Ads 468x60px

lunes, 26 de enero de 2015

Barro en familia

Hacía ya bastante tiempo que andaba buscando actividades para hacer con las brujas en las que los padres fuéramos bienvenidos, talleres y cosas para niños hay muchas sobre todo a partir de los cuatro años, pero yo echaba en falta cosas para hacer juntas.

Así que rebuscando y preguntando hace unos meses me encontré con una profesora de cerámica que daba clases de "barro en familia", fui un día a hablar con ella y le comenté lo que yo buscaba, una actividad divertida y creativa para dos niñas pequeñas y en la que yo también pudiera participar, ella me comentó que estas "clases" que ella da están enfocadas no sólo para aprender la técnica sino para fomentar las relaciones entre la familia, que a ella le gusta organizar los proyectos que vamos a hacer de tal forma que cada miembro hace una cosa que luego juntas componen un todo. A mí me gustó mucho su planteamiento y quedamos para empezar en su taller este mes de enero.

Así que este sábado nos plantamos allí las tres (la idea era que hubiera podido ir también papá pero tuvo turno partido y fue imposible) y junto con otra familia pasamos dos horas "con las manos en el barro". Esta primera sesión para mí fue de prueba, es decir, si las niñas lo disfrutaban nos plantearíamos hacerlo una vez al mes, sino una experiencia de un día sin más, sobra decir que ya tenemos fecha para la próxima sesión...

La bruja pequeña el jueves por la noche empezó con un poco de fiebre y el viernes lo pasó un poco chunguilla, por la tarde fuimos a la biblioteca para no estar todo el día en casa y airearnos y se me quedó dormida en brazos, así que no tenía todas conmigo de que pudiera ir, pero cuando el sábado llegué de trabajar (llego a las 9,30 de la mañana) me dijo mi madre que se había levantado perfectamente así que allá nos fuimos.

La bruja mayor se lo pasó pipa y se mostró mucho más tranquila y abierta de lo que yo la había visto nunca en presencia de desconocidos, en el primer momento de "trabajo libre" hizo unos caracoles, un muñeco de nieve y no recuerdo que otra cosa. La pequeña cogió una especie de "sacabocados" y estuvo la mar de contenta destrozando su bola de arcilla, ya sabéis la creatividad no entiende en este caso de normas...

Las dos alucinaban cuando veían a la profesora cortar con "un hilo" un trozo enorme de arcilla, cuando les explicaba que unas tazas blancas entrarían al horno y saldrían verdes por arte de magia, les encantó que yo también me pusiera una bata y me pringara entera, les gustó también compartir con otras niñas de su edad lo que iban haciendo,... Fue una experiencia muy gratificante.

Aprendimos a hacer unos vasitos para guardar las chuches, cada una hicimos el nuestro pero al mismo tiempo los tres encajan, hicimos unas bandejas que decoramos con muescas hechas con distintos artilugios (punzones, tornillos, conchas,...) y finalmente estuvimos pintando con pinceles unos imanes para la nevera que la profesora tenía preparados pues nuestras piezas tendrán que entrar al horno y las acabaremos el próximo día.

Como digo las tres salimos de allí muy contentas y en cuanto tengamos en casa nuestras "creaciones" os las enseñaré porque menudas artistas que tengo!!


2 comentarios:

  1. Qué chulada!!!! Esta visto que si nos movemos encontramos cosas muy chulas en nuestras ciudades...
    Me ha encantado este tipo de cursos para las peques....
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Fabuloso!
    Es que creo que muchas actividades en familia no hay, pareciera que lo que apetece es dejar a los niños y descansar, pero hacer actividades juntos tiene que molar mucho.
    besos

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates