Ads 468x60px

lunes, 31 de marzo de 2014

Cuando la paciencia desaparece...

Cuando nació la bruja mayor descubrí algo en mí que nunca me hubiera imaginado: que tenía mucha más paciencia de lo que creía en situaciones límite. Creo que hasta que no llegamos a los berriches de los dos años apenas perdí los papeles con ella e incluso esos berrinches los gestioné bastante mejor de lo que hubiera esperado de mí misma.

Sin embargo con la bruja pequeña no me está sucediendo, casi desde que nació noto que no lo llevo igual, que saltó con muchísimo menos de lo que lo hacía con su hermana y me da muchísima rabia y muchísima pena, porque la situación no es agradable para ninguno de los cuatro y porque ellas no se lo merecen.

Intento averiguar cual es la causa del cambio y sin ninguna duda es porque yo estoy mucho más cansada. Por un lado el cansancio del día a día es mucho mayor porque no es lo mismo tener un hijo que dos (no quiero ni imaginar teniendo más) y por otro lado el cansancio acumulado también va incrementándose, con la mayor todo era de nuevas pero ahora mismo tengo acumulados cuatro años de gestionar (o intentarlo) situaciones más o menos complicadas, cuatro años de respirar y contar hasta diez prácticamente a diario, cuatro años de no estar a solas ni un segundo, cuatro años de no dormir cuatro horas seguidas,... y todo esto lo está pagando la bruja pequeña. Y me jode.

Todas las mañanas me propongo que va a ser distinto, que no voy a gritar, que no voy a perder los papeles, que voy a ser yo la adulta, y más o menos a lo largo del día lo voy consiguiendo, pero llega la noche... Llega la noche y el monstruo se apodera de mí.

La pequeña noche tras noche se empeña en no querer dormir a pesar de que se cae de puro agotamiento, la ves frotándose los ojos, que no se tiene en pie, que está ya muerta, pero ella erre que erre se niega a tumbarse y se pone a llorar como si la estuvieran torturando y grita y grita y yo me voy poniendo cada vez más nerviosa, y se me acaban los recursos y acabo gritándole y gritando al mundo que estoy hasta los huevos y no puedo más, y ella se pone peor, y la mayor se acuesta y no dice ni mu pero tampoco consigue dormirse, y a mí sólo me falta ponerme a llorar, ponerme a llorar o hacer las maletas cosa que muchas noches haría sin ningún miramiento.

Anoche entre el cambio de hora y que habíamos venido de viaje le dio casi la una de la madrugada de berrinche y claro ahora está dormida como una ceporra, y yo dándole vueltas a si esto tiene alguna solución o simplemente es cuestión de que pase el tiempo, madure y sea capaz de razonar.

Lo único que sé es que no me gusto en esas situaciones, que no esta madre la que quiero ser, que ninguna nos merecemos esos ratos y que algo tiene que cambiar.

martes, 25 de marzo de 2014

Los cumpleaños del cole

La bruja mayor cumplió los cuatro años hace más de un mes, ya tuvo su fiesta con la familia, la fiesta con sus amigas y llevó sus galletas de lacasitos al cole donde le pusieron su corona, le cantaron cumpleaños feliz y le hicieron un regalo todos sus compañeros de clase. Pero por si esto era poco resulta que ahora tenemos que buscar fecha para hacer el cumpleaños con todos los niños de la clase.


Al principio de curso se habló de celebrar un día al trimestre los cumpleaños de todos los niños que habían cumplido esos tres meses yendo todos a un parque de bolas. Para algunas madres la idea era fabulosa, decían que así evitaban decidir a que amigos invitaban o no, que no tenían necesidad de hacer una fiesta en casa,... A mí sinceramente me parece una chorrada y una historia más que organizar, a la que apuntarse y que pagar.


En primer lugar a mí no me quita de celebrar ninguna fiesta de cumpleaños y no entiendo que a nadie le quite excepto si coincide el cumpleaños con el día que casualmente se haga esto. Yo no voy a decir a mi hija que el día de su cumple no vendrán sus amigas a merendar a casa porque mes y medio después va a ir con sus compañeros de cole a saltar en una piscina de bolas. Para mí el día de su cumple es especial, y para ella más todavía y un mes en la cabeza de un niño de cuatro años es una vida...

A mí esto no me supone ningún ahorro, sino todo lo contrario. Ir ese día a la fiesta son 9€ por niño, así que si lo calculamos tres veces al año durante tres cursos, me supone un total de 81€ más lo que tenga que pagar por la pequeña en caso de que tenga que venir a la fiesta también, dinero que no creo que a todo el mundo le sobre... pero claro, tampoco es obligatorio... sólo explícale a tu hijo que él no va a ir con todos sus compañeros... Celebrar el cumpleaños de mi hija no sé cuanto me costó pero teniendo en cuenta que lo hicimos en casa con sandwiches, gusanitos y un bizcocho de chocolate que hice yo, os aseguro que más bien poco.

Luego está el tema que alegaban muchas madres de que así están todos invitados. Y yo, para ser la nota discordante no lo entiendo, mi hija a sus cuatro años (y antes también) tiene clarísimo quienes son sus amigos y quienes no, y esto no es dejar de lado a nadie, si yo celebro mi cumpleaños no invito a todo mi departamento, invito a mis amigos y si a alguien le parece mal ese es su problema... Recuerdo que cuando estábamos haciendo las invitaciones le pregunté si quería invitar a C porque a veces también juegan en el parque y me dijo claramente que no, así que no vino, eso hay que respetarlo por mucho que su madre pudiera ser mi amiga.

Así que en un par de semanas tendremos una nueva celebración de su cumpleaños que no sé si entenderá casi dos meses después, pero ahí estaremos... pasaremos una buena tarde seguro, pero mejor sería plantearlo como quedar un día los de clase para hacer algo diferente y dejarnos de celebraciones y de cumpleaños, no?

En vuestros coles, también hay esta costumbre? O lo hacéis de otra manera?


miércoles, 19 de marzo de 2014

¿No se enteran de nada?

Cuántas veces habré tenido que decir a distintas personas que no digan o hagan tal cosa delante de las niñas y la respuesta es que no se enteran!! Y qué rabia me da tener que hacerlo y tener que oírlo!!

Sin ir más lejos hace algo menos de un mes tuve una (otra más) bronca con mi suegra por culpa de las cosas que dice a la mayor dando por hecho que la pequeña que tiene 20 meses no se entera de nada, cosas tipo "te doy esto pero que no te lo vea tu hermana", "tú eres más lista porque ella es pequeñaja", "aunque sea de tu hermana puedes cogerlo porque es de las dos",... cosas que me dan muchísma rabia porque hacen a una mucho menos importante que otra y cuando una está continuamente luchando para que los celos existan en una forma mínima nada de esto ayuda, más bien al contrario.

Y es que eso de que no se enteran es totalmente mentira. Puede que con pocos meses de vida no se enteren de lo que estés hablando pero de los gestos, de los comportamientos y de las expresiones se enteran muy pronto. Y de las palabras también! Porque parece que si no hablan tampoco entienden lo que estás diciendo y yo con la pequeña hace ya bastante tiempo que he comprobado que entiende todo lo que le digo, que no quiera hacerme ni caso no es porque no me entienda...

Hace unas semanas me quedé toda loca con este tema y con lo que entiende o no entiende. Os cuento...

Era la hora de ir a dormir, como papá estaba de tarde estaban las dos en mi cama porque esos días me acuesto con las dos a la vez, y como todas las noches me había traído un cuento cada una. Primero leímos el de la pequeña, el típico cuento que tiene pocas palabras y muchos dibujos y luego el de la mayor.

En esta ocasión la mayor había traído el de Caperucita, yo se lo leí mientras ella me hacía caso y la pequeña estaba con el suyo mirando los dibujos, y yo pensaba que ni me estaba escuchando. Lo terminamos y casualmente se pone a ladrar el perro del vecino, pero más que a ladrar a aullar de pena, para que me entendáis como si estuviera llorando y de repente viene la pequeña y me abraza como una loca y se pone a llorar y la mayor empieza a decirla que no es el lobo sino el perro del vecino. Yo pensaba que no nos estaba haciendo ni caso y ella que tiene miedo al lobo!!

Estaba alucinando, no la había visto así desde Halloween cuando se disfrazó de fantasma una amiga de la mayor y la pequeña lo pasó fatal. Cuando el perro calló me levanté a apagar la luz y a coger el despertador y no veáis como se puso. En cuanto me tumbé y enganchó la teta se tranquilizó pero cuando volvía a ladrar ella volvía a abrir el ojo y a abrazarme, al final acabo durmiéndose tumbada encima de mí por puro agotamiento.

La cosa es que ella había oído al perro mil veces y muchas de ellas hacía "guau guau" cuando lo oía, sin embargo ese día lo relacionó con el cuento que acababa de contar y le dio miedo.

Así que tengo clarísimo que sí que se entera, se entera de todo y no sólo de las cosas que van dirigidas a ella. Y es que como no me canso de decir "mi hija de tonta tiene muy poco"

lunes, 17 de marzo de 2014

Ideas regalos caseros para el día del padre

El miércoles es el día del padre y aunque yo nunca he sido mucho de hacer regalos en el "día de..." desde que nació la bruja mayor me ha gustado hacerle algo al papi de las brujas porque que te regalen algo tus niñas sea lo que sea te hace ilusión y mucho más si te lo hacen ellas.

La mayor ha preparado algo en el cole pero estoy buscando algo para que le haga también la pequeña, algo entre las tres y estoy buscando ideas por la red. De momento estas cosas he ido encontrando que me gustan...

Un marco de fotos con el papá y los niños es una apuesta segura. Estos de la foto se decoran muy fácil pero igual de fácil es hacerlo con huellitas de los dedos de los peques, con dibujos que hagan ellos, con pegatinas,... con cualquier cosa se puede hacer, al fin y al cabo lo importante es la foto de dentro.










Si el papá es goloso por qué no unas galletitas decoradas? Se comen entre todos y pasamos un buen rato con los peques haciéndolas...


También he visto muchos llaveros, una forma de que el papá siempre lleve el regalo encima...

Las clásicas manitas de las peques pueden ser algo más originales que la tarjeta que ya le hicimos el año pasado... Este cuadro tipo "étnico" me parece una chulada!


Estos cupones se los regalamos el año pasado, si no tenemos mucho tiempo es una idea estupenda que seguro que también le encanta.


Pero creo que entre las cosas que hemos ido viendo este año le caerá algo parecido a esta copa que a la bruja mayor le ha gustado y parece fácil de hacer.












Y vosotras, sabéis ya lo que vais a hacer? Que quedan sólo dos días!!

viernes, 14 de marzo de 2014

Fin de semana y "al dentista"

Por fin es viernes! y es que cada semana que pasa tengo más ganas de que llegue este día, sé que es por culpa mía pero no puedo dejar de meterme en historias diversas y cada lunes lo empiezo más cansada, sólo de pensar en lo que falta para Semana Santa y en las ganas que tengo de que llegue... mejor no pensarlo.

Entre el trabajo, los cursos, los cumples de las peques (que tienen una vida social que ni las chicas de Sexo en Nueva York) y todas las tareas cotidianas que tenemos todos creo que necesito una cura de sueño que por supuesto no llegará nunca. 

Estaba deseando que llegara el buen tiempo para poder bajar al parque y disfrutar sin cuatro paredes a nuestro alrededor y estas semanas lo hemos disfrutado pero bien es cierto que hemos estado con la lengua fuera cada día, eso sí, muy felices!!

Este fin de semana no tenemos ningún plan especial pero seguro que en el último momento tenemos un montón de cosas que hacer, seguro que todos vostros también así que disfrutad todo lo que podáis y el lunes nos vemos.

Por cierto, el martes publiqué en "El rincón de las pequeñas sonrisas" un artículo sobre la primera vez que llevamos a nuestros peques al dentista, ese especialista de la salud que tanto miedo nos da, seguro que vosotras tenéis un montón de consejos para hacer más llevadero este momento y nos los podéis contar. Os dejo el enlace en la imagen inferior. Espero que os guste y os animéis a comentar!



miércoles, 12 de marzo de 2014

El mejor juguete

Mi casa como la de cualquier familia con niños hace tiempo que se parece más a una ludoteca que a una casa. Da igual en que estancia de la casa estés que te vas a encontrar algún juguete por ahí tirado o simplemente colocado.

Hay de todo lo que puede haber, puzzles y juegos de mesa; manualidades, pinturas y plastilinas varias; juegos de oficios; la cocinita, las muñecas y todos sus complementos; cuentos a tutiplen;... Pero si hay algo que en mi casa se amortiza bien amortizado son los disfraces.


Sin ninguna duda el regalo que más van a utilizar y más rendimiento vamos a sacar es cualquier disfraz o cosa varia que sirva para disfrazarse. Y como yo ya lo sé, es un regalo que cae siempre en todas las celebraciones: en Navidad, en sus cumpleaños y además en Carnaval. 

Recuerdo que cuando yo era niña tener un disfraz como cualquier otro juguete era casi un lujo, había pocos y eran muy caros, pero ahora... como con tantas otras cosas hay muchísimos, no sólo los "buenos" que siguen teniendo precios astronómicos, sino que hay cosas más cutrecillas que les encantan igualmente y muy bien de precio, si es que los que les compré en carnaval me costaron 15€ cada uno!! cómo no voy a comprárselos??

Pues casi no hay momento al día que no lleven alguno puesto, la mayor si pudiera los bajaría al colegio y todo, así que imaginad la semana de carnaval que cada día llevaban una cosa!! La semana que más rápido se ha levantado de la cama desde septiembre sin ninguna duda. 

Estamos en casa y si ponen una película se ponen algo parecido a la protagonista, si están jugando a cualquier cosa ellas disfrazadas, si van a "ensayar una obra" se ponen sus "trajes de ensayar" y luego los de bailar, y así con todo, incluso lo hacen en casa de sus amigas! ellas felices y yo contenta porque se entretienen, se lo pasan bien y yo sé que es incluso bueno para su desarrollo y su imaginación.

Por supuesto la pequeña hace lo mismo, al principio porque la mayor se los ponía y ahora aunque esté sola me trae siempre algo para que se lo ponga yo, y yo lo hago con una sonrisa por supuesto.

lunes, 10 de marzo de 2014

Una mini kamikaze

Llevo días desaparecida, me da mucha rabia tener esto tan descuidado pero es lo que hay, con la bruja pequeña todas las mañanas conmigo es imposible ocuparse de algo que no sea ella, y si a eso le sumamos que el mes de febrero ha sido (afortunadamente) de mucho trabajo más todavía.

Las semanas que papá trabaja de mañana yo sola con ella hasta la hora de ir a buscar a la mayor son una verdadera locura como por un motivo u otro tengamos que pasarlas en casa. La semana pasada hubo un día que me plantee muy seriamente buscar una guardería... y es que por culpa de un transportista que había quedado conmigo en venir por la mañana y no apareció hasta las 13:45 tuvimos que estar en casa toda la mañana y el aburrimiento hace estragos, también es cierto que yo llevaba días agobiada y eso no ayuda.

La cosa es que me quemé porque esos días tengo la sensación de que ni hago las cosas pendientes ni realmente estoy ocupándome de ella, es decir no puedo decir me ocupo de la comida en un momento y luego juego contigo, no, hago las dos cosas a la vez, con lo cual hago las dos cosas mal y tardo encima muchísimo más, y eso me cabrea a mí, le cabrea a ella y al final acabamos mal las dos. Así que tras ese día fatídico que empezó mal y acabó peor me planteé que algo tenía que cambiar y que yo iba a tranquilizarme, al día siguiente decidí que quitando la comida que no me queda más remedio que hacer todo lo demás es prescindible y que si la bruja pequeña quería estar una hora leyendo cuentos de Caillou eso haríamos, así que todo fue mucho más rodado, estuvimos leyendo, jugando y luego dimos un paseo larguísimo con columpios incluidos (aprovechando este buen tiempo que nos pone los dientes largos para regalarnos una nevada en cuanto nos despistemos), volvimos a casa, hice una comida rápida y fuimos a buscar a la mayor al cole. Y de verdad que con ese planteamiento el día salió estupendamente, creo incluso que ni grité en todo el día...

Y es que aunque yo creyera que eso no era posible la bruja pequeña es mucho más demandante que la mayor, prácticamente todo el rato tiene que estar encima de mí, y cuando digo encima es literal, con sus casi 21 meses apenas se entretiene ella sola con nada, todo le gusta pero siempre que estés haciéndolo con ella. Y si en algún momento no se oye ruído y no la tienes a la vista, malo.

Con su carita de princesa es una verdadera destroyer, en las estanterías y cajones más altos de la casa ya no cabe ni un alfiler, no es que lo coja todo, ya el problema es que todo lo destroza, si algo había superado esta etapa de la mayor no está pasando esta segunda fase de diablo de tasmania. Lo de que el papel higiénico aparezca en forma de confeti por todo el pasillo o que ni un sólo tampón de la tía J sea utilizable ya son meras anécdotas... el día ese horribilis de la pasada semana en lo que yo limpiaba la verdura ella encendió el horno, sacó una caja de cuchillos de un cajón de la cocina donde estaba escondido debajo de un montón de cosas y la pillé jugando con ellos como si nada y finalmente me la encontré metiendo miga de pan en el agujero donde cierra la tapa de la lavadora, eso en ¿media hora?

Ya sé que todos los niños hacen trastadas, incluso sé que es bueno para su desarrollo que las hagan, pero yo que tengo con quien comparar nunca me hubiera esperado esto, no quiero una niña seta a la que haya que estimular para hacer cosas pero entre una cosa y otra también hay mil posibilidades, no?

Ayer a mediodía creí que íbamos a tener que ir a urgencias. Estábamos papá y yo terminando de comer y ellas en la sala jugando a coles tranquilamente cuando la mayor quiere ir al baño y la pequeña por supuesto tiene que ir con ella, no habían pasado ni tres minutos cuando oímos "mamá, ven, mira lo que ha hecho la bruja pequeña" yo esperando una fiesta de toallitas y trocitos de papel higiénico o incluso de champú no le di demasiada importancia... "mamá, papá, venid uno!" Va papá para allá y cuando le oigo sé que es algo más de lo que yo había pensado. Resulta que había cogido el reductor del wc de la mayor, se lo había metido por la cabeza y ahora no salía!! Al principio ella se estaba riendo pero cuando vio nuestra cara se asustó y empezó a llorar a pleno pulmón y yo me ponía más nerviosa. El reductor no salía, o no salía sin hacerla daño y yo me veía en urgencias yendo con una niña con una tapa-pato al cuello para que lo cortaran (o la cortaran el cuello), finalmente cuando ya estaba pensando en meterla a la bañera para ver si con agua resbalaba un poco conseguí que saliera. Ahora lo pienso y me río, es más me arrepiento de no haber sacado una foto, pero en ese momento no sé que le hubiera hecho.

Sé que con esta niña vamos a tener que pisar el suelo de urgencias más de una vez y es que es una verdadera kamikaze que no ve el peligro por ningún lado y se empeña en hacer lo que hacen las mayores, si estamos en el parque aguanta en los columpios de los pequeños un ratito, en cuanto ve a las mayores haciendo el cabra allí que va, afortunadamente aunque intenta trepar por las cuerdas no llega y de momento nos libramos, pero si alguna se tira de cabeza por el tobogán ella por supuesto no lo va a hacer sentada...

Así que ya os iré contando porque esta primavera-verano me da que va a ser movidita!!
 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates