Ads 468x60px

miércoles, 26 de febrero de 2014

Boc´n Roll

Otra semana más tengo la oportunidad de colaborar con el rincón de las pequeñas sonrisas. Para leerlo pinchad en la imagen inferior.

Un besote gordo a todos!


lunes, 24 de febrero de 2014

Su primera fiesta (de princesas)

Este año ha sido el primero que la bruja mayor celebraba su cumpleaños con las amigas y hemos hecho una fiesta en casa, una fiesta de princesas.

He de reconocer que al principio la idea de tener a ocho niñas pululando por casa toda la tarde no me motivada demasiado pero si no era eso la otra opción posible era la del txipark, parque de bolas, ludoteca o como lo llaméis que sinceramente me gusta menos todavía. Sé que a los niños les gusta meterse ahí pero para mí me resulta una auténtica locura que sólo sirve para que salgan de allí nerviosos, sudorosos y como si se hubieran metido algo, y por otro lado un cumpleaños allí es un asalto a mano armada, estuve mirando un poco las webs de los locales de aquí y el cumpleaños no me iba a salir por menos de 150€, y sinceramente paso (aunque me sobrara).

Así que como lo que quería la bruja mayor era que vinieran sus amigas a jugar a su casa así lo hicimos y la verdad no me arrepiento nada. Organizamos la típica fiesta ochentera de sandwiches de mortadela y nocilla y ganchitos y ellas encantadas.

Compramos platos y vasos de princesas y una piñata que es lo que más ilusión les hace, hice yo una tarta que al principio quería que fuera de fondant y al final me rajé e hice un bizcocho con cobertura de chocolate y decoré con corazoncitos de azúcar (del Lidl) que luego las niñas dijeron en sus casas que estaba riquísima y yo flipaba porque es la primera vez que hago una. Y es que claro, las tartas de fondant son preciosas pero no hay quien se las coma sin que se le caiga un diente entre tanto azúcar.

Las niñas fueron llegando y se disfrazaron con todas las historias que tienen las brujas en un cajón, y yo que había comprado maquillaje de carnaval les pinté las caras, merendamos (se pusieron moradas porque lo clásico nunca falla), rompieron la piñata y abrieron los regalos!

El gran momento! la apertura de los regalos! Parece mentira que por muchos regalos que tengan los niños cuando es su fiesta con sus amigos todo es mucho más emocionante, la cara que puso la bruja mayor cuando vio la cabeza de peinar que le habían regalado es indescriptible y sobre todo porque el estar con sus amigas implicaba abrirlo en el momento y empezar a jugar.

La tarde no dio mucho más porque al final son tres horas de cumpleaños y entre una cosa y otra se pasa volado. Todas lo disfrutaron mucho y eso es lo que importa a pesar de que hubiera llantos a la hora de irse y de que la bruja mayor se metiera en la cama llorando porque no quería que acabara su cumpleaños...

Ahora a esperar otro año para volver a organizarlo porque dentro de cuatro meses es el de la bruja pequeña pero todavía no hay fiesta infantil, sólo familiar ;-)

El próximo año tendré que aprender a hacer algo así ;-P

viernes, 21 de febrero de 2014

Mi Nonabox de enero

Antes de que se me vayan acumulando en casa creo que va siendo hora de que os muestre el contenido de mi Nonabox de enero, una cajita repleta de productos útiles tanto para las mamás como los bebés.

A ver qué os parece...

1.- Kellogg’s - All-Bran® Crujientes Vainilla. Crujientes granolas de cereales ricas en fibra de salvado de trigo, constituye una de las fuentes de fibra de cereal más concentrada con sabor a vainilla. Esto como podéis suponer lo consumí a la mañana siguiente de recibirlo... A mí me gustan los cereales de desayuno y All-Bran son unos de mis favoritos, esta nueva variedad tiene un sabor delicioso, no da en absoluto la impresión de estar consumiendo fibra, un diez para él!


2.- Bepanthol® Crema Antiestrías. Ha sido especialmente formulada para ayudar a prevenir la aparición de estrías desde el primer momento del embarazo y durante el posparto, ya que aporta elasticidad, flexibilidad y suavidad a la piel. Contiene un 0’4% de extracto altamente purificado de Centella Asiática, planta conocida por su capacidad de reducir la aparición de estrías, un 2’5% de pantenol que nutre y regenera la piel y aceite puro de oliva. Ya recibí este producto en otra caja anterior y se lo regalé a una amiga embarazada, tendré que pensar en hacer lo mismo otra vez, y no es porque yo no tengo estrías, que las tengo y muchas pero en mi caso ya quitarlas es imposible debido a tantos aumentos y descensos de peso. Es un buen producto pero yo personalemente no le voy a dar uso.

3.- Biocare Aceite de Baño y Ducha Infantil. Es un producto emoliente desarrollado para protección y cuidado de las pieles infantiles sensibles y alipídicas del lactante y primera infancia, aunque puede ser usado por adultos. Su contenido en lípidos naturales (Olea Europaea y Persea Gratissima) y en tensioactivos suaves lo hacen especialmente indicado para la limpieza no agresiva en los casos de extrema sequedad cutánea. Este producto también lo había probado, me gusta pero prefiero el gel. Es una marca que últimamente aparece mucho en las cajitas Nonabox y en general me gusta, además viene el formato grande y no una muestra, lo cual se agradece.


4.- Toallitas Moltex Premium. Más sedosas y con grabado para una limpieza mas eficaz. Con aloe vera. Sin alcohol ni parabenos. Dermatologicamente testadas. Moltex es otro clásico de estas cajitas, yo he probado bastantes productos de la marca gracias a Nonabox y con todos estoy contenta. Este paquete de toallitas siempre viene bien para llevar en el bolso.

5.- Chupete Dental Suavinex. Co-creado bajo el asesoramiento profesional de la Sociedad Española de Odontopediatría, el chupete Dental es el único chupete diseñado por dentistas para garantizar un correcto desarrollo bucodental. Destaca principalmente por sus avances técnicos: el cuello extrafino de la tetina, que permite que la mandíbula del bebé permanezca totalmente cerrada; su forma anatómica extraplana, que imita la forma del pezón materno durante la succión y minimiza la presión en el paladar; las rugosidades en la zona inferior, que simulan el tacto natural del paladar; sus revolucionarias alas de silicona, que evitan la mala oclusión, al repartir la presión de la mandíbula; y la inclinación extra de la tetina respecto a las alas, para permitir a la lengua adoptar su posición natural. El nuevo Dental, fabricado en un material indeformable como la silicona médica, cuenta con un escudo totalmente ergonómico y sin anilla, ideado para adaptarse a la perfección a la forma redondeada de la cara del bebé, evitar roces en la zona peribucal y contribuir al mismo tiempo a fortalecer su autonomía, ya que le resulta más fácil de poner y quitar solito. Voy a montar un mercadillo de chupetes con todos los que me han regalado en diversas canastillas, cajas y demás y es que la bruja pequeña nunca ha utilizado. Me gustan mucho las cajitas Nonabox pero este producto lo quitaría definitivamente, no esta marca sino los chupetes en general.


6.-Denenes - Leche Hidratante Felices Sueños. Hidrata a tu bebé para que descanse bien La Leche Hidratante Felices Sueños con camomila y lavanda 100% natural, hidrata la piel aportando cuidado y relajación después del baño para favorecer su descanso tras un día intenso en sensaciones y descubrimientos. Testada dermatológicamente. Otro producto que siempre se agradece, en esta casa las cremas hidratantes se consumen a una velocidad que da miedo desde que ambas brujas se empeñan en echárselas solitas. Tiene un ároma muy suave que me gusta y es lígera y fácil de aplicar.

7.- Champú beginning… by Maclaren. Os presenta día a día, una colección para aquellos que quieran llevar un estilo de vida holístico. Estos productos para el baño, el cuerpo y el hogar nos ayudan a mejorar nuestra higiene personal y nuestro bienestar. Sus productos son seguros para toda la familia. Otro producto que me gusta mucho que esté en la caja porque un champú para niños siempre viene bien. Lo hemos probado y nos gusta, es suave, no pica en los ojos y deja el pelo limpio y brillante, vamos lo que busco en un champú para las peques ;-)


Este es el contenido de la cajita de enero, qué os ha parecido? Aprovecho para recordaros que si queréis adquirirlas podéis hacerlo con un 10% de descuento utilizando el código "dosbrujas" al comprar cualquiera de sus modalidades prepago.

Enseguida os enseñaré la siguiente que seguro que también nos gusta mucho!!

miércoles, 19 de febrero de 2014

El día que llegó mi bruja mayor (parte 2)

Como iba diciendo una celadora me llevó a la consulta de la ginecóloga. Primero llegó una matrona a la que le expliqué que había empezado a echar el tapón mucoso y que me sentía rara, fue muy agradable y me dijo que iba a llamar a la ginecóloga.

Estaba yo allí esperando muy nerviosa cuando entró la ginecóloga que ya de buenas a primeras no me dio buena impresión, le conté lo mismo que a la matrona y me dijo que no tenía que haber ido, que desde que es expulsa el tapón hasta que empieza el parto pueden pasar días y que me iba a mandar para casa. Yo, como una niña pequeña totalmente insegura de su decisión sentí el impulso de justificar el porqué había ido y es cuando le dije que llevaba mojando desde las siete de la mañana. Aún así ella seguía con cara de "no tenías que estar aquí, eres una histérica" pero decidió mirarme y ponerme una tira para ver si había roto o no la bolsa, pero por puro protocolo... Se dio la vuelta para ver el resultado y sin mirarme a la cara me dijo que me quedaba, que ahora vendría una matrona y se fue.

No sé ni como me sentí en aquel momento, por un lado me había dolido tanto que me tildaran de histérica cuando de verdad tenía que estar ahí, me sentí tan mal por no haber confiado en mi instinto de que el momento estaba llegando, si era mi cuerpo y yo no quería creerle por opiniones ajenos a mí!! Cuando pienso en aquel momento es cuando entiendo lo que quieren decir cuando hablan del empoderamiento de la mujer.

Volvió la matrona y me llevó a una salita de monitorización, me tumbé, me pusieron las correas y allí estuve un buen rato, tuvo que pasar más de una hora, fue un momento eterno en el que aproveché para llamar a papá para que viniera y a mi madre para decirle que ya estaba allí pero que todavía no vinieran que podía pasar mucho rato y no quería tenerles allí hasta las tantas de la madrugada. Eran las seis y yo hablaba de que la niña igual no nacía hasta las doce de la noche... Por Dios! Qué ilusa!!

Salí de allí con la celadora camino a la habitación que me habían adjudicado y allí estaba papá esperándome, recuerdo que me dijo que no esperaba que saliera andando, éste estaba todavía más desorientado que yo. Llegamos a la habitación y fue entonces cuando fui consciente por fin de lo que iba a suceder, estábamos allí los dos expectantes, totalmente perdidos, no sé quien de los dos más nerviosos, pero poco duró la paz en la habitación... En muy poco rato aparecieron por allí mis suegros, yo no quería allí a nadie que no fuera el padre de mi hija pero no estaba con ganas de discutir y papá que era el que tenía que haberles mandado a todos a casa estaba totalmente atontado. Me estaba agobiando, estaban comenzando las contracciones y yo quería una tranquilidad que no tenía, en cierto momento entró una enfermera y yo creo que me vio tan agobiada que decidió llevarme a la sala de dilatación a monitorizarme sólo para que me relajara.

Pero las contracciones iban muy despacio y yo no había dilatado más de 1cm así que tuve que volver a la habitación, y cuando llegué se me desencajó la cara. Ya no sólo estaban allí mis suegros, no, habían llegado también mis cuñados y yo quería estar sola!! No quería a nadie diciéndome tonterías, ni preguntándome que tal estaba, no quería a nadie!! Y allí estaban, habían puesto la tele porque jugaba el Madrid (lo recuerdo a la perfección) y se estaban comiendo un bocata!! Vamos, lo que necesitaba una parturienta...

Poco a poco las contracciones se iban haciendo más fuertes, no sé si realmente eran fuertísimas o es que nunca jamás me las hubiera imaginado así pero me daban calambres que me atravesaban todo el cuerpo, así que sobre las once de la noche llamé a una enfermera porque ya no podía más y me bajaron de nuevo a la sala de dilatación ya para dejarme allí. Los dolores eran tremendos pero yo no había pasado de los dos centímetros de dilatación, aquello iba a ser eterno pero yo no lo sabía.

No sé cuanto tiempo había pasado pero cuando el matrón me preguntó si quería la epidural casi se la rogué. Me recuerdo perfectamente sentada en aquella camilla en el quirófano, la anestesista detrás de mí pidiéndome que no me moviera (como si fuera posible) y el celador intentando inmovilizarme con un olor a tabacazo insoportable. Tres pinchazos fueron necesarios para que pudiera ponérmela!

En el momento en que me hizo efecto pude al fin relajarme y descansar un poco, al menos durante unas horas, sobre las cinco de la madrugada el efecto empezó a desaparecer y aquello fue peor todavía, sólo tenía dormida la parte izquierda del cuerpo y las contracciones me atravesaban de una manera difícil de explicar. En aquellos momentos pasaron por mi cabeza muchísimas cosas que prefiero no contar porque siento vergüenza sólo de recordarlas, sólo sé que en aquel momento entendí porque los torturados dicen lo que sea sólo por parar el dolor.

Hubo un momento que inclusó vomité, supongo que un efecto de la anestesia, parecía la niña del exorcista, vomitada por un lado y desangrándome por otro, papá me miraba con una cara que no sé si era de pena, de miedo o de qué, pero si no salió despavorido en ese momento creo que hay papeletas para que no salga en ningún otro.

Estaba ya amaneciendo, entró la matrona del turno nuevo, cuando ya la cosa avanzó, hay un lapsus de tiempo del que no tengo consciencia, pero sí recuerdo que papá y ella vieron su cabecita que le quedaba poco por salir. "Es muy rubita" recuerdo que dijo la matrona. Y ya pasamos al quirófano donde con unos cuantos empujones salió rápidamente y la noche más horrible de mi vida dio paso a la mañana más feliz de mi vida y por fin tuve a mi pequeñita en brazos exactamente a las nueve de la mañana.

Antes de ayer hizo cuatro años de esto y hay cosas que tengo en la cabeza como si hubiera sido la semana pasada, su olor de recién nacida nunca se me olvidará, ni esa sensación de estar totalmente perdida. Afortunadamente 28 meses después pude revivir la experiencia aunque a penas tuvo nada en común, pero eso es historia para otro día.

lunes, 17 de febrero de 2014

Feliz cumpleaños Cenicienta

Hace ya cuatro años que veo a diario tus ojos azules, hace ya cuatro años que puedo acucharte a diario, hace ya cuatro años que "a veces te mataría y otras en cambio te quiero comer". No voy a decir que se me han pasado rápido, porque aunque cumplieras 25 se me habría pasado rápido, y es que la vida pasa tan rápido que mejor no pensarlo y sólo disfrutarlo.

Éste es tu día y esta tarde tendrás tu fiesta de princesas. 

¡Muchísimas felicidades mi niña mayor!


miércoles, 12 de febrero de 2014

Bravado, sujetador de lactancia


Si ha habido una compra “maternal” que me ha resultado realmente desastrosa en los dos embarazos ha sido sin duda la de los sujetadores de lactancia. Parece mentira que algo que a priori debe ser sencillo como comprar un simple sujetador pueda complicarse tanto.

Recuerdo que en las charlas de preparación al parto en mi primer embarazo nos dijeron que durante la lactancia el pecho podía llegar a aumentar en varias tallas así que debíamos comprarlo por lo menos una talla más de la que usáramos en ese momento, eso a mí me tenía acojonada, pensaba que como me creciera más iba a sacar un ojo a alguien. Así que pasé totalmente del consejo y me compré el que en ese momento me iba bien, y menos mal que lo hice así porque a mí el pecho no me creció afortunadamente.

Pero claro, tú te lo pruebas embarazada y te parece genial y comodísimo pero luego llega la subida de la leche y aunque el pecho en tamaño no te haya crecido el peso no tiene nada que ver y ese sujetador de repente no sujeta nada de nada.


Así que directamente los usaba sólo para estar en casa, en la calle seguí utilizando mis sujetadores con aros, con la mayor como sus primeros meses nos pillaron con muchísimo frío apenas me tocó sacarme la teta fuera de casa y con la pequeña en pleno verano directamente me los desabrochaba por la espalda y listos, cuando no estaba en bañador claro...

Y ya ni que hablar de encontrar una talla adecuada. Y es que parece mentira pero en la mayoría de las tiendas de lencería a partir de cierta talla es imposible encontrar nada que no parezca de abuela o sea totalmente ortopédico, y mejor no hablar de la incompentencia a la hora de sacarte la talla adecuada, porque para quien no lo sepa la talla de los sujetadores tiene un número y una letra y las dos son igual de importantes.

Así que había desistido de los sujetadores de lactancia cuando Suu me sugirió que probará uno de los sujetadores de lactancia que comercializa en su web Mamidela. En un principio me pareció complicado comprar una cosa así online, sin poder probármelo, sin estar segura de la talla,... pero con el sistema de medidas que me ofreció la talla fue clavada, es tan sencillo como tomar dos medidas y utilizar la tabla que podéis encontrar en la web.

El modelo que me aconsejó fue el Bravado Essential Embrace que es el que se puede ver en las siguientes fotos, si no me equivoco existe en varios colores aunque el que yo escogí fue el negro que es el color que acabo eligiendo siempre para la ropa interior.


La primera sensación cuando lo estrené fue de total sujeción, a pesar de ser un sujetador sin aros el pecho se mantiene en su sitio por mucho que te muevas. Al principio me pareció un poco rígido pero enseguida me adapté a él y estaba totalmente cómoda. Una cosa que me gustó mucho de este modelo fueron sus tirantes, lo suficientemente anchos para que no se claven a pesar del peso del pecho y su zona de abrochado que al principio me costó pillarle el tranquillo porque son demasiados corchetes para lo que estoy acostumbrada pero que tiene suficiente anchura y consistencia para que no se suba hacia arriba y por lo tanto la zona delantera se baje.


Como en la mayoría de los sujetadores de lactancia un corchete superior hace que se pueda "abrir" y descubrir el pecho para amamantar cómodamente.

Para mí ha sido todo un descubrimiento (que ya podía haber llegado bastante antes) y aunque ahora el momento de la teta sólo se dé en casa lo uso de forma bastante habitual. Como con los anteriores en casa lo llevo prácticamente todo el tiempo, excepto para dormir que no lo aconsejo porque un día me eché la siesta sin quitármelo y me resultó incómodo, pero si tengo que bajar a la calle no me lo tengo que cambiar como me sucedía anteriormente ya que sujeta a la perfección.

Así que si estáis buscando sujetadores de lactancia y os animáis a probar éste o cualquier otro modelo que podáis encontrar en Mamidela nuestra amiga Suu ha decidido ofrecernos un descuento del 5% en todos los modelos de la web hasta final de mes sólo poniendo el código "DESCUENTOBRAVADO" a la hora de hacer el pedido.

Por supuesto, si en ese momento no disponen de vuestra talla os la pedirán sin problema. ¿Os animáis?

martes, 11 de febrero de 2014

Un embarazo, un diente

Esta semana he vuelto a colaborar con "El rincón de las pequeñas sonrisas" con un artículo en el que cuento mi experiencia respecto a que cada embarazo cuesta un diente a la mujer. Espero que os guste y que os animéis a contar vuestras experiencias al respecto!

Lo podéis leer pinchando el logo inferior.



lunes, 10 de febrero de 2014

El día que llegó mi bruja mayor (parte 1)

La bruja mayor va a cumplir cuatro años dentro de una semana y este blog tiene ya más de tres y medio y sin embargo en todo este tiempo no he encontrado el momento de dejar por escrito como fue el día que por fin llegó a mis brazos, así que creo que o me pongo ya o ya no lo haré y teniendo en cuenta que este blog en parte está hecho para que ellas puedan leerlo en un futuro voy a empezar ahora mismo.

Era el 16 de febrero de 2010, hacía cinco días que había salido de cuentas y yo ya estaba empezando a desesperar, sabía que en cualquier momento mi niña llegaría pero ese momento se me estaba retrasando demasiado. Yo no notaba nada raro, nada que me hiciera pensar que estaba cercano el momento, tampoco tenía ni idea de lo que debería notar, ni idea de lo que era una contracción, ni idea de lo que iba a ser dar a luz, ni idea de lo que me esperaba.

Había leído mucho sobre bebés pero nada sobre partos, si en algún momento alguien me habría preguntado por qué la respuesta hubiera sido que si las mujeres llevamos miles de años haciéndolo no podría ser tan difícil, pero ahora pienso que un poco más de información sobre el tema me habría hecho aquellas horas más llevaderas.

Como decía era el día 16, el papá de las brujas tenía consulta con la neuróloga esa mañana y yo iba a acompañarle. Tenía puesto el despertador pero me levanté un buen rato antes porque me noté mojada, fui al baño y vi un hilillo de líquido bajar por mi pierna, me asusté un poco, lo desconocido siempre asusta un poco, y fui donde papá que todavía no se había levantado a decirle que nos íbamos ya, ya que él tenía la consulta en el hospital matábamos dos pájaros de un tiro. Me duché y me preparé pero me pareció que ya no me mojaba más así que decidí que íbamos a su consulta y ya vería si entrábamos en urgencias o no. Yo me encontraba bien, algo rara pero igual que los días de atrás y claro yo pensaba que una rotura de bolsa era algo espectacular como en las películas, así que pensé que el peso de la niña había hecho que se me escapara algo de orina.

Me recuerdo perfectamente en la consulta de la neuróloga diciéndome que yo debía estar para ya y yo diciendo que sí, que esperaba que ya pronto, pero no pensaba que tan pronto...

Volvimos para casa, no quise quedarme allí, pero volvíamos en el autobus y yo me sentía extraña, no tenía ningún indicio de que fuera a parir (a parte de un tripón de 41 semanas), no me dolía nada, no había contracciones ni nada que yo pudiera pensar que era una contracción, pero no estaba muy católica, es más recuerdo que bajamos y me dijo papá que si quería pasar a comprar algo que yo había dicho que necesitábamos pero le dije que quería ir a casa, que no me encontraba bien.

Comimos y me eché en el sofá, estaba nerviosa, papá entraba a trabajar a las cuatro y le dije que se fuera pero que era probable que le llamara para decirle que me iba al hospital.

Me quedé sola y empecé a ponerme un poco nerviosa. Intenté dormirme un poco pero era imposible, había pasado una hora más o menos desde que estaba sola cuando fui al baño y me di cuenta de que algo ya no era como los días anteriores, al limpiarme vi que estaba expulsando lo que creí que era el tapón mucoso (de hecho lo era). No sabía que hacer, no quería pecar de primeriza histérica pero sentía que en casa no tenía sentido que me quedara.

No quise llamar a nadie, ni a papá, ni a mi familia, ni a nadie, sólo llamé a un taxi, cogí mi bolsa y me fui para el hospital. No debía tener pinta de ir a parir porque el taxista estuvo dándome conversación todo el viaje (un viaje de menos de diez minutos que me costó 12€!! no sé porque pero todavía lo recuerdo) y yo iba pensando que me había precipitado, que no debería haberme puesto nerviosa y que mejor me habría quedado en casa. Le pedí al taxista que no me dejara en la puerta de urgencias sino en la de entrada al hospital, quería pensar, estuve a punto de darme la vuelta y montarme en un autobús camino a casa pero en el último minuto decidí rodear el hospital e ir a urgencias.

Recuerdo muchísimo frío, el cielo estaba totalmente despejado pero venía el viento desde las montañas nevadas y me dejaba la cara paralizada, no había nadie por la parte trasera del hospital y yo creo que los coches que pasaban me miraban como si fuera una loca con los pelos revueltos y una maletita paseando por un paraje desolado.

Entré al hospital y le dije a la chica de admisión "creo que tengo contracciones", no las había tenido o por lo menos yo no las había notado, pero... qué iba a decirle? me he vuelto loca y creo que algo está empezando a suceder? Yo todavía seguía pensando que no tenía que haber ido...

Vino una celadora y me acompañó a la consulta de la ginecóloga...

Está historia se está haciendo demasiado larga para un post, así que tendré que continuar mañana ;-)

viernes, 7 de febrero de 2014

Yo soy una súper mamá

La verdad es que esto de los premios en la blogosfera maternal lo tenía olvidado, ni sé cuando fue la última vez que publiqué uno, bueno la verdad es que podría mirarlo en el archivo del blog pero no me apetece, lo cierto es que las últimas veces los agradecía pero por falta de tiempo no los publicaba, pero ayer vi por twitter que Begoña del blog "La vida con mi pequeño demonio cara de ángel" (más largo no lo podía haber puesto...;P) me había concedido uno que va con un poema muy bonito y he decidido colgarlo.

El premio se llama "Yo soy una súper mamá" y el poema que os comentaba es el siguiente:

Mamá es un señora que lleva en el bolso un pañuelo con mis mocos, un paquete de toallitas y un pañal de emergencia.
Mamá es ese cohete tan rápido que va por casa disparado y que está en todas partes al mismo tiempo.
Mamá es esa malabarista que pone lavadoras con el abrigo puesto mientras le abre la puerta al gato con la otra, sosteniendo el correo con la barbilla y apartándome de la basura con el pie.
Mamá es esa maga que puede hacer desaparecer lágrimas con un beso.
Mamá es esa forzuda capaz de coger  en un solo brazo mis 15Kg mientras con el otro entra el carro lleno de compra.
Mamá es esa campeona de atletismo capaz de llegar en décimas de segundo de 0 a 100 para evitar que me descuerne por las escaleras.
Mamá es esa heroína que vence siempre a mis pesadillas con una caricia.
Mamá es esa señora con el pelo de dos colores, que dice que en cuanto tengo otro huequito, solo otro, va a la pelu.
Mamá es esa cuenta cuentos que lee e inventa histórias más divertidas sólo para mi.
Mamá es esa chef que es capaz de hacerme una cena ríquisima con dos tonterías que quedaban en la nevera porque se olvidó comprar, aunque se quede ella sin cena.
Mamá es ese médico que sabe con solo mirarme si tengo fiebre, cuánta, y lo que tiene que hacer.
Mamá es esa economista capaz de ponerse la ropa de hace cientos de años para que yo vaya bien guapo!
Mamá es esa cantante que todas las noches canta la canción más dulce mientras me acuna un ratito.
Mamá es esa payasa que hace que me tronche de risa con solo mover la cara.
Mamá es esa sonámbula que puede levantarse dormida a las 4 de la mañana, mirar si me he hecho pis, cambiarme el pañal, darme jarabe para la tos, un poco de agua y ponerme el chupete, todo a oscuras y sin despertarse.


Como todos los premios de este estilo yo ahora debería dárselo a otras cinco mamás pero como siempre no voy a hacerlo sino que se los doy a todas las mamás y papás de mi tribu 2.0 y en especial a Eloísa que acaba de estrenar su tercera maternidad trayendo a este mundo a un verdadero superhéroe (¡te queremos!), porque son todos súper papás y súper mamás.

Un besazo a todos y feliz fin de semana

miércoles, 5 de febrero de 2014

Picardía

La bruja mayor ha empezado con pequeñas mentiras, estaba claro que este día iba a llegar... hasta ahora habían sido cosas como culpar a su hermana de algo que había hecho ella, decirme que no había cogido algo que creía que no le dejaba cuando estaba claro que lo había hecho,... cosas así.

Pero hoy ha sucedido algo que me ha hecho darme cuenta de que ya hace algunas cosas con picardía...

Ayer cuando fui a echar su chamarra a lavar vi que en el bolsillo bien cerrado con la cremallera tenía un lazo que no era suyo, un lazo muy mono que me dijo que se había encontrado en el patio en el recreo.

- Pero será de alguna niña del cole, no?
- De mi clase no, será de la clase de cinco años, ninguna de mi clase tiene ese lazo

Vale, no volvemos a hablar del tema. Esta tarde cuando estamos preparándonos para ir con unas amigas me dice que se lo quiere poner y se lo pongo. Cogemos las invitaciones de su cumpleaños para dárselas a sus amigas

- Por qué cogemos también la invitación de M y S?
- Porque también hemos quedado con ellas
- Ah vale

Y se va a su habitación y se quita ese lazo y me dice que quiere ponerse otro.

- Por qué quieres cambiarte de lazo?
- Es que me apetece este otro
- No será que este lazo es de tu amiga M?
Su cara me dice que sí
- Y por qué me has dicho entonces que no era de ninguna niña de tu clase?
- Porque lo quería para mí y a ella se le había perdido...
- Ya, pero tú sabes que es de ella y si se te hubiera perdido a ti y lo hubiera encontrado ella te hubiera gustado que te lo diera, no?
- Sí, pero yo quiero uno igual
- Bueno, de eso ya hablaremos pero ahora se lo llevas y se lo devuelves

La cosa me ha dejado un poco descolocada porque no me esperaba esta forma de actuar, no me esperaba esta picardía tan pronto, esta forma de matarlas callando, de que lo haya cogido y guardado sin que su amiga lo viera y que no quisiera ponérselo cuando sabía que ella iba a estar para que no la pillara.

Tendré que empezar a tener mil ojos...

lunes, 3 de febrero de 2014

¿Día de descanso?

Suena el despertador el lunes, lo apago y aunque me cuesta me levanto puntual, el martes me cuesta algo más, el miércoles no sé cómo lo hago, el jueves directamente veinte minutos tarde y el viernes lo consigo pensando que al día siguiente es sábado y no sonará.

Llega el sábado, toda la semana pensando que podré descansar y la bruja pequeña a las 8:30 toca diana, como duerme conmigo la quito el saco y remoloneamos un poco en la cama, pero como la mayor se vino a las tres de la madrugada también a nuestra habitación y ella la ve su opción es escalar a su madre para ir donde su hermana a despertarla. Así que a las 9:15 estamos ya levantadas.

A las 10 ellas ya están las dos disfrazadas bailando los Cantajuegos, yo las veo tan contentas y entretenidas y yo he descansado tan poco que pienso que mejor si esa mañana la pasamos en casa. A las 10:30 me manda un mensaje el padre de sus amigas y acabamos quedando a las 11 para ir a la biblioteca a un taller, lo que me supone recoger todo y vestirlas rápidamente. Nos estamos allí hasta casi la una.

Llegamos a casa, la pequeña cansadísima pero no se puede echar la siesta antes de comer, así que me pongo con ello rápidamente mientras ella se me agarra a la pierna porque quiere que la coja, yo empiezo a ponerme nerviosa, la situación se me descontrola, pero por fin les pongo su comida y mientras ellas van comiendo intento hacerme la mía, desisto y me como las sobras del día anterior.

Ellas acaban y aunque yo apenas he empezado llevo a la pequeña a dormir, afortunadamente cae en dos minutos y por fin termino yo de comer. Son casi las tres y es entonces cuando recuerdo que hemos quedado a las cinco con otras amigas que querían ir hoy a la ludoteca. Vuelvo a ponerme nerviosa, el papá de las brujas llega a las 16,30 y me gustaría dejarle la comida medio preparada, tengo que recoger la cocina, ducharme y preparar la merienda para llevárnosla. Por favor que la bruja pequeña no se despierte!!

Lo voy consiguiendo, justo se despierta cuando estoy secándome el pelo, la mayor afortunadamente está viendo una peli que ha traído de la biblioteca y como si no hubiera niña. Termino y ya es hora de prepararlas y bajar a la calle.

Vamos a la ludoteca, lo pasamos muy bien y llegamos algo más tarde de las ocho. Papá ha ido a buscarnos y ahora es todo un poco más fácil, menos estresante pero son las diez y yo sólo quiero ir a la cama.

Toda la semana deseando que llegara un día de descanso y estoy más cansada que si hubiera ido a trabajar!!
 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates