Ads 468x60px

domingo, 17 de mayo de 2015

Asumir que no llego

Desde que he asumido que no puedo llegar a todo vivo mucho más feliz, estoy mucho más relajada y por ende en casa estamos todos mucho mejor.

He decidido no agobiarme y disfrutar del día a día, hasta hace poco me agobiaba incluso no poder actualizar el blog, hasta que llego un momento que me recordé a mí misma que esto no es una obligación sino algo secundario con lo que disfrutar y si no se puede no se puede. Me da rabia porque me gusta escribir y mantener contacto con todas las que en algún momento os pasáis por aquí pero ya sólo puedo quitarme tiempo de dormir y me niego, en septiembre la pequeña empieza el cole y ya llegarán tiempos mejores en lo que a tiempo libre se refiere.

Ahora mismo con el trabajo, la pequeña en casa y la mayor con cada día más vida social, además de que he empezado a hacer deporte y a retomar aficiones como la lectura y los DIY no me da para más.

Pero como ya digo he aprendido a tomármelo más relajadamente y a disfrutar del tiempo libre que tenemos haciendo mil planes. En estos momentos tengo plan para los próximos cinco fines de semana y sinceramente esto me gusta y a mis hijas que son unas pingos mucho más. Con el buen tiempo no me estreso con los horarios, me levanto a las 4,15 todas las mañanas y acabo muerta todos los días puesto que muchos nos dan las 20h en el parque, pero cómo nos vamos a ir a casa con este sol!!

Llega el sábado y si surge pasarlo entero por la calle se hace, sin agobios ni prisas. Hace dos fines de semana iba paseando por el Arenal de Bilbao con las dos brujas viendo los puestos de flores, pintándonos las caras, tomando un zumo,... y me di cuenta de que en ese momento estaba disfrutando de mi maternidad.

Por supuesto hay días que se me va la cabeza, que me pongo como loca porque la pequeña tiene unos arrebatos que sé que han salido a mí pero intento que no sea la tónica. Una noche en la cama me dijo la mayor que aunque tuviera que madrugar mucho para ir a trabajar y no la pudiera llevar al cole yo ningún día estaba muy contenta de estar todas las tardes conmigo. Sólo por eso merece la pena este cambio de chip.

4 comentarios:

  1. Haces muy bien.
    Yo a veces lo consigo y otras no. Pero sé que así de disfruta mucho más y es lo que importa.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. es complicado, tenemos ese sentimiento de culpabilidad por no llegar a lo que nos proponemos. Pero me alegro por ti!! es un lastre que te quitas de encima, animo!!

    ResponderEliminar
  3. Me alegra mucho que pudieras cambiar el chip, hay que disfrutar los buenos momentos. Un besito.

    ResponderEliminar
  4. Ninguno es igual a otro, todos somos diferentes ,y merece la pena tomarte la vida más despacio.

    ResponderEliminar

 

Sample text

Sample Text

 
Blogger Templates