshago, niña!
    Un abrazo fuerte y solidario.

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo perfectamente, primero no es lo mismo un niño que dos..... no es lo mismo para nada, segundo hay niños más "faciles" que otros y además si le unimos el cansancio y frustraciones diarias varias es de lo más normal perder la paciencia.
    Nosotros pasamos en casa por algo parecido, mi niño es tranquilo y facil de manejar, pero la niña es todo lo contrario y aveces me doy cuenta de que pierdo mucho la paciencia sobretodo con ella... ¿solución? pues no lo se... quien la encuentre que nos lo diga.
    Yo si he notado que ella quiere llamar la atención y demanda su tiempo... y lo hace a través de comportamientos negativos, asique he ido probando a pasar tiempo solo con ella (hacer cosas de chicas)... además en esos momentos en que no chilla, ni llora ni yo grito es fácil hablar con ella y hacerle "entender" algunas cosas.
    Hay días que solo la escucho berrear, chillar y trastear durante tooooddddoooo el día y de verdad es agotador... pero claro se supone que yo soy la adulta y no debo pagar mis frustraciones con ella... una solución quiero... quizá paciencia y tiempo.

    ResponderEliminar
  3. Gritar hemos gritado todas... pero yo me he dado cuenta que no vale la pena, que al final te quedas horrible por lo que has dicho. Date cuenta que cuanto mas nerviosa o enfadada estes tu, peor se comporta tu hija. Con el tiempo, no sé como, creo que he aprendido a aguantar mas... y al final las cosas salen mejor... piensatelo...
    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo tambien he gritado muchas veces y siempre acabo deprimida, arrepentida, agotada y muy triste! Es horrible perder el control y los nervios ante situaciones con nuestros hijos...
    La verdad es que tener dos sí que es distinto, muy distinto.
    Espero que la situación con tu peque y la hora de dormir mejore pronto. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Madre mía, eres un calco mío!!!!
    Me pasa lo mismo que a tí, les grito, me vuelvo un monstruo y el mayor traga, no dice nada, pero a veces él tampoco puede más y llora y yo aún me pongo más furiosa...
    No me gusto nada, pero nada de nada...

    ResponderEliminar
  6. Bueno... No es fàcil tener paciencia 24h. Sobre 24h. Cada dîa del año,,,, cada segundo.... Somos humanos! Y por supuesto el cansancio es el peor enemigo

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates