Ads 468x60px

viernes, 4 de julio de 2014

Volvimos de las vacaciones

Sí, ya sé que el verano acaba de empezar... pero nosotros decidimos irnos a pasar unos días a la playa antes de que llegara.

Junio fue un mes raro, el final del cole con lo que eso supone: horario reducido, cumpleaños trimestrales, fiesta fin de curso,... las vacaciones, el segundo cumpleaños de la pequeña,... un montón de cosas que se merecerían un post enterito para cada una pero que en esta vorágine en la que me he metido no sé si podré hacer.

Como decía a finales de junio nos fuimos diez días a la playa, los cuatro lo necesitábamos ya, fundamentalmente porque necesitábamos unos días sin reloj y de estar juntos y disfrutar sin ninguna obligación que no fuera pasarlo bien.

Como los años anteriores nos fuimos a un piso que tienen mis padres en el Mediterráneo, quienes me conocéis sabéis de sobra que no es lo que más me gusta pero mientras sigamos en esta situación laboral de trabajar un tercio del mes no podemos permitirnos otra cosa, y no voy a quejarme ya que tenemos la suerte de disponer de esto.

El viaje ha sido mejor que ningún año, para ir nos levantamos a las cinco de la madrugada, las brujas se levantaron como un resorte y sin protestar lo más mínimo porque estaban emocionadas por irnos, las metimos al coche con el pijama y una mantita y en seguida se durmieron y pudimos hacer la mitad del viaje tranquilos, paramos a desayunar a las diez poco después de que se despertaran y luego el viaje ya fue un poquito peor debido a los mareos, aunque ya digo que mejor que otras veces porque la mayor sólo vomitó una vez, eso sí he descubierto algo que con ellas funciona mejor que cualquier pastilla para el mareo y son... los CHUPACHUSES!! Así que para la vuelta me hice con un arsenal que no fueron necesarios porque en un ataque no sé si de locura o de irresponsabilidad decidí a las once de la noche que nos íbamos y ahí que monté a todas, yo cansadísima conduciendo 800km pero ellas se durmieron nada más salir y se despertaron al llegar, así que un palizón sin parar ni nada.

Allí disfrutamos mucho, no hizo demasiado calor lo cual se agradece (lo bueno de ir en junio) y pudimos disfrutar de la playa sin agobios. A la pequeña este año ya le gusta bastante más, recuerdo el año anterior que se pasaba el rato en mis brazos, ahora ya no... ahora juega con su hermana, hacen agujeros en la arena, le destroza los castillos, saltan las olas,... una maravilla verlas, me encanta. 

El agua les da bastante miedo, la mayor no puede soltarme ni aunque vaya con los manguitos y la pequeña la copia aunque yo no creo que sea por miedo sino por celos, no vaya a ser que le agarre a su hermana y no a ella, así que os podéis imaginar que en el agua yo no he disfrutado mucho porque no podía ni moverme pero bueno, espero que cuando empecemos a ir aquí a la piscina la cosa vaya mejorando.

El hecho de que la pequeña ya vaya andando es otra ventaja que este año hemos podido disfrutar sobre todo a la hora de salir y entrar de la arena mientras yo iba paseando mi frikie-carrito del ikea idea de mi amiga LadyA que ha sido el descubrimiento del verano, un carrito pensado para hacer la compra pero que al ser algo más pequeño me venía de maravilla para cargar con toallas, cremas, juguetes, ropa de repuesto,... y que pienso poner de moda en las piscinas de nuestra ciudad!!

Este año hemos tenido la suerte de pillar las fiestas de San Juan y poder ver las "fogueras", yo hacía muchísimos años que nos las veía y para las peques ha sido su primera vez y les han encantado, la verdad es que eran todas preciosas, un curro enorme de unos artistas geniales, en mi opinión una pena que haya que quemarlas, pero claro... para eso se hacen.

Y hablando de San Juan allí celebramos el cumple de la pequeña que nació el día 23, tuvimos la suerte de comenzar el "cumpleaños gitano" (que ya os contaré) disfrutando de una paella junto al mar con la compañía de Mousikh y familia con esos dos bombones que tiene por niños (una pena estar tan lejos sniff sniff). Por supuesto esos días me acordé muchísimo de aquella primera noche que pasé con mi brujita pequeña en el hospital y no sólo porque las quiera con locura y el tiempo se me haya pasado volando sino porque al ser fiestas teníamos una puñetera verbena debajo de casa y a las tres de la mañana me despertaba con "Bamboleeeeoooo" o "Paquiiiiitoooo chocolateeeerooo", vamos de lo más cañí. Eso sí, aluciné con la capacidad que tienen las niñas para dormir como troncos que no se enteraban de nada!

Yo me volví con un par de kilos de más (que ya he conseguido quitar gracias a estar cuatro días a base de pollo y piña) pero es que me he puesto morada de cañas y tapas, y es que en el bar del barrio donde íbamos casi a diario no sólo es que sacaran unas tapitas estupendas (las peques iban cenadas a casa un montón de días) sino que encima ponían un castillo hinchable para los niños!! Os imagináis que sacarlas de allí no era fácil, así que la cerveza se iba multiplicando en nuestra mesa y en nuestro estómago, pero para eso eran vacaciones!! jajaja

Tuvimos que volvernos un par de días antes de lo que teníamos programado porque me llamaron para trabajar y claro no estoy para decir que no pero ya estaba todo hecho y no nos importó. Ahora lo mejor, como nos fuimos tan prontito hemos vuelto cuando queda todo el verano por delante!!

2 comentarios:

  1. Que bien de vuelta que yo ya creía que no os veía más. Y que bien que disfrutarais. Ahora a disfrutar en la ciudad y si sois privilegiados os volvéis a ir jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Nik neuk, claro que vamos a seguir por aquí pero llevo una temporada de locos y me paso por aquí mucho menos de lo que me gustaría. Por cierto, el sábado igual vamos al pueblo del castillo, no andarás por ahí?

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates